15 de Agosto de 2018

Mundo

Comiendo le salvó la vida a Hitler... y nunca lo vio en persona

Margot Wölk asegura que ella y sus compañeras lloraban de alegría cada vez que terminaban de probar la comida y no morían.

Margot Wölk fue la única de las 15 jóvenes que se encargaban de probar la comida del führer que sobrevivió. (Eyevine/mirror.co.uk)
Margot Wölk fue la única de las 15 jóvenes que se encargaban de probar la comida del führer que sobrevivió. (Eyevine/mirror.co.uk)
Compartir en Facebook Comiendo le salvó la vida a Hitler... y nunca lo vio en personaCompartir en Twiiter Comiendo le salvó la vida a Hitler... y nunca lo vio en persona

Milenio
BERLÍN, Alemania.- Adolfo Hitler era vegetariano aseguró una de sus catadoras de comida oficiales, Margot Wölk, quien se encargaba de probar sus alimentos para evitar que lo envenenaran.

"La comida siempre era vegetariana. Había constantes rumores de que los británicos querían envenenar a Hitler. Nunca comimos carne. Nos daban arroz, fideos, pimientos, guisantes y coliflor", explicó Wölk en una entrevista a la televisora alemana RBB.

Wölk era una de las 15 jóvenes que trabajaban en el cuartel militar de Hitler de la Guarida del Lobo –que se encontraba en el bosque de lo que antes era Prusia Oriental y hoy en día es Polonia– durante la Segunda Guerra Mundial, relata 'The Independent'.

"Teníamos que terminar la comida. Después, nos tocaba esperar una hora, y siempre teníamos miedo de ponernos enfermas. Llorábamos por la alegría de haber sobrevivido", recuerda Margot quien asegura que cada platillo que probaban ella y sus compañeras podía ser el último.

Ella no era nazi, y se hizo catadora de comida por casualidad. En 1941, cuando su marido estaba en la guerra, tuvo que abandonar su hogar en Berlín por culpa de los bombardeos y se marchó a vivir con su suegra a Partsch –actualmente Parcz, Polonia–, una ciudad situada a 400 kilómetros de Berlín. El alcalde de la ciudad, un nazi fervoroso, la obligó a trabajar de catadora de comida en el cuartel de la Guarida del Lobo.

"Las medidas de seguridad eran tan estrictas que nunca vi a Hitler en persona, solo a su pastor alemán, Blondi", relató.

A finales de 1944, cuando el Ejército Rojo iba avanzando, un oficial de las SS ayudó a Margot a escapar, y esto le salvó la vida. 

Wölk fue la única catadora de comida que sobrevivió; todas sus compañeras fueron fusiladas en enero de 1945. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios