22 de Septiembre de 2018

Mundo

'Ejércitos fantasmas' destruyen al Estado Islámico

Aseguran que el grupo terrorista sufre de una gran corrupción interna.

La corrupción interna ha cobrado entre los miembros del Estado Islámico. Imagen de contexto. (Yaser Al-Khodor/Reuters)
La corrupción interna ha cobrado entre los miembros del Estado Islámico. Imagen de contexto. (Yaser Al-Khodor/Reuters)
Compartir en Facebook 'Ejércitos fantasmas' destruyen al Estado IslámicoCompartir en Twiiter 'Ejércitos fantasmas' destruyen al Estado Islámico

Agencias
LONDRES, Inglaterra.- El grupo terrorista Estado Islámico (EI) ha declarado una guerra religiosa contra todo el mundo pero no es capaz de combatir los vicios de su propio sistema económico y social en las áreas que ocupa en Irak y Siria.

La corrupción interna ha cobrado tanta fuerza que excombatientes y exfuncionarios del grupo terrorista ya hablan de una auténtica guerra entre 'ejércitos fantasmas' a ambos lados del conflicto, informa 'The Financial Times' y publica el sitio web actualidad.rt.com.

El año pasado el Gobierno iraquí descubrió un elocuente caso de corrupción dentro de su Ejército, cuando se dio a conocer que alrededor de 50 mil soldados 'fantasmas' recibían sueldos sin servir en las Fuerzas Armadas del país.

Según el testimonio de un excomandante de una unidad del EI citado por Erika Solomon, columnista del 'The Financial Times', los terroristas del EI han heredado los problemas de los regímenes anteriores de Bagdad y Damasco.

"Un comandante del EI en el frente podía solicitar salarios para 250 personas pero en realidad tener solo a 150", dijo.

"Cuando los funcionarios descubrieron estos esquemas, decidieron pagar los salarios mediante administradores financieros. A continuación, los administradores también empezaron a hacer estafas junto a los comandantes corruptos", explicó.

El excomandante del autoproclamado califato subrayó que el EI requiere nuevos funcionarios con experiencia en trabajo administrativo a medida que expande su presencia en la región. Sin embargo, como le resulta imposible encontrar a tantos nuevos trabajadores capacitados dispuestos a servir a los fanáticos religiosos, muchos cargos en la estructura del EI terminan ocupándolos habitantes locales que estuvieron implicados en casos graves de corrupción cuando el área estaba controlada por las fuerzas gubernamentales. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios