19 de Octubre de 2018

Yucatán

Yucatán, por debajo de la media nacional de reos que reinciden

Según el Patronato de Reinserción Social, entre el 80 y 90 % de los internos estatales que recobran su libertad encuentra un trabajo.

Yucatán se mantiene como uno de los estados más seguros del país. En la foto, internos del Cereso de Mérida durante una rutina de ejercicios. (Fotos Milenio Novedades)
Yucatán se mantiene como uno de los estados más seguros del país. En la foto, internos del Cereso de Mérida durante una rutina de ejercicios. (Fotos Milenio Novedades)
Compartir en Facebook Yucatán, por debajo de la media nacional de reos que reinciden  Compartir en Twiiter Yucatán, por debajo de la media nacional de reos que reinciden

Luis Fuente/Milenio Novedades
MÉRIDA, Yuc.- Yucatán es uno de los estados más seguros del país, lo que permite que se pueda trabajar en temas de prevención, que a su vez favorece la aplicación de medidas de reinserción social, que ha dado como resultado una importante disminución en la reincidencia delictiva y evitar el hacinamiento de la población penitenciaria en la entidad.

De acuerdo con el Patronato de Reinserción Social, Yucatán se encuentra por debajo de la media nacional de reos que reinciden en la comisión de un delito, pues a nivel nacional de cada 10 internos de los reclusorios que son liberados, cuatro reinciden en la comisión de un delito, de acuerdo con estadísticas de la Subsecretaría del Sistema Penitenciario y estudios de la Asociación Civil Modernizando el Sistema Penitenciario.

“Las estadísticas del Patronato arrojan que en Yucatán estamos debajo de ese promedio nacional, pues dos de cada diez internos reinciden. Incluso, la cifra podría ser menor porque en la entidad entre el 80 y 90 por ciento de los internos que recobran su libertad encuentra un trabajo, como parte de su reinserción a la sociedad”, enfatizó el director de Ejecución, Prevención y Reinserción Social del Gobierno del Estado, Fermín García Avilés.

Añadió que Yucatán tiene muy definida la estrategia de seguridad pública en el que el sistema penitenciario forma parte de ella y aunque es el último eslabón tiene la misma importancia en este esquema.

Destacó que en ninguno de los tres centros penitenciarios varoniles, el reclusorio femenil e incluso el Centro de Aplicación de Medidas para Adolescentes (Ceama) tiene hacinamiento, lo que permite una mayor atención para los internos en aras de su reincorporación a la sociedad.

Los Centros penitenciarios de Yucatán son de mínima seguridad, los custodios son civiles, por lo que la ayuda para solventar incidentes o emergencias es la Secretaría de Seguridad Pública.

En los penales de mediana o alta seguridad, la custodia están a cargo de las Fuerzas Armadas, expresó.

En lo que se refiere a los centros penitenciarios, al inicio de esta administración estatal (2012) había una población total 2 mil 200 y actualmente es de mil 800; mientras que en el Ceama apenas hay 25 adolescentes en conflicto con la Ley.

Topo Chico

El motín con más víctimas que se haya registrado en el país ocurrió la madrugada del 11 pasado, en el Penal de Topo Chico, ubicado al norponiente de Monterrey, pues murieron 49 reos y 12 heridos, cinco de ellos graves. El enfrentamiento fue el resultado de una disputa entre dos grupos contrarios, liderados por Juan Pedro Saldívar (a) “Z-27”, y Jorge Iván Hernández Cantú (a) El Credo.

Esto ameritó el traslado de reos a reclusorios federales, ya que el penal, tiene capacidad para dos mil 600 presos, pero albergaba a unos tres mil 800, además de que en su interior había reclusos de alta peligrosidad.

“Lo que pasó en Topo Chico fue que uno de los principales problemas es el hacinamiento, provocado por la inseguridad e incremento de la incidencia delictiva en esa entidad que se ha vertido ahora en los penales”, expresó García Avilés,

La base de la seguridad yucateca

Los niveles de seguridad que viven los yucatecos no son obra de la casualidad porque obedecen a tres líneas de acción: prevención, seguridad y reinserción social, señaló el director de Ejecución, Prevención y Reinserción social.

Insistió en que la disminución de internos en los Ceresos de Yucatán obedece a los programas de reinserción social en la materia y a la entrada en vigor del nuevo Sistema de Justicia Penal.

El nuevo modelo de justicia permite alternativas para la solución de las controversias, privilegiando la reparación del daño, lo que permite que los reos puedan llegar a acuerdos con los afectados para evitar quedar presos.

“En el nuevo sistema penal solo pueden quedar en prisión los delitos considerados como graves como el homicidio y violación”, presó el funcionario estatal.

Además, Fermín García Avilés explicó que al inicio de la administración se establecieron cinco ejes para generar la reinserción social de los internos, los cuales son el trabajo, la capacitación para el empleo, la educación, la salud y el deporte.

“Hoy podemos decir que ninguno de los cuatro centros penitenciarios de Yucatán tiene sobrepoblación, a diferencia de los de otros estados en donde los internos están en evidente hacinamiento.”, finalizó.

Mejoras en los penales

El presupuesto para el funcionamiento de los Centros de Reclusión en el estado no se ha reducido a pesar de la importante disminución de la población penitenciaria, lo que ha permitido mejorar la infraestructura de los mismos y mejorar la calidad de vida de los internos.

“El presupuesto sigue el mismo, pues a pesar de que hay menos internos, las necesidades de los centros son mayores, pues a excepción del penal femenil y el Ceama, tienen más de 20 años de construcción; por  lo que son múltiples sus necesidades”, indicó el director de ejecuciones y prevención social, Fermín García Avilés.

Detalló que de esta manera se dio la posibilidad de reparar las ocho torres de vigilancia del Centro de Reinserción Social de Mérida, se les dio mantenimiento integral y se les dotó de baño y agua.

También en este mismo penal se remodeló el área médica –que ya estaba en condiciones deplorables- así como también se le dotó de modernos equipos.

Otras de las obras fueron el mantenimiento de las canchas de fútbol del pemal de Mérida y de Tekax.

El funcionario estatal reiteró que el excedente de los recursos ha permitido algunos otros temas de los mismos centros de reclusión.
Indicó que el Gobierno de la República otorga recursos para la atención de los reos federales –que en Yucatán son 180- pero solo es para su alimentación.

Comparativo 

La población penitenciaria de Yucatán tuvo una baja significativa de 2012  a 2015, pues al inicio de la administración estatal había 2 mil 200 internos y en el año que recién terminó se tenía el registro total de mil 800 presos.

El Cereso varonil de Mérida con capacidad para 2 mil 200 

  • En 2012 tenía 2 mil reos
  • En 2015 tenía 1,570 reos

Cereso Femenil, capacidad para 150 internas

  • En 2012 tenía 110 reos
  • En 2015 tenía 70 reos

El Cereso de Valladolid  capacidad de 230 

  • En 2012 tenía 206 reos
  • En 2015 tenía 120 reos

Cereso de Tekax capacidad de 230 

  • En 2012 tenía 180 internos
  • En 2015 llegó a 120 internos

Centro de Aplicación de Medidas para Adolescentes capacidad de 120

  • En 2012 tenía 70 internos
  • En 2015 tenía 25 internos

Claves

  • A partir de la entrada en vigor de este nuevo Sistema de Justicia de Justicia Penal se ha podido disminuir el número de internos que se encuentran en cada uno de los cuatro centros penitenciarios del estado.
  • Los programas de reinserción social han permitido una importante disminución en la reincidencia delictiva, pues al recobrar su libertad, las personas tienen oportunidad de incorporarse a la actividad laboral.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios