22 de Octubre de 2018

Todos conocerán mi nombre y lo recordarán: copiloto de Germanwings

La exnovia de Andreas Lubitz dijo que el joven piloto de Germanwings le había dicho que un día haría algo que 'cambiaría todo el sistema'.

La fiscalía alemana intenta determinar por qué podría haber estrellado el avión el piloto Andreas Lubitz. (Agencias)
La fiscalía alemana intenta determinar por qué podría haber estrellado el avión el piloto Andreas Lubitz. (Agencias)
Compartir en Facebook Todos conocerán mi nombre y lo recordarán: copiloto de GermanwingsCompartir en Twiiter Todos conocerán mi nombre y lo recordarán: copiloto de Germanwings

Agencias
BERLÍN, Alemania.- El copiloto del avión de Germanwings, Andreas Lubitz, quien al parecer estrelló en forma deliberada el Airbus A320 en los Alpes franceses causando la muerte de 150 personas, dijo que algún día el mundo conocería su nombre.

Así lo relató la exnovia de Lubitz al diario alemán Bild asegurando que el joven había estado sometido a tratamiento psiquiátrico.

“Un día haré algo que cambiará todo el sistema y entonces todos conocerán mi nombre y lo recordarán”, dijo Lubitz a su exnovia en repetidas ocasiones .

La azafata de 26 años aseguró que mantuvo un noviazgo secreto con quien cometió el asesinato masivo que ha provocado una ola de impotencia, ira y desconcierto en Alemania y en todo el mundo.

Según la joven, cuya identidad no fue dada a conocer, Lubitz solía ser tierno y cariñoso en la intimidad, pero cuando hablaban de asuntos laborales entonces se enardecía.

"Siempre hablábamos mucho de trabajo y entonces se convertía en otra persona, se alteraba por las condiciones en las que tenemos que trabajar: poco dinero, miedo por el contrato, demasiada presión", relató.

Las autoridades francesas han acelerado el rescate e identificación de los restos de las víctimas del avionazo

Dijo que se separó de él porque se daba cuenta de que Lubitz "tenía problemas" y solía perder los estribos “y me gritaba. Yo tenía miedo. Una vez incluso se encerró durante un buen rato en el baño".

Además Lubitz "sabía ocultar muy bien ante los demás lo que le pasaba realmente y de su enfermedad nunca habló mucho, sólo que estaba en tratamiento psiquiátrico".

La chica señaló que el presunto autor de la tragedia de Germanwings soñaba con ser capitán de Lufthansa, pero reconocía que debido a su enfermedad eso no sería posible.

En últimas fechas, Lubitz tenía una nueva novia que trabaja como profesora en Krefeld, una localidad de Renania del Norte-Westfalia, y con la que vivía en su apartamento de Düsseldorf.

Otras teorías que han sido descartadas sobre lo que pudo llevar al joven a estrellar el avión en los Alpes franceses de manera voluntaria es que ese mismo día supo que iba a ser despedido de la compañía.

Mientras tanto, las autoridades francesas han acelerado el rescate e identificación de los restos de las víctimas del avionazo.

Hasta que las familias no tengan en su poder los restos de sus seres queridos, la localidad de Le Vernet, la más próxima al lugar del accidente, se ha convertido en el centro donde acuden a hacer el duelo de su desaparición.

El lugar se ha convertido en un centro de peregrinación de familiares, que dejan ramos de flores, fotos o recuerdos y, en silencio, rinden homenaje a sus seres queridos.

Lugar de la niñez

Se informó que Lubitz visitó de niño un campo de vuelo sin motor cerca del lugar del siniestro, según un miembro del club de planeadores.

Francis Kefer, miembro del club en la localidad de Sisteron, dijo a la cadena i-Tele que la familia de Andreas Lubitz y otros miembros del club de planeadoras de su localidad natal en Alemania, Montabaur, visitaron la zona de forma habitual entre 1996 y 2003.

Ante las acusaciones de que fue el responsable del avionazo, los encargados del club declinaron hacer comentarios.

El sábado se celebró una misa especial en la localidad cercana de Dignes-les-Bains en memoria de las víctimas y como apoyo a sus familias.

El obispo Jean-Philippe Nault lideró la ceremonia, a la que acudieron unas 200 personas de la zona, conmocionadas por el suceso. Se trata del siniestro aéreo con más víctimas que se produce en suelo francés en varias décadas.

El Hospital Universitario de Duesseldorf confirmó el viernes que el joven había sido un paciente del centro en los últimos dos meses

El avión se deshizo en miles de pedazos y la policía está trabajando para recuperar los restos de las víctimas y de la nave de un valle alpino de difícil acceso, cerca de la localidad de Le Vernet.

Los empleadores de Lubitz, las autoridades y conocidos describieron a un hombre que ocultó las pruebas de una enfermedad de su empresa, incluyendo una nota rota de un médico que le habría mantenido apartado del trabajo en el día en que, según las autoridades, estrelló el vuelo 9525.

Frank Wolton, otro piloto de Germanwings, dijo que Andreas Lubitz le había dicho que quería convertirse en piloto de larga distancia y llevar aviones Airbus A380 o Boeing 747.

Wolton, que al igual de Lubitz es Montabaur, dijo haber conocido al joven de 27 años hace tres semanas, cuando hicieron juntos el trayecto de ida y vuelta entre Duesseldorf y Viena.

Lubitz no llamaba la atención y se veía como cualquier otro colega, dijo el viernes Wolton a la cadena pública alemana WDR. El copiloto "volaba bien y sabía cómo manejar el avión", añadió.

Los registros realizados en las viviendas de Lubitz en Duesseldorf y en Montabaur revelaron documentos que apuntaban a "una enfermedad existente y tratamiento médico apropiado", pero no se encontró ninguna nota de suicidio, dijo Ralf Herrenbrueck, de la fiscalía de Duesseldorf.

La fiscalía alemana intenta determinar por qué podría haber estrellado el avión Lubitz.

El Hospital Universitario de Duesseldorf confirmó el viernes que el joven había sido un paciente del centro en los últimos dos meses y que había acudido a una "evaluación diagnóstica" allí el 10 de marzo. El hospital declinó dar más detalles, citando la confidencialidad médica, pero negó las noticias de que hubiera atendido al copiloto por depresión.

Sus vecinos lo describieron como un hombre en gran forma física, y los registros de carreras en carretera indican que participó en competiciones de larga distancia.

Los fiscales no hallaron indicios de motivaciones políticas o religiosas para las acciones de Lubitz en el malogrado vuelo entre Barcelona y Duesseldorf.

(Con información de Notimex y The Associated Press)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios