15 de Octubre de 2018

Mundo

Esta mujer hace ciencia con la basura

Robin Nagle puede descifrar cómo es la vida de los neoyorquinos con tan solo husmear entre los desechos.

La antropóloga Robin Nagle afirma que muchas personas amueblan sus casas con lo que otras tiran a la basura. Ella trabajó incluso como recolectora hace algún tiempo. (AP)
La antropóloga Robin Nagle afirma que muchas personas amueblan sus casas con lo que otras tiran a la basura. Ella trabajó incluso como recolectora hace algún tiempo. (AP)
Compartir en Facebook Esta mujer hace ciencia con la basuraCompartir en Twiiter Esta mujer hace ciencia con la basura

Agencias
NUEVA YORK, E.U.- El departamento de limpieza de Nueva York tiene su propia antropóloga residente: una gurú de la basura que estudia los desechos en la ciudad más grande de Estados Unidos como un espejo de las vidas de sus 8.5 millones de habitantes.

"¿Qué te dice la basura de nosotros?" pregunta la profesora de la Universidad de Nueva York Robin Nagle, quien frecuentemente sale en los camiones de la basura en busca de una respuesta.

Así que, ¿qué es lo que ha concluido Nagle tras explorar entre los casi 3.5 millones de toneladas de basura anuales recolectados por el Departamento Sanitario de Nueva York? "Somos una cultura desechable que va demasiado rápido", dijo Nagle. La Gotham Moderna, agrega, tiende a tratar todo, desde muebles a aparatos electrónicos y ropa, como si fueran vasos de cartón para café.

"Asumimos que no necesitamos perder el tiempo cuidando objetos mundanos y prácticos cuando podemos deshacernos de ellos sin responsabilidad", dijo la antropóloga en entrevista con The Associated Press.

Además existe el factor de que se trata de una ciudad con apartamentos pequeños, donde los residentes suelen desechar cosas para tener más espacio, lo que la convierte en una mina de oro para recolectores de basura, dice Nagle.

Muchos residentes amueblan sus casas con los desechos de otras personas. Otros buscan comida consumible sin preparar, como bagels, arroz y pasta. Se podría armar todo un guardarropa con la ropa, zapatos y joyas que terminan en la basura junto con sofás, camas, aparatos electrodomésticos e incluso obras de arte.

"La cantidad de basura que los neoyorquinos desechan es impresionante", dice Nagle. "Y la cantidad de productos que ponen en la calle porque ya no los necesitan y son desechables también es muy impresionante".

Registro de la vida

A un micronivel, dice Nagle, los trabajadores de limpieza pueden llegar a conocer los ritmos de la gente en su ruta a partir de los desechos, el "registro físico de nuestras vidas diarias", como lo llama Nagle. Si hay un divorcio pueden encontrar fotografías de la expareja en la basura; si alguien tiene un problema con el alcohol se refleja en el alto número de botellas vacías; cuando llegan bebés aparecen pañales desechables.

Nagle, de 54 años, buscó convencer a las autoridades sanitarias durante dos años antes de recibir el puesto de antropóloga residente en 2006, por el cual no recibe una paga. Su investigación ha llevado a varios libros, una conferencia de la organización TED y a un curso de la Universidad de Nueva York que imparte ella, titulado "Garbage in Gotham" además de una campaña personal para hacer que los fabricantes usen más materiales reciclables.

Sin embargo, Nagle no es una académica de escritorio: se ha ensuciado las manos, literalmente, e hizo el entrenamiento para aprender a conducir los camiones y trabajó casi un año como una empleada de limpieza regular y asalariada.

"Es parte de la familia", dice el subjefe sanitario Keith Mellis.

Su mayor contribución, según los seis mil 400 empleados del departamento sanitario, es hacer que se aprecie más un trabajo que suele ser pasado por alto.

Los invisibles

Al charlar con empleados de nuevo ingreso Nagle transmite un mensaje de orgullo porque el departamento de 134 años, apodado "El más fuerte de Nueva York", es la fuerza uniformada más importante de la ciudad.

"Me encanta la limpieza urbana", dice Nagle en el garaje del Departamento Sanitario al abrazar a hombres que llegan a trabajar en el horario matutino. "Trabajo con gente que hace una diferencia todos los días".

Elliot Belnavis, un nuevo empleado de 27 años, dijo que aunque la policía y los bomberos son tratados como héroes "nosotros somos invisibles". La presentación de Nagle para darles la bienvenida le hizo apreciar mejor su trabajo.

"Ahora siento que los trabajadores sanitarios son los más importantes que hay en la ciudad", dijo Belnavis. "Si no recogemos la basura o limpiamos la nieve nadie se puede mover. Todo empieza con nosotros y cuando hacemos nuestro trabajo todos los demás pueden hacer su trabajo".

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios