13 de Diciembre de 2017

Mundo

Alerta la OIT por bajos salarios en el 'Primer Mundo'

De acuerdo al organismo internacional los trabajadores "no están recibiendo lo que merecen", a comparación de los propietarios del capital

Manifestación de obreros en Yakarta, Indonesia, en busca de mejores salarios. (Agencias)
Manifestación de obreros en Yakarta, Indonesia, en busca de mejores salarios. (Agencias)
Compartir en Facebook Alerta la OIT por bajos salarios en el 'Primer Mundo' Compartir en Twiiter Alerta la OIT por bajos salarios en el 'Primer Mundo'

Agencias
GINEBRA, Suiza.- El crecimiento de salarios continúa muy por debajo del período anterior a la crisis a nivel mundial de 2008 y ha sido negativo en las economías desarrolladas, alertó la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En su Informe Mundial sobre Salarios 2012/2013, la OIT señaló que esta situación sigue aumentando en las economías emergentes y aunado a esto se observa que los trabajadores "no están recibiendo lo que merecen".

El documento muestra con claridad que "la pasada crisis ha tenido un fuerte impacto sobre los salarios y, por extensión, sobre los trabajadores", afirmó en rueda de prensa el director general de la OIT, Guy Ryder, al presentar el informe.

Los salarios mensuales crecieron 1.2 por ciento en 2011, frente a tres por ciento en 2007 y 2.1 por ciento en 2010, dijo Ryder quien aclaró que en estas cifras se excluye China, la segunda economía en el mundo.

El informe muestra grandes diferencias entre países y regiones. Por lo general, los salarios crecieron más en las zonas con mayor crecimiento económico.

En tanto que los salarios experimentaron una doble caída en las economías desarrolladas, donde se vaticina un crecimiento de cero por ciento para 2012, los mismos se mantuvieron positivos durante toda la crisis en América Latina y el Caribe, África y aún más en Asia.

Los cambios más importantes se registraron en Europa Oriental y Asia Central, que pasaron de tener tasas a dos dígitos antes de la crisis a una brusca desaceleración en 2009.

En Medio Oriente, las tasas parecen haber disminuido a partir de 2008, aunque los datos todavía son insuficientes, señaló.

Amplias diferencias entre regiones 

Las diferencias entre regiones son particularmente marcadas si se observa el crecimiento de salarios entre 2000 y 2011.

A nivel mundial, los salarios crecieron en menos de un cuarto. En Asia, casi duplicaron. En Europa Oriental y Asia Central, casi se triplicaron, si bien después de fuertes caídas en los noventa. Y en el mundo desarrollado, sólo aumentaron en cerca de cinco por ciento.

Existen, además, diferencias considerables en los niveles salariales entre un país y otro.

Según el informe un trabajador del sector manufacturero en Filipinas gana 1.40 dólares por hora, comparado con menos de 5.50 dólares en Brasil, 13 dólares en Grecia, 23.30 dólares en Estados Unidos y casi 35 dólares en Dinamarca.
OIT hace hincapié en que los salarios han crecido a un ritmo menor que la productividad laboral durante la última década en la mayoría de países con datos disponibles.

La productividad laboral se refiere al valor de los bienes y servicios producido por cada trabajador.

Esta tendencia, explicó Ryder, ha generado un cambio en la distribución de ingresos, lo cual significa que los trabajadores se están beneficiando menos de los frutos de su trabajo mientras que los propietarios del capital se benefician más.

"Esta es una tendencia indeseada que, allí donde existe, es preciso revertir", subrayó Ryder. "A nivel social y político, su interpretación más clara es que los trabajadores y sus familias no están recibiendo lo que merecen."

Productividad laboral 

En las economías desarrolladas, la productividad laboral se ha incrementado más del doble que los salarios desde 1999.

En Estados Unidos, la productividad laboral por hora en las empresas no agrícolas aumentó en cerca de 85 por ciento, mientras que las remuneraciones aumentaron en sólo cerca de 35 por ciento desde 1980.

En Alemania, la productividad laboral aumentó en casi un cuarto a lo largo de las dos últimas décadas, mientras que los salarios se mantuvieron estables.

Incluso en China donde los salarios casi se han triplicado durante la última década la renta laboral disminuyó mientras que el PIB se incrementó mucho más rápido que el gasto salarial total.

El informe advierte que los encargados de tomar decisiones políticas "deberían tener cuidado de no promover la productividad a expensas de los salarios con el objetivo de lograr mayor productividad y promover las exportaciones".

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios