15 de Octubre de 2018

Mundo

Aquí se respeta la ley alemana: Berlín a EU por espionaje

El gobierno germano elevó el tono del reclamo a Washington por la intervención a las comunicaciones de Angela Merkel.

La información recopilada en la embajada de EU en Berlín se enviaba directamente a Washington. (EFE)
La información recopilada en la embajada de EU en Berlín se enviaba directamente a Washington. (EFE)
Compartir en Facebook Aquí se respeta la ley alemana: Berlín a EU por espionajeCompartir en Twiiter Aquí se respeta la ley alemana: Berlín a EU por espionaje

EFE
BERLIN, Alemania.- Berlín elevó  el tono de su respuesta ante el posible espionaje a la canciller, Angela Merkel, y advirtió a Washington de que embajadas y diplomáticos en suelo alemán deben respetar la ley germana, que determina que las escuchas telefónicas son delito.

La cascada de informaciones sobre las escuchas al teléfono móvil de Merkel durante más de una década desde la embajada estadunidense en Berlín, y con conocimiento al parecer del presidente estadounidense, Barack Obama, hizo reaccionar al titular alemán de Asuntos Exteriores, Guido Westerwelle.

En un comunicado, el ministro subrayó que "en suelo alemán rige la ley alemana", una frase pronunciada ya por Merkel el pasado verano, pero dejó claro que esa máxima es válida para todos: "para alemanes y extranjeros, para ciudadanos y empresas, y también para diplomáticos y embajadas".

Westerwelle, quien el jueves convocó al embajador estadounidense en Berlín -un gesto diplomático inédito entre los dos países-, confió en que Washington comparta ese punto de vista.

El teléfono móvil de Merkel está en los objetivos de EU desde tres años antes de ganar las elecciones

"El espionaje entre amigos y aliados no es procedente", recalcó antes de añadir que, como se está comprobando, esas prácticas además "son políticamente muy perjudiciales".

El espionaje, agregó, "amenaza con minar los lazos" que unen a los dos países y concluyó: "No todo lo que es técnicamente posible es también políticamente razonable".

El comunicado se hizo público después de unas duras declaraciones del ministro del Interior alemán, Hans-Peter Friedrich, quien resaltó en una entrevista al dominical "Bild am Sonntag" que "espiar es un delito y los responsables deben responder por ello", ya que supone violar la soberanía nacional.

"Si los estadounidenses han pinchado teléfonos en Alemania, han infringido la ley alemana en territorio alemán", recalcó Friedrich, criticado por la oposición al dar por zanjado el debate del espionaje este verano tras viajar a Washington, cuando se publicaron informaciones sobre presuntas escuchas masivas de EU a ciudadanos germanos, gobiernos e instituciones europeas.

Sus palabras acompañaban las nuevas revelaciones sobre el espionaje al móvil de Merkel.

Citando fuentes de los servicios secretos de Estados Unidos, el "Bild am Sonntag" señaló que Obama fue informado de las escuchas por el director de la Agencia Nacional de Seguridad (NSA), Keith Alexaner, en 2010, no pidió suspender el programa y llegó a solicitar un informe completo sobre la canciller.

Obama no obstante, según los medios locales, garantizó el miércoles por teléfono a Merkel que no tenía conocimiento del espionaje y que, de haberlo sabido, lo habría parado.

Alemania ha anunciado ya que enviará en los próximos días una delegación "de alto nivel" a Estados Unidos para recabar datos de la Casa Blanca y de los servicios de inteligencia.

Según el dominical, la NSA no sólo espió el móvil del partido que usó Merkel hasta el pasado mes de julio, como se había señalado hasta ahora, sino que llegó a intervenir el teléfono aparentemente seguro que empezó a usar este verano.

La información recopilada en la cuarta planta de la embajada estadunidense en Berlín -donde trabajan 18 agentes de la NSA- se enviaba directamente a la Casa Blanca, sin pasar primero, como es habitual, por la central de la agencia en Fort Meade (Maryland).

Repercusiones internas

Estos detalles completan la extensa información publicada por el semanario "Der Spiegel", que indica que el móvil de Merkel aparece en la lista de objetivos de la NSA desde 2002, tres años antes de que ganara las elecciones.

Ese año comenzó también el espionaje al entonces canciller, Gerhard Schroeder, según el "Bild am Sonntag".

El programa se puso en marcha bajo el mandato de George W. Bush, cuando Schroeder rechazó que tropas alemanas participaran en la guerra de Irak.

El escándalo tiene también sus repercusiones internas en Alemania, donde Merkel negocia con el Partido Socialdemócrata (SPD) la formación de una gran coalición de Gobierno.

Tras varios días con un perfil bajo, los socialdemócratas se sumaron a la petición de La Izquierda y los Verdes de crear una comisión de investigación parlamentaria.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios