22 de Febrero de 2018

Mundo

'Defensores' de la naturaleza, los primeros en arrasarla

Advierten expertos la desaparición de los ecosistemas. Los suelos ya no irrigan y los peces que dependen de sus profundidades para desovar.

En Panamá, casi el 70 % de sus 50 mil hectáreas no forma parte de ninguna área protegida, a pesar de tener condiciones para ser declarado un humedal de importancia internacional.
En Panamá, casi el 70 % de sus 50 mil hectáreas no forma parte de ninguna área protegida, a pesar de tener condiciones para ser declarado un humedal de importancia internacional.
Compartir en Facebook 'Defensores' de la naturaleza, los primeros en arrasarla Compartir en Twiiter 'Defensores' de la naturaleza, los primeros en arrasarla

EFE
PANAMÁ.- En Panamá, "los primeros que irrespetan a la naturaleza son los funcionarios encargados de defenderla", asegura Ligia Arreaga, una ambientalista que suma una década de activismo a favor de la selva del Darién, el tapón natural que une a Panamá y Colombia.

El país centroamericano tiene leyes "extraordinariamente buenas, lo que hace falta son funcionarios decentes que estén dispuestos a hacer cumplirlas a costa de su puesto de trabajo y su vida", dice a Efe.

Desde 2009, dijo, la periodista y activista ha recibido amenazas de muerte por su defensa del Humedal Laguna de Matusagaratí, un ecosistema conectado con el Pacífico, del que dependen cientos de especies -algunas en peligro de extinción- y que está afectado desde hace nueve años por una invasión de cultivos que ha contado con la anuencia del Estado.

Esto es posible porque casi el 70 por ciento de sus 50 mil hectáreas no forma parte de ninguna área protegida, a pesar de tener condiciones para ser declarado un humedal de importancia internacional.

Y aunque una gota de fertilizante vertida en el área desprotegida se riegue en segundos por todo el humedal, la Justicia panameña no parece ver la urgencia.

"El Poder Judicial de Panamá está muy corrupto, así me metan presa mañana, yo se los digo. Está sumamente corrompido", advierte sin temores, después de relatar su historia de desencantos, de denuncias, sobreseimientos y causas abiertas.

Los mensajes de intimidación que le han llegado le exigen que abandone su lucha para acabar con la explotación de la laguna, un problema que inició con la entrega de títulos de propiedad dentro del ecosistema, durante los Gobiernos de Martín Torrijos (2004-2009) y Ricardo Martinelli (2009-2014).

Desde entonces, buena parte del humedal fue secado poco a poco, con el dragado de vertientes artificiales distintas al río Tuira, uno de los más importantes del Darién y que depende de su relación con la laguna para no salinizarse y condenar la vida de los campesinos.

La disminución del nivel de agua, que ya afectó la humedad de los suelos colindantes, fue necesaria para abrir paso al arroz y luego a la palma aceitera, una de las siembras que más daño causa al ambiente y que ha invadido violentamente zonas de la vecina Colombia para el financiamiento de paramilitares.

Precisamente Arreaga se enfrenta a intereses similares a los que desplazaron a comunidades negras enteras, hace unos 17 años, en el Chocó del país andino.

Un colombiano que compró a los campesinos darienitas las propiedades que les cedió el Estado, Javier Daza Pretelt, fue condenado en 2014 a 10 años de prisión por desplazamiento forzado e invadir áreas de importancia ecológica en su país natal.

Sin embargo, la empresa que adquirió estas tierras se asentó en Matusagaratí con consentimiento oficial, y Daza Pretelt, detenido en Panamá tras conocerse su condena, quedó en libertad después de que la Justicia declarara nulo su proceso de extradición.

El antecedente colombiano no sirvió para prevenir a las autoridades panameñas, pero sí como estandarte para anunciar a los darienitas quién era el nuevo vecino, según describe Arreaga.

Ella está segura de que las amenazas de muerte que ha recibido están asociadas a estos grupos que han sido condenados en Colombia por sus abusos.

Los mensajes sobre un eventual sicariato o sobre fingir su muerte accidental le han llegado a través de terceros, personas que califica de "serias y profesionales", y que, como ella, tienen oídos en todas partes, porque saben cómo son las cosas en el Darién.

Ligia, ecuatoriana asentada en Panamá desde hace 16 años, llegó a la selva con un proyecto de cooperación internacional sobre agricultura sostenible y tras algunos años entendió esta región indómita a través de su conformación: etnias indígenas, campesinos e inmigrantes, permeados por los efectos del conflicto colombiano y la ausencia del Estado. La receta del desarraigo.

Cuando finalizó esa misión, hace unos 12 años, decidió quedarse para hacer el periodismo que no veía. Desde ese entonces, conduce un programa de radio sobre ambiente que se inunda de denuncias ciudadanas.

Así, ha llegado a comunidades remotas en las 579 mil hectáreas del Parque, donde los niños aún mueren por enfermedades prevenibles, y la tala y la extinción de fuentes de agua son emisarios del cambio climático.

El lamento de una madre indígena que perdió a su bebé por una enfermedad intestinal se le quedó encerrado entre las orejas hace años. Por eso decidió que no es una opción dejarle la cancha libre a la impunidad.

Mientras batalla para que el Gobierno decida cerrar los cauces que desechan el tesoro de Matusagaratí, su agua, desde la organización que coordina, Alianza por un Mejor Darién, Arreaga continuará exigiendo que el refugio sea denominado área protegida y un Humedal de Importancia Internacional "Ramsar", bajo la Convención firmada en Irán en 1971 y que integra Panamá desde 1990.

Pero ahora, Matusagaratí advierte de su desaparición. Lo sufren los suelos que ya no irriga y los peces que dependen de sus profundidades para desovar. Además de las poblaciones de osos hormigueros y jaguares que beben de sus escasas aguas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios