15 de Diciembre de 2017

Mundo

La cacería que costó 10 mdd: un hombre, la presa

El Servicio Federal de Alguaciles, en Pennsylvania, EU, tardó 48 días en arrestar a Eric Frein, experto en sobrevivencia.

Eric Frein, un experto en técnicas de sobreviviencia, logró evadir no sólo los sofisticados aparatos de la policía de Penssylvania, sino también el olfato de los perros entrenados. Está acusado de disparar contra un policía. (Archivo/AP)
Eric Frein, un experto en técnicas de sobreviviencia, logró evadir no sólo los sofisticados aparatos de la policía de Penssylvania, sino también el olfato de los perros entrenados. Está acusado de disparar contra un policía. (Archivo/AP)
Compartir en Facebook La cacería que costó 10 mdd: un hombre, la presaCompartir en Twiiter La cacería que costó 10 mdd: un hombre, la presa

Agencias
MOUNTAINHOME, Pennsylvania, EU.- Scott Malkowski, un comandante de la fuerza de tareas formada por el Servicio Federal de Alguaciles, vio una figura que se desplazaba en un bosque en dirección de un hangar abandonado en las montañas Poconos.

Observó el rostro y el sombrero negro del hombre y calculó su altura y peso, estaba seguro de tener su presa.

"El sospechoso", dijo a los dos auxiliares que tenía a su lado. Ocultos entre las malezas, Malkowski y sus hombres se fueron acercando con movimiento de pinzas. Eric Frein, un experto en técnicas de supervivencia, estaba perdido.

El Servicio Federal de Alguaciles fue una de varias agencias policiales estatales y federales que participaron en la intensa cacería por Frein -el tirador al que se le atribuye haber matado a un policía y herido gravemente a otro- y terminó atrapándolo en el día 48 de la búsqueda.

Frein compareció ante la justicia el viernes por primera vez y permanece encarcelado sin fianza acusado de asesinato en primer grado y otros cargos por la emboscada del 12 de septiembre que mató al cabo de policía Bryon Dickson e hirió gravemente al policía estatal Alex Douglass.

El acusado no tenía abogado y no se le pidió que se declarase inocente o culpable. Se fijó una audiencia preliminar para el 12 de noviembre. El procurador de distrito planea buscar la pena de muerte.

Hasta su captura a eso de las 6 de la tarde del jueves, Frein tenía a algunos vecinos preguntándose si las fuerzas policiales estaban bien encaminadas, dada la dificultad del terreno escabroso de las montañas Poconos y la habilidad con que el sospechoso había eludido a los perros policiales, las cámaras termales y equipos de policías fuertemente armados.

Sin embargo, Scott Kimball nunca dudó.

"Esperamos hallarlo", afirmó Kimball, de 48 años, miembro del grupo de operaciones especiales del Servicio Federal de Alguaciles basado en Virginia.

El jueves, Kimball estaba estacionado en un puesto de comando mientras Malkowski, de 44 y otros miembros del equipo -actuando a pedido de la Policía Estatal de Pennsylvania- inspeccionaban un centro turístico abandonado.

Unas dos horas después, Malkowski y otros dos se aproximaron al hangar del viejo aeropuerto de Birchwood-Pocono.

"Tenemos un presentimiento de que, si nosotros mismos estuviésemos escapando, este es un lugar donde nos esconderíamos", afirmó.

Una vez que Frein fue divisado, Malkowski y su equipo se acercaron sigilosamente. Estaban a unos 20 metros (25 yardas) cuando Frein se dio cuenta de que no estaba solo. Malkowski se identificó como policía y ordenó a Frein, que estaba desarmado pero que tenía armas en el hangar, se tirase sobre el piso.

"¿Cómo te llamas?", preguntó Malkowski.

Frein se lo dijo. No hizo ningún intento de fuga ni ofreció resistencia.

"No tenía dónde ir. No podía haber hecho nada", afirmó el policía. "Según lo que percibí, se sintió derrotado porque nosotros habíamos ganado. Lo vencimos".

Después que los alguaciles lo entregaron a la policía estatal, a Frein lo esposaron con las mismas esposas de Dickson, el policía muerto, y lo llevaron en la patrullera de Dickson hasta el cuartel de Blooming Grove.

Frein, de 31 años, tenía lesiones en el puente de la nariz y en el arco superciliar izquierdo. Malkowski y Kimball dijeron que se lesionó cuando los alguaciles lo tenían sujeto contra el pavimento.

Las autoridades trataban de reconstruir los días de Frein en fuga. Creen que forzó cabañas y otros sitios en busca de alimento y refugio.

El teniente coronel George Bivens, de la policía estatal, calculó que la cacería costó 10 millones de dólares.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios