21 de Octubre de 2018

Mundo

Cristianos, chivos expiatorios de la guerra en Siria

Miembros de este grupo religioso enfrentan enfermedades como tifus y tuberculosis por su condición de desplazados fuera de las fronteras sirias.

Al menos 35 mil cristianos sirios están refugiados en Líbano. (EFE)
Al menos 35 mil cristianos sirios están refugiados en Líbano. (EFE)
Compartir en Facebook Cristianos, chivos expiatorios de la guerra en SiriaCompartir en Twiiter Cristianos, chivos expiatorios de la guerra en Siria

EFE
BEIRUT, Líbano.- La minoría cristiana de Siria se ha convertido en el "chivo expiatorio" de la guerra, víctima de los ataques del régimen y de los rebeldes, denunció el presidente de Cáritas Líbano, padre Simón Fadul.

"Nadie sabe lo que les va a suceder. La situación es muy grave", lamentó Fadul en una entrevista en su espaciosa y luminosa oficina del barrio de Sin el Fil, en la periferia de Beirut.

El religioso recordó que actualmente hay dos obispos y dos sacerdotes secuestrados en Siria, pese a los llamamientos internacionales a favor de su liberación.

También se quejó de que en algunas poblaciones como Al Quseir, Malula y Blunda, "quienes tienen el poder imponen la 'yusia", un impuesto que extremistas suníes exigen a los no musulmanes para preservar sus vidas.

"Nuestro próximo reto será ayudar a los libaneses a vivir con los sirios y ambos a coexistir"

El responsable de Cáritas Líbano calcula que más de un millón y medio de sirios (726,000, según ACNUR) se encuentran en territorio libanés, de los que unos 35,000 son cristianos.

Esta comunidad, repartida principalmente en la región de Monte Líbano (centro), cuenta con un programa especial financiado por un organismo eclesiástico europeo, que incluye ayuda para vivienda, educación, atención sanitaria y campamentos para niños.

La escolarización de los menores es uno de los principales problemas, así como la situación sanitaria de los refugiados.

"Existe la posibilidad de epidemias debido a las condiciones de vida de los desplazados" en el Líbano, que no ha establecido campos de refugiados, dijo Fadul, que señaló varios casos de tuberculosis y tifus, entre otras enfermedades.

En cuanto a los menores, mayoritarios entre los desplazados, indicó que Cáritas, en colaboración con UNICEF, ha logrado que 22,000 sean aceptados en las escuelas públicas libanesas, y algunos incluso incluidos en programas especiales.

Otro de los grandes retos, "si no el mayor", es proteger a aquellos sirios que están buscados, perseguidos o amenazados, agregó Fadul.

Algunos refugiados se están viendo abocados a la mendicidad o la prostitución. Las calles de Beirut y otras ciudades se han llenado de mendigos, explicó el sacerdote, que precisó que, sobre todo, los menores y mujeres son explotados por las mafias.

También se han dado casos de venta de niños, mientras que a causa de la crisis económica que sufre Líbano, algunos empresarios prefieren emplear a sirios porque exigen sueldos más bajos, lo que está creando malestar entre los nacionales.

"No ha habido pausa. Estamos activos desde 2011. Hemos ayudado a más de 130,000 personas, primero en el norte y después en la Bekaa (este), donde los tres primeros meses éramos los únicos que acogíamos y ayudábamos a los desplazados", rememoró, mientras da sorbos a una taza de café.

En este tiempo han creado centros médicos, de acogida, de atención social y clínicas móviles, así como un amplio sistema logístico para el almacenamiento y distribución de la ayuda.

Cáritas Líbano cuenta con 75 trabajadores y un centenar de voluntarios que, además de tratar de cubrir las necesidades básicas de los sirios, les prestan apoyo psicológico, algo muy importante debido a las desgracias sufridas y los traumas de la guerra.

"Con el aumento continuo del número de refugiados, los recursos disminuyen", se quejó el responsable de Cáritas Líbano, que en ocasiones ha intervenido dentro de Siria.

Gran esfuerzo

Fadul explicó que a petición de sus colegas de Cáritas Siria, llevaron alimentos a los habitantes de la zona de Al Quseir, fronteriza con el Líbano y escenario de duros combates entre los rebeldes y las tropas del régimen entre mayo y junio.

En esa zona, los milicianos del grupo chií libanés Hizbulá lucharon junto a las fuerzas del presidente sirio, Bashar al Asad, poniendo de relevancia la implicación del Líbano en la guerra.

La sociedad libanesa está polarizada entre partidarios y detractores del régimen de Damasco, mientras recela de la tradicional supremacía de Siria, que mantuvo durante tres décadas soldados desplegados en el Líbano.

"Al principio hicimos un gran esfuerzo para que los libaneses curaran sus heridas históricas y aceptaran a los sirios. Nuestro próximo reto será ayudar a los libaneses a vivir con los sirios y ambos a coexistir", concluyó el religioso.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios