24 de Septiembre de 2018

Mundo

Brasil tiene miedo de que ataquen a su Cristo

Se estima que decenas de miles de personas visiten esta emblemática estatua que domina el cielo de Río de Janeiro.

La estatua del Cristo Redentor de Río de Janeiro podría ser blanco de un ataque terrorista durante los Juegos Olímpicos. (Archivo/Agencias)
La estatua del Cristo Redentor de Río de Janeiro podría ser blanco de un ataque terrorista durante los Juegos Olímpicos. (Archivo/Agencias)
Compartir en Facebook Brasil tiene miedo de que ataquen a su CristoCompartir en Twiiter Brasil tiene miedo de que ataquen a su Cristo

Agencias
RIO DE JANEIRO, Brasil.- La Iglesia brasileña teme ataques terroristas contra el Cristo Redentor, emblema de la "ciudad maravillosa" durante los Juegos Olímpicos de Rio Janeiro, donde fue detenido otro seguidor de Estado Islámico.

"Estamos preocupados con la seguridad del Cristo Redentor" declaró el sacerdote Omar Raposo, rector del Santuario que funciona a los pies de la estatua de 38 metros de altura, ícono de la ciudad.

El religioso dijo que "hasta ahora la SESGE (Secretaría Extraordinaria de Seguridad de Grandes Eventos) no entregó los aparatos de rayos equis para su colocación en el trencito" que sube hasta la cima del cerro Corcovado.

En 2014 la SESGE ya fue responsable de coordinar el trabajo de los militares, policías y servicios de inteligencia durante la Copa del Mundo cuya final se disputó en el estadio Maracaná.

Ese organismo depende del ministerio de Justicia que, junto al de Defensa, se trasladarán de Brasilia a Rio de Janeiro durante los Juegos que comenzarán dentro de ocho días con una ceremonia en el Maracaná.

El sacerdote Raposo también demandó la entrega de sensores de rayos equis para su instalación en el "Centro de Visitantes y también necesitamos detectores de metales, pero hasta ahora no los hemos recibido".

Unos 600 mil turistas visitan cada año al Cristo Redentor y se estima que debido a las Olimpíadas ese número crecerá considerablemente.

Sólo durante los juegos, que se disputarán entre el 5 y el 21 de agosto, se proyecta la visita de unas 180 mil personas, en su mayoría turistas extranjeros.

Máxima seguridad

El temor de amenaza de un atentado contra la estatua blanca de brazos extendidos del Cristo es compartido por la Iglesia y las autoridades brasileñas.

Las autoridades federales y del estado de Rio de Janeiro tomaron nota de las demandas del religioso y ya comenzaron a instalar 25 cámaras para registrar cada movimiento de los visitantes a partir de la semana próxima.

Todas la cámaras enviarán sus imágenes al Centro Integrado de Comando y Control, desde donde se dirigirán acciones de prevención y eventual represión contra acciones terroristas.

El gobierno del presidente Michel Temer concedió máxima prioridad al dispositivo antiterrorista a cargo del cual están los ministerios de Defensa, Justicia y el Gabinete de Seguridad Institucional, conducido por el general Sergio Etchegoyen, un experto en inteligencia.

Miles de militares comenzaron a patrullar los principales puntos turísticos de la ciudad, pese a lo cual se han registrado varios asaltos a turistas en los últimos días.

El riesgo de un ataque terrorista y del recrudecimiento de la violencia común son dos problemas prioritarios para el gobierno brasileño que trabaja coordinadamente con la gobernación carioca.

El mes pasado el cardenal y arzobispo carioca Orani Tempesta quedó atrapado en medio de un violento tiroteo en el centro de la ciudad cuando volvía de celebrar misa en el santuario del Cristo Redentor.

Cabe consignar, además, la colaboración prestada a Brasil por las agencias de inteligencia de Estados Unidos, Francia, Israel, Gran Bretaña entre otros países.

El ministro de Justicia Alexandre de Moraes anunció que esa interacción con los servicios de espionaje extranjeros continuarán durante los Juegos ya que "ningún país del mundo" está a salvo de un atentado terrorista.

***

En tanto la Policía Federal detuvo en la periferia de Río de Janeiro a Chaer Kalauonvive, sospechoso de simpatizar con el Estado Islámico, al igual que otros 12 presos la semana pasada cuando planeaban atacar durante los Juegos.

El detenido tiene 27 años, es descendiente de libaneses y al parecer hizo apología del terrorismo en las redes sociales al igual que los otros 12 sospechosos apresados la semana pasada en varios estados del país.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios