22 de Octubre de 2018

Mundo

 / EU-Cuba

Obama 'habla de la soga en casa del ahorcado'

El Presidente compartió sus opiniones sobre la relación EU-Cuba ante unos mil 500 invitados especiales.

El presidente Barack Obama se reunió con disidentes cubanos, entre ellos, Dagoberto Valdés, Berta Soler, Laritza Diversent, Jose Daniel Ferrer, Juana Mora Cedeño, Antonio Rodiles, Ángel Yunier Remon, Guillermo 'Coco Fariñas', Nelson Álvarez Matute, Miriam Celaya González, Manuel Cuesta Morua, Miriam Leiva Viamonte y Elizardo Sánchez. (AP/Pablo Martinez Monsiváis)
El presidente Barack Obama se reunió con disidentes cubanos, entre ellos, Dagoberto Valdés, Berta Soler, Laritza Diversent, Jose Daniel Ferrer, Juana Mora Cedeño, Antonio Rodiles, Ángel Yunier Remon, Guillermo 'Coco Fariñas', Nelson Álvarez Matute, Miriam Celaya González, Manuel Cuesta Morua, Miriam Leiva Viamonte y Elizardo Sánchez. (AP/Pablo Martinez Monsiváis)
Compartir en Facebook Obama 'habla de la soga en casa del ahorcado'Compartir en Twiiter Obama 'habla de la soga en casa del ahorcado'

Agencias
LA HABANA.- El presidente estadounidense Barack Obama pidió el martes que en Cuba haya libertad política pero reconoció las diferencias entre ambos países y aseguró que su estancia en la isla busca enterrar el último resquicio de la guerra fría en el continente.

En un esperado encuentro con la sociedad civil que fue transmitido en vivo por la televisión estatal, el Mandatario dijo que su país no impondrá el futuro a la isla y que confía que será decidido por los cubanos, en un mensaje salpicado de frases en español que sorprendió a varias personas en las calles.

Aseguró que la prosperidad de la gente depende no sólo de la educación o la salud, sino también de la libertad para expresar libremente sus ideas sin ser detenido y tener, por ejemplo, acceso a internet.

"Creo en el pueblo cubano", dijo en el teatro Alicia Alonso de La Habana, donde desde un palco lo escuchaba el presidente cubano Raúl Castro.

"El futuro de Cuba tiene que estar en las manos del pueblo cubano", señaló en español. "Cuba debería tener elecciones libres", agregó.

El mandatario estadounidense dijo a su vez que el embargo sólo ha dañado al pueblo cubano y pidió al Congreso de su país que levante esta restricción que Estados Unidos impuso a la isla hace más de cinco décadas.

Obama realiza una histórica visita a Cuba en el mayor gesto diplomático desde que en diciembre de 2014 ambos países acordaron restablecer relaciones diplomáticas. El martes afirmó que con su presencia busca "enterrar los últimos remanentes de la guerra fría en las Américas".

El mandatario sostuvo que nadie ignora las diferencias de ambos países: Cuba tiene un sistema de un solo partido y Estados Unidos de varios, además de que en la isla está en marcha un modelo económico socialista y en su país uno de libre mercado.

Obama fue seguido por la televisión estatal por los cubanos.

Opinión de la gente

"Fue una joya, se atrevió a decir en presencia de los mandatarios, de Raúl Castro, que tenían el derecho de protestar pacíficamente sin ser golpeados ni arrestados", dijo Juan Francisco Ugarte, un técnico de refrigeración jubilado de 71 años.

Omardy Isaac, de 43 años y trabajador en una tienda de regalos, señaló que "el cubano necesita todos sus derechos y estoy a favor de la democracia y muy contento con el discurso de Obama".

Delci Ramírez, un ama de casa de 69 años, lo siguió desde su hogar. "Es un discurso importantísimo, hay que estudiarlo, hay que interpretarlo, yo creo que él quiere transmitir y hacer cosas buenas para el pueblo. No sé si lo logrará, pero esas son sus intenciones", dijo.

Un vecino de Ramírez, Juan Jesús Pérez, aseguró que no habría imaginado nunca antes poder ver un discurso así en vivo. "En ningún momento habló de injerencia. Él siempre sugirió cosas como elecciones o como internet para la gente", comentó el trabajador de cerámica. "Este señor ya pasó a la historia de Cuba", añadió.

El presidente estadounidense cerrará la visita histórica de dos días y medio a Cuba con una reunión con un grupo de opositores al gobierno de Castro, algo que según la Casa Blanca fue un requisito para realizar el viaje.

En breves comentarios antes de la reunión privada, Obama dijo que el propósito es garantizar que las voces y preocupaciones de los cubanos ayuden a moldear la política de Estados Unidos hacia la isla.

"Hay personas aquí que han sido detenidas, algunos en el pasado, algunas muy recientemente", dijo Obama, quien señaló que muchas veces se requiere "gran valor" para participar en actividades civiles en Cuba.

Entre los disidentes que se reúnen con Obama hay activistas, un abogado, un periodista y la líder de las Damas de Blanco, Berta Soler, quien cada domingo realiza manifestaciones en La Habana que regularmente terminan con detenciones por algunas horas.

El tema de los presos políticos es muy importante para los cubano-estadounidenses y la comunidad internacional. Sin embargo, la mayoría de la gente en la isla está más preocupada por la falta de algunos bienes y por su propia lucha con la burocracia local.

Cuba liberó a docenas de prisioneros como parte de su acuerdo con Estados Unidos para normalizar relaciones y en un reporte reciente, Amnistía Internacional mencionó que no hay actualmente ningún preso de conciencia en Cuba.

Según listas elaboradas por grupos cubanos y cubano-estadounidenses hay entre 47 y 80 presos políticos, aunque algunas contienen nombres de gente detenida por delitos como el secuestro de botes y llegar a Cuba como parte de organizaciones armadas antigubernamentales.

El disidente Dagoberto Valdés dijo que acudiría al encuentro y que pensaba decirle a Obama: "Somos los cubanos los protagonistas de nuestra historia".

Activista católico y exdirector de la revista Vitral, Valdés sostuvo que el acercamiento entre ambos países es algo que hace poco era difícil e imaginar. "Es un desafío para el presidente Obama y para Cuba".

Cuba y Estados Unidos sorprendieron al mundo en diciembre de 2014 al anunciar el restablecimiento las relaciones diplomáticas y en julio de 2015 reabrieron sus embajadas.

Jorge González, de 29 años, fue menos optimista sobre el acercamiento entre ambos países. "Yo creo que está muy bien todo pero sobre los cambios, que es lo que se está buscando, no veo nada en concreto", dijo y añadió que su vida lo ejemplifica: es profesor y gastronómico, pero trabaja en un elevador.

Obama se encontró la víspera con Castro y ambos mostraron las discrepancias que persisten entre los dos países en temas como el embargo, la democracia y los derechos humanos.

Antes de continuar su viaje hacia Argentina, Obama y su familia asistirán a un juego de béisbol entre el equipo nacional de Cuba y los Mantarrayas de Tampa Bay, de la liga mayor estadounidense.

(Con información de AP)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios