20 de Febrero de 2018

El hogar de Disney World viste de luto

Las autoridades ya identificaron a los 49 muertos del ataque al bar gay Pulse registrado en las primeras horas del domingo.

La matanza en el bar gay Pulse obliga a recalcar la urgencia de regular el acceso a las armas en Estados Unidos, país donde ataques con rifles y pistolas suelen ser frecuentes. (EFE)
La matanza en el bar gay Pulse obliga a recalcar la urgencia de regular el acceso a las armas en Estados Unidos, país donde ataques con rifles y pistolas suelen ser frecuentes. (EFE)
Compartir en Facebook El hogar de Disney World viste de lutoCompartir en Twiiter El hogar de Disney World viste de luto

Agencias
ORLANDO, Florida.- Orlando estaba de luto el lunes por las 49 personas que fueron asesinadas en un club gay, mientras el FBI dio a conocer que el asesino al parecer era un "extremista de origen interno" que manifestó su apoyo a un revoltijo de organizaciones islámicas con frecuencia enfrentadas entre sí.

Mientras sacaban el último de los cadáveres del centro nocturno Pulse y se improvisaban altares para las víctimas de la peor balacera en Estados Unidos, la historia comienza a tomar forma mientras las autoridades indagan los antecedentes de Omar Mateen y defienden la forma como tuvieron contacto con él anteriormente.

El sospechoso, un musulmán de 29 años nacido en el país, entró al recinto armado con un fusil AR-15 y disparó sin descanso: 20 rondas, 40, 50 y luego más, según las autoridades. En un espacio tan reducido, las balas difícilmente erraban. Disparó a la policía. Tomó rehenes y falleció en un intercambio de disparos con miembros de los equipos especiales SWAT.

La tragedia sacudió al país y ensombreció a Orlando, ciudad conocida en todo el mundo por ser hogar de Walt Disney World y de otros parques temáticos.

"No seremos definidos por el acto de un cobarde", declaró el alcalde Buddy Dyer.

El director del FBI, James Comey, dijo que Mateen tenía "fuertes indicios de radicalización" y que probablemente estaba inspirado por organizaciones terroristas extranjeras.

Agregó que Mateen llamó al número de emergencias 911 más o menos al mismo tiempo que sucedió el ataque y no solo expresó su lealtad al grupo extremista Estado Islámico, sino también su solidaridad con los hermanos Tsarnaev -autores de los atentados al Maratón de Boston- y con un suicida que se inmoló en nombre del Frente al-Nusra, un grupo rival del Estado Islámico.

En años pasados, Mateen también manifestó simpatía tanto por Al Qaida como por su enemigo, el grupo extremista libanés Jezbolá, detalló Comey.

El FBI lo investigó durante 10 meses a partir de mayo de 2013, después de que se supo que hizo comentarios incendiarios en apoyo de terroristas.

Víctimas identificadas

Las autoridades de Orlando terminaron de divulgar los nombres de las 49 víctimas mortales, en su gran mayoría hombres.

En la lista de fallecidos identificados figuran los nombres de las 49 víctimas reportadas hasta el momento, de los cuales la gran mayoría indica origen hispano.

Esta es la lista de las víctimas identificadas:

  1. Edward Sotomayor Jr., de 34 años
  2. Stanley Almodovar III, de 23 años
  3. Luis Omar Ocasio-Capo, de 20 años
  4. Juan Ramon Guerrero, de 22 años
  5. Eric Ivan Ortiz-Rivera, de 36 años
  6. Peter O. Gonzalez-Cruz, de 22 años
  7. Luis S. Vielma, de 22 años
  8. Kimberly Morris, de 37 años
  9. Eddie Jamoldroy Justice, de 30 años
  10. Darryl Roman Burt II, de 29 años
  11. Deonka Deidra Drayton, de 32 años
  12. Alejandro Barrios Martinez, de 21 años
  13. Anthony Luis Laureanodisla, de 25 años
  14. Jean Carlos Mendez Perez, de 35 años
  15. Franky Jimmy Dejesus Velazquez, de 50 años
  16. Amanda Alvear, de 25 año
  17. Martin Benitez Torres, de 33 años
  18. Luis Daniel Wilson-Leon, de 37 años
  19. Mercedez Marisol Flores, de 26 años
  20. Xavier Emmanuel Serrano Rosado, de 35 años
  21. Gilberto Ramon Silva Menendez, de 25 años
  22. Simon Adrian Carrillo Fernandez, de 31 años
  23. Oscar A Aracena-Montero, de 26 años
  24. Enrique L. Rios, Jr., de 25 años
  25. Miguel Angel Honorato, de 30 años
  26. Javier Jorge-Reyes, de 40 años
  27. Joel Rayon Paniagua, de 32 años
  28. Jason Benjamin Josaphat, de 19 años
  29. Cory James Connell, de 21 años
  30. Juan P. Rivera Velazquez, de 37 años
  31. Luis Daniel Conde, de 39 años
  32. Shane Evan Tomlinson, de 33 años
  33. Juan Chevez-Martinez, de 25 años
  34. Jerald Arthur Wright, de 31 años
  35. Leroy Valentin Fernandez, de 25 años
  36. Tevin Eugene Crosby, de 25 años
  37. Jonathan Antonio Camuy Vega, de 24 años
  38. Jean C. Nives Rodriguez, de 27 años
  39. Rodolfo Ayala-Ayala, de 33 años
  40. Brenda Lee Marquez McCool, de 49 años
  41. Yilmary Rodriguez Sulivan, de 24 años
  42. Christopher Andrew Leinonen, de 32 años
  43. Angel L. Candelario-Padro, de 28 años
  44. Frank Hernandez, de 27 años
  45. Paul Terrell Henry, de 41 años
  46. Antonio Davon Brown, de 29 años
  47. Christopher Joseph Sanfeliz, de 24 años
  48. Akyra Monet Murray, de 18 años
  49. Geraldo A. Ortiz-Jimenez, de 25 años

La cifra de víctimas mortales sigue en 50, incluido el presunto atacante, aunque se espera que pueda aumentar, pues entre los 53 heridos en la matanza hay por lo menos cinco en estado crítico, según las autoridades sanitarias locales.

¿Por qué?

Para muchas personas en todo el mundo, la peor masacre a tiros en la historia moderna estadounidense suscita una interrogante: ¿por qué ese tipo de violencia ocurre con tanta frecuencia en este país?

Para quienes han sobrevivido esas tragedias, para los que han perdido seres queridos en ellas y para las fuerzas policiales que tratan de evitarlas, la respuesta es muy simple: "Porque lo permitimos", declaró Sandy Phillips, cuya hija estaba entre las 12 personas asesinadas en una sala de cine en Colorado en julio de 2012.

Las causas de ese tipo de masacres varían de caso a caso, pero para quienes han sobrevivido ese tipo de atrocidades, las similitudes son obvias.

El presidente Barack Obama calificó el más reciente episodio como "un recordatorio de lo fácil que es para alguien conseguir un arma que les permita matar a gente en una escuela, en un templo, en una sala de cine, o en un club nocturno. Y nosotros tenemos que decidir si ese es el tipo de país que queremos ser".

Aunque no está clara la motivación del agresor de Orlando, o si realmente era adscrito al radicalismo islámico, el hecho trae recuerdos del ataque ocurrido el año pasado contra un centro de servicios sociales en San Bernardino, California.

Sociedad con problemas

Para Ryan Reyes, que perdió a su novio en ese episodio, las matanzas no tienen tanto que ver con las leyes que permiten comprar armas sino con la retórica política y con la manera en que los ciudadanos se tratan unos a otros.

"El problema está dentro de la sociedad misma", dijo Reyes. "Nosotros mismos somos los culpables y el hecho de que nos negamos a aceptar que nosotros mismos somos los culpables solo empeora las cosas. Es lo que nos hacemos los unos a los otros que hace que gente como esa llega a un punto que siente que esa es su única opción".

Aun así, lo cierto es que el fácil acceso a las armas es un factor. Las leyes que permiten a casi cualquiera sin prontuario policial adquirir armas, hacen mucho más fácil conseguir fusiles y municiones, indicó Phillips. Entre esas armas accesibles están los fusiles AR-15, usados por el asesino de Orlando y por asesinos anteriores, como los de Newtown, Aurora, o San Bernardino.

Más frustrante aun, indicó Phillips, es que no importa cuán espeluznante sea la matanza, las cosas siguen sin cambiar.

Misión imposible

La mejor oportunidad pudo haber sido tras la masacre de la escuela de Sandy Hook, en Newtown, Connecticut, en que 20 niños pequeños y seis adultos fueron asesinados, apenas meses después del ataque en la sala de cine en 2012. Obama dedicó parte del inicio de su segundo periodo presionando para que el Congreso apruebe leyes más estrictas, para que prohíba la venta de ciertos fusiles de asalto y limite el tamaño de las municiones.

Todas esas medidas fracasaron en el Senado y desde entonces, la composición política del Congreso ha convertido ese objetivo casi que en misión imposible. Obama y otros partidarios de hacer más estrictas las leyes prácticamente se han dado por vencidos y cada vez que ocurre una masacre, en vez de repetir que urge tomar acción, se limitan a lamentar lo sucedido.

(Con información de EFE y The Associated Press)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios