24 de Mayo de 2018

Yucatán

La cuesta ya no es de enero sino de febrero

Investigador considera que El Buen Fin está alterando los hábitos de consumo y de compras de los yucatecos.

Las casas de empeño esperaban hacer su agosto en enero, pero se quedaron con las ganas. (SIPSE/Archivo)
Las casas de empeño esperaban hacer su agosto en enero, pero se quedaron con las ganas. (SIPSE/Archivo)
Compartir en Facebook La cuesta ya no es de enero sino de febreroCompartir en Twiiter La cuesta ya no es de enero sino de febrero

Agencias
MÉRIDA, Yucatán.- La llamada cuesta de enero pasó casi inadvertida para muchas casas de empeño y préstamos de la capital yucateca, pues la demanda de esos servicios no tuvo el crecimiento de otros años, porque ahora se registra en la segunda semana de febrero, según el investigador Jorge Luis Canché Escamilla.

El investigador de la Faculta de Economía de la Universidad Autónoma de Yucatán consideró que el cambio de hábitos en el consumo y compra de bienes y servicios puede deberse al programa “El Buen Fin”.

De acuerdo con Notimex, recordó que ese programa, que lleva ya tres ediciones, se realiza a nivel nacional la primera quincena de noviembre y se ofrecen “atractivos descuentos y promociones”.

Eso de alguna manera, adelanta la compra de productos que en otros años se hacía casi por tradición en diciembre y por ello es probable que la llamada “cuesta de enero” ahora comience a vivirse hasta el mes de febrero, estimó el especialista.

Por esa razón, dijo, es muy probable que en enero la demanda de préstamos y empeños ya no sea similar a la de los años en los que no se aplicaba el “Buen Fin”.

Otro factor que habría que considerar es que en febrero son los periodos de inscripción e preinscripción en los planteles de educación básica y en el caso particular de quien recurre a escuelas privadas, este mes puede ser de un alto nivel de gastos, refirió.

Esa situación, abundó, “también se explicaría porque de manera paulatina la ‘cuesta de enero’ se empieza a sentir hasta los primeros días de febrero.

En un recorrido por la calle 69 del centro histórico, donde se encuentran varios negocios dedicados al empeño y a los préstamos, se observó una muy baja afluencia de clientes que contrasta con las prolongadas filas de años anteriores.

Personal de la firma “Apoyo Económico” dedicada a dar préstamos de cinco mil a 50 mil pesos, indicó que este año no se vivió como otros la llamada “cuesta de enero”.

En un mes normal, expuso, se reciben de 15 a 30 solicitudes de préstamos al día, en su mayoría de cinco mil pesos en promedio y todo el pasado mes de enero se obtuvo la misma afluencia.

Donde hubo una mayor demanda fue en las casas de empeño, pues según el representante en Yucatán de la firma “Monte País”, Heder Herrera Rivero, en el recién concluido enero tuvieron un aumento de poco más de 25 por ciento de pignorantes.

Sin embargo, aclaró que lo que se observa actualmente es que la “cuesta de enero” en realidad ya se está convirtiendo poco a poco en la “cuesta de febrero”.

“Los recientes años se ha observado un fenómeno curioso por llamarlo de alguna manera, pues en realidad el crecimiento más alto de los empeños se registra en febrero, en especial en la segunda semana de este mes”, expuso.

Lo anterior, continuó, suponemos se debe a que los yucatecos ya son más cautos a la hora de gastar sus aguinaldos y prestaciones de fin de año, razón por la que la capacidad de compra dura el mes de enero y es en febrero cuando se empiezan a descapitalizar.

Empero, insistió que por lo menos en el mercado de los empeños sí hubo un aumento en enero, aunque no en todos los negocios ni en las cantidades acostumbradas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios