22 de Septiembre de 2018

Mundo

Ataque suicida en un partido de cricket

Un atentado dejó saldo de un muerto y 6 heridos en un encuentro de uno de los deportes más populares del país asiático.

Un policía muerto y seis heridos fue el saldo de un atentado suicida, perpetrado ayer en las puertas de un estadio de cricket en Lahore, Pakistán. (AP)
Un policía muerto y seis heridos fue el saldo de un atentado suicida, perpetrado ayer en las puertas de un estadio de cricket en Lahore, Pakistán. (AP)
Compartir en Facebook Ataque suicida en un partido de cricketCompartir en Twiiter Ataque suicida en un partido de cricket

Agencias
ISLAMABAD, Pakistán.- Un policía muerto y seis heridos fue el saldo de un atentado suicida, que pudo haber causado una tragedia mayor, perpetrado ayer en las puertas de un estadio de cricket en Lahore, Pakistán, informó Ansalatina.com.

En ese escenario se enfrentaban el seleccionado nacional de Pakistán y el de Zimbabwe, cuyos dirigentes confirmaron hoy que se presentarán mañana a completar la serie pese al ataque.

El partido representa el primer enfrentamiento de un seleccionado extranjero en Pakistán desde 2009, cuando esos duelos se suspendieron tras un ataque terrorista contra un autobús de jugadores de Sri Lanka.

El viernes en la noche un kamikaze pretendió ingresar al estadio pero los policías se lo impidieron y en la acción los explosivos que portaba el agresor estallaron, informaron hoy las autoridades paquistaníes al detallar la dinámica de los hechos, según precisó la cadena de televisión Geo News.

De no mediar la acción de las fuerzas de seguridad, el agresor hubiera hecho estallar sus bombas en las gradas, con lo que la magnitud de la tragedia hubiera sido atroz.

Las televisoras locales indicaron que por una disposición del ministerio de Interior pakistaní, la noticia del ataque no se difundió ayer. "Se buscó no causar pánico entre los asistentes al estadio, habríamos tenido una situación de absoluto descontrol", se justificó un alto funcionario.

Regreso de equipos extranjeros

Tras el estallido se informó que algunos policías habían resultado heridos al estallar un transformador de electricidad en el estadio dedicado al líder libio Muamar Kadafi.

El cricket internacional regresaba estos días a Pakistán a pesar de la violencia, y recibía por primera vez a un equipo extranjero desde hace seis años cuando la selección de Sri Lanka sufrió un atentado con lanzacohetes.

El adversario es un seleccionado modesto, pero las grandes potencias del cricket todavía se niegan a jugar en Pakistán debido a los atentados que se suceden en ese país. El país africano también había declinado la invitación la pasada semana, pero luego se retractó, para entusiasmo de millones de aficionados al cricket en Pakistán.

Entonces se pactó una serie de cinco encuentros, pero la Federación Internacional de ese deporte, implantado en la zona por los ingleses, se negó a enviar árbitros a Pakistán. Los jugadores de Zimbabwe fueron conminados a no dejar sus habitaciones de hotel sin ser escoltados. Cerca de tres mil policías fueron desplegados como refuerzos en Lahore, la segunda ciudad del país, cercana a la frontera con India.

Interrogado por la agencia de prensa india PTI, el portavoz de la federación de cricket de Paquistán, Akbar Agha, dijo que "lo más importante en esta historia es que el equipo de Zimbabwe continuará su gira y jugará el último ODI (amistoso internacional) previsto para mañana".

"Todas las entradas ya están vendidos, como ocurrió en los cuatro juegos anteriores", amplió. El 3 de marzo de 2009, un comando fuertemente armado atacó en Lahore un convoy del equipo de Sri Lanka, matando a seis policías que escoltaban a los jugadores, algunos de ellos heridos en el ataque, y a dos civiles.

"Los seis últimos años fueron insoportables", explicó a la AFP el capitán del seleccionado paquistaní, Misbah ul-Haq, días atrás. "Nuestros campos estuvieron vacíos, nuestros aficionados no pudieron ver partidos y una generación de jugadores no pudo jugar en casa delante de los hinchas", acotó.

La Federación Paquistaní de Cricket estima haber perdido 120 millones de dólares durante estos seis años en entradas y derechos de difusión del deporte más popular en el sur de Asia.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios