Asesino serial de madres e hijas cobra otra víctima

Los otros cinco cuerpos recuperados por la Policía local.

|
El cuerpo fue hallado en avanzado estado de descomposición y maniatado dentro de una maleta. (La Silla Rota)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Agencia
Chipre.- El cadáver de una mujer de unos 30 años fue encontrado el lunes dentro de una maleta sumergida en las profundidades de un lago en la región de Mitsero, Chipre. El hallazgo lo hicieron buzos de la policía del país mediterráneo tras un mes de intensa búsqueda, y permitió confirmar que se trata de la sexta víctima del exmilitar Nikos Metaxas.

Según informaron medios locales, el cuerpo fue hallado en avanzado estado de descomposición y maniatado dentro de una maleta, tal como el propio Metaxas, presunto autor de los crímenes, había confesado a las autoridades el pasado 18 de abril.

Por esas fechas, el inculpado –de 35 años– reconoció haber asesinado a seis mujeres y dos niñas entre los años 2016 y 2018. Tres de esos cuerpos, dijo, los arrojó en el mismo lago de Mitsero donde se halló a la más reciente víctima, de nacionalidad filipina. La identificación coincide con la descripción que había dado el criminal.

También te puede interesar: Adolescentes asesinan cruelmente a un niño en Aguascalientes

Los otros cinco cuerpos recuperados por la Policía local —dos en el mencionado lago, dos en el pozo de una mina abandonada y otro en un pozo de un campo de tiro— ya fueron identificados. A partir de ahora, las autoridades centrarán sus pesquisas en otro estanque, donde el feminicida confesó haber arrojado el cadáver de una niña de seis años, hija de la primera víctima que se encontró.

El ministro de Justicia y Orden Público de Chipre, Nicolaou Ionas, renunció en el mes de mayo a su cargo, en medio de la indignación social que ha suscitado la gestión policial del caso. En particular, se le han reprochado a las autoridades serios errores en la investigación de las denuncias sobre personas desaparecidas, lo que permitió que Metaxas siguiera libre por tres años después de perpetrar el primer asesinato.

Cargando siguiente noticia