Arde templo hindú tras profanación del Corán

Una muchedumbre enfurecida pretendía castigar a un miembro de la comunidad hindú, quien arrancó y quemó varias páginas del libro sagrado musulmán.

|
Los manifestantes buscan venganza por la ofensa al libro sagrado del islamismo. (laicismo.org)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Agencias
ISLAMABAD, Pakistán.- Una turba enardecida atacó y prendió fuego a un templo hindú en la provincia de Sindh, sur de Pakistán, en venganza a la presunta profanación del Corán, libro sagrado musulmán, informaron el domingo fuentes oficiales.

La policía lanzó varios disparos de advertencia y gases lacrimógenos para contener a unas 200 personas en el templo hindú de Dharamshala, en la ciudad de Larkana, Sindh, según un reporte del canal de televisión privada Geo TV, citada por Notimex.

El ataque se registró tras el rumor de que un miembro de la comunidad hindú, identificado como Sangeet Kumar, de 42 años, había profanado el Corán arrancando y quemando varias de su páginas.

Decenas de manifestantes furiosos se concentraron frente a la casa del presunto blasfemo y del templo de Dharmashala, con la intención de hacerle pagar y vengar su profanación contra el libro sagrado de la religión islámica.

El sospechoso fue detenido y puesto bajo custodia de la policía, que inició una investigación, aunque los lugareños exigen su entrega para castigarlo con sus propias manos.

De acuerdo con las investigaciones iniciales, el hindú rentó la casa a una familia musulmana, la cual limpió antes de mudarse a ella, quemando la basura y varios objetos que dejaron los antiguos inquilinos.

“Al parecer quemó sin saberlo el libro sagrado”, afirmó un portavoz de la policía local.

Mayoría islámica

A nombre de la comunidad hindú, el jefe de Movimiento Muttahida Qaumi (MQM), Altaf Hussain, expresó su pesar por la supuesta quema de páginas del Corán y exigió a las autoridades detener a las personas involucradas en el ataque a los templos hindúes.

Hussain pidió a las autoridades de la provincia de Sindh proporcionar una protección a los bienes y a la comunidad hindú, minoritaria en Pakistán, donde la mayoría son islámicos sunnitas.

Ante el rumor de la profanación del libro sagrado, varias propiedades de hindúes en las localidades de Usta Mohammad, Dera Allah Yar y Sohbat Pur, en la vecinas provincia de Baluchistán, también fueron atacadas por manifestantes, aunque la multitud fue dispersada por la policía.

Cargando siguiente noticia