13 de Diciembre de 2017

Mundo

Atacante a hotel filipino había perdido 1.8 millones de euros

Era un sujeto extranjero que llevaba varios días en el centro de hospedaje.

Luego del incendio provocado por el ataque, se encontraron más de 30 cuerpos sin vida dentro del hotel Resorts World Manila, de Filipinas. (El País)
Luego del incendio provocado por el ataque, se encontraron más de 30 cuerpos sin vida dentro del hotel Resorts World Manila, de Filipinas. (El País)
Compartir en Facebook Atacante a hotel filipino había perdido 1.8 millones de eurosCompartir en Twiiter Atacante a hotel filipino había perdido 1.8 millones de euros

Agencia
FILIPINAS.- Robo, atentado terrorista o venganza de un cliente que había perdido su dinero. Sean cuales sean los motivos del asalto del jueves por la noche a un casino de Manila, que aún están por aclarar, solo hay una cosa cierta: el ataque acabó en tragedia. Según confirmó la Policía filipina, 37 personas, incluido el asaltante, murieron por el incendio que se desató en dicho casino, donde un hombre armado con un fusil automático irrumpió alrededor de la medianoche disparando y prendiendo fuego a las mesas de juego.

Tras una noche de pánico, todos los cuerpos fueron hallados por la mañana en el hotel con centro comercial donde opera el casino, Resorts World Manila, muy próximo al aeropuerto Nonoy Aquino de la capital filipina. Mientras las 36 víctimas, entre las que había clientes y empleados, perecieron asfixiadas por el espeso humo que provocó el incendio, el asaltante se suicidó quemándose a lo bonzo, informa el portal web del periódico El País.

También te puede interesar: Encuentran 34 cadáveres en hotel de Filipinas

Todo indica que el asaltante era extranjero: alto de raza caucasiana y que hablaba en inglés. De inmediato, los terroristas islámicos de Daesh reivindicaron el ataque, pero la Policía filipina apuntó que se trataba de un robo porque el asaltante no abrió fuego sobre nadie y llenó una mochila con fichas de las mesas de juego por valor de 113 millones de pesos (dos millones de euros). Lo que no se sabe es cómo pensaba cambiarlas.

“Estamos investigando desde la perspectiva del robo por qué no hirió a nadie y fue directamente a la taquilla de las fichas de apuestas”, explicó el jefe nacional de la Policía, Ronaldo De la Rosa, informa la agencia Reuters.

"Estamos investigando desde la perspectiva del robo por qué no hirió a nadie y fue directamente a la taquilla"

Aunque primero anunció que el asaltante había sido abatido por sus agentes al resistirse, luego aseguró que se había suicidado. “Está muerto. Se quemó a sí mismo dentro del hotel en la habitación 510. Se tumbó en la cama y se cubrió con un manta que roció con gasolina y prendió fuego. Está quemado más allá de lo reconocible”, contó De la Rosa, quien descartó un atentado.

Pocas horas antes, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, había asegurado en una comparecencia pública que se trataba de un ataque terrorista. Pero la Policía filipina considera que la rápida reivindicación de Daesh no es más que una artimaña propagandística para captar la atención pública.

La hipótesis más espeluznante

Más espeluznante es la tercera hipótesis, que barajan los investigadores del cuerpo de bomberos. Tal y como detalló a Rappler su jefe de información, Ian Manalo: el asaltante era un cliente de larga duración en el hotel que había perdido en el casino hasta 100 millones de pesos (1,8 millones de euros) y quería vengarse.

Aprovechándose de que conocía a los guardias de seguridad por llevar mucho tiempo alojado en el hotel, habría introducido en su habitación de la quinta planta el fusil automático que usó en el asalto. Todo indica que se trata de un extranjero porque, según muestran las imágenes captadas por las cámaras de seguridad, era un hombre alto de raza caucasiana y, como han declarado quienes le oyeron, hablaba inglés.

Máxima alerta en Mindanao

Además de por este asalto, Filipinas se halla en estado de máxima alerta por los combates que el Ejército mantiene desde hace dos semanas en la isla de Mindanao contra la guerrilla islamista de Matue, que ha jurado fidelidad al autoproclamado Estado Islámico (Daesh) y asedia la ciudad de Marawi. Para restablecer el orden en Mindanao, al sur del archipiélago, el presidente Rodrigo Duterte ha declarado el estado marcial y amenaza con extenderlo a todo el país pese a las críticas del Parlamento y los jueces.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios