10 de Diciembre de 2017

Mundo

Cómo se originó el imperio Danone

Tras su huida de una Salónica en guerra, la familia Carasso creó a finales del siglo XX la compañía Danone.

Fotografía facilitada por la editorial La Esfera del escritor y periodista alicantino Manuel Mira, autor de la obra "El olivo que no ardió en Salónica" , en la que habla de la historia de los Carasso, judíos sefardíes. (EFE)
Fotografía facilitada por la editorial La Esfera del escritor y periodista alicantino Manuel Mira, autor de la obra "El olivo que no ardió en Salónica" , en la que habla de la historia de los Carasso, judíos sefardíes. (EFE)
Compartir en Facebook Cómo se originó el imperio DanoneCompartir en Twiiter Cómo se originó el imperio Danone

EFE
MADRID, España.- La de los Carasso, judíos sefardíes (judíos hispano-portugueses), es una historia de huida y miedo, también de poder y éxito, una historia estrechamente unida a ese elixir de la vida que es el yogur, "la sangre redentora de Orfeo que hace brotar la vida donde solo hay muerte", según los antiguos tracios.

Un alimento milagroso "que cura enfermedades y alarga la vida", y que en los comienzos del siglo XX permitió a los Carasso, tras su huida de una Salónica en guerra, crear el imperio Danone, una marca hoy francesa pero que tuvo sus orígenes en la Barcelona convulsa anterior a la Guerra Civil española, en el popular barrio del Raval.

Allí, en 1916, en una casona del carrer dels Angels, después de atravesar media Europa y de vivir una temporada en Lausana, en la neutral Suiza, se instaló Isaac Carasso junto a su esposa, Esterina, y sus tres hijos: el primogénito Daniel -Danón, apelativo familiar que inspiró años más tarde el nombre de la marca-, Flor y Juana, la benjamina.

La apasionante historia de los Carasso, apenas conocida fuera del ámbito familiar, llegó de forma fortuita a oídos del escritor y periodista Manuel Mira, quien, tras trabajar en ella durante casi dos años, le dio forma de "novela histórica con elementos de ficción", y tituló "El olivo que no ardió en Salónica" (La Esfera de los Libros).

Fue el hijo de Mira, investigador de profesión, quien en la sobremesa de una cena de trabajo con directivos de Danone escuchó algunos detalles sobre los orígenes de la marca y las peripecias de la familia que fue su creadora, los Carasso. "Me lo contó consciente de que era una historia muy periodística", recuerda ahora el autor en una conversación con Efe.

Y efectivamente, no le faltaba razón, "había una historia impresionante". Así que se puso a investigar, a seguir las escasas pistas documentales existentes sobre los Carasso y a escuchar los testimonios y recuerdos de algunos de los descendientes de quienes son los grandes protagonistas de esta epopeya: Isaac y su primogénito Danón.

Manuel Mira habla del padre como de un ser humano "impresionante. Visionario, soñador, curioso, diletante en el sentido más positivo del término, aventurero, trabajador...".

Un judío que añora Sefarad, la vieja patria, la tierra que sus antepasados, como muchísimos otros judíos españoles, tuvieron que abandonar precipitadamente en 1492, tras la expulsión ordenada por los Reyes Católicos.

Es Isaac quien, movido por la curiosidad que le provoca la leche agria que campesinos búlgaros venden por las calles de una Salónica todavía otomana, y a la que se le atribuyen efectos terapéuticos, decide viajar a Bulgaria, a la remota región de Tran, en la que viven los ancianos más longevos del mundo. Allí se elabora con leche de oveja esa especie de "sangre de color blanco" que llaman "jaurt".


Fotografía facilitada por la editorial La Esfera que muestra a Isaac Carasso, judío sefardí protagonista de la obra "El olivo que no ardió en Salónica", durante una recepción a integrantes del Colegio de Médicos de Barcelona.

A su regreso a Salónica, este "hombre venerable que sueña con la eternidad", un superviviente a seis guerras, dotado especialmente para el comercio exterior y que se dedica a exportar aceite de oliva y frutos secos, vivirá obsesionado por fabricar y comercializar ese elixir de uso tan común, desde muy antiguo, en el campo búlgaro.

Un deseo que no verá cumplido hasta que llegue a Suiza, después de que la familia huya "con las maletas llenas de miedo" al poco de producirse la ocupación de Salónica por griegos y búlgaros.

La ayuda de Antonio Suqué, cónsul español en Salónica, que les proporcionará un salvoconducto que luego les permitirá, ya en Sefarad, adquirir la nacionalidad española, es fundamental para lograr el propósito de rehacer su vida en la tierra de sus ancestros.

"He pretendido, de alguna manera, -destaca Manuel Mira- contar también la historia de una Europa convulsa y que podría parecerse, lejanamente, a la actual, por aquello de los nacionalismos".

Ya instalados en Barcelona, los Carasso conocerán que Salónica, la ciudad que es conocida como la "Jerusalén sefardí", en la que más de la mitad de sus más de 180 mil habitantes son judíos, es pasto de las llamas.

El incendio destruye la vieja casa familiar de la calle Ancha, pero de su voracidad logra salvarse el viejo olivo, traído de España, que un antepasado plantó en el jardín.

Después de Barcelona, la producción de "danones" llegará también a Madrid, y a París, donde decide instalarse Daniel, tras una ruptura que hará más tristes los últimos años del patriarca de los Carasso.

Isaac morirá en 1939 en el sur de Francia, en donde fija su residencia huyendo de la Guerra Civil española. "La guerra persigue a la familia", escribe Mira, quien encontró su tumba, después de mucho buscar, en el cementerio judío de Bayona (Francia).

En su huida de los nazis, Daniel logrará llegar a los Estados Unidos, después de una estancia en Cuba. No tendrá la misma suerte su hermana Flor, que murió en Auschwitz. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios