Crucero por Europa: Venecia sigue en peligro ante hoteles flotantes

Las autoridades buscan nuevas ideas para establecer un nuevo puerto de atraque.

|
Un barco de crucero pasa por la plaza de San Marcos lleno de turistas en Venecia, Italia, el domingo 2 de junio de 2019. (AP Foto/Luca Bruno)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

NICOLE WINFIELD

ROMA.- Los activistas contrarios a los barcos de crucero en Venecia buscaban una reunión con el gobierno italiano para argumentar que la nueva propuesta de modificar la ruta para desviar las embarcaciones de la plaza de San Marcos no responde a las apremiantes preocupaciones ambientales sobre la frágil laguna veneciana. 

El gabinete italiano aprobó esta semana un decreto para convocar un concurso público de ideas tendente a establecer un nuevo puerto de atraque "afuera de las aguas protegidas de la laguna".

El ministro de Cultura, Dario Franceschini, dijo que el decreto aborda añejas preocupaciones de la UNESCO y establece que los barcos de carga y crucero mayores de 40.000 toneladas atraquen afuera de la laguna.

Aunque no está enunciado en el decreto, el plan temporal prevé que los grandes barcos utilicen el puerto de Marghera, en territorio continental italiano, hasta que se encuentre y aplique una solución definitiva, un proceso que podría demorar años.

"Quien haya estado en Venecia en los últimos años, italiano o extranjero, se molesta de ver el paso de estos barcos, de cientos de metros de largo y tan altos como un condominio, por lugares precarios como el canal Giudecca o frente a la plaza de San Marcos", dijo Franceschini.

Describió el decreto como una forma "muy importante" para presentar una nueva solución definitiva.

Sin embargo, el Comité del No a los Grandes Barcos, una coalición de activistas, dijo que el puerto de Marghera continúa siendo parte de la laguna de Venecia y por lo tanto debe rechazarse incluso como solución temporal. En la nueva ruta considerada, los barcos pasarían por la barra de Lido y después llegarían a territorio continental italiano por el Gran Canal de Venecia, lejos del centro histórico de la ciudad pero todavía dentro de la laguna y hasta Marghera.

"De verdad es un alivio escuchar que el gobierno italiano por fin manifestó su intención de mantener los grandes barcos fuera de la laguna así como impedirles acercarse a Venecia", dijo Jane da Mosto, del grupo Estamos Aquí Venecia, que forma parte de la coalición No a los Grandes Barcos.

"Sin embargo, el plan provisional 'temporal' de llevar los grandes cruceros a Marghera no protegerá la laguna", afirmó la activista en un correo electrónico. "Esta nueva ruta todavía dañará el frágil ecosistema, con inevitables repercusiones negativas en cadena".

El asunto lleva años sobre la mesa en Venecia. La vulnerable ciudad italiana de los canales depende del turismo, aun cuando la pandemia del coronavirus asestó un golpe al sector en el último año. Sin embargo, los oponentes al turismo de los cruceros aseguran que los barcos están fuera de escala para Venecia, contaminan, amenazan el ecosistema de la laguna y son un peligro. Para respaldar sus afirmaciones, han mencionado el incidente de un crucero en 2019 en el principal canal Giudecca de Venecia que dejó cinco personas heridas.

El Comité No a los Grandes Barcos dijo que busca una reunión con el gobierno para exponerle que la ruta del gran canal a Marguera "no es viable".

"Cualquier solución temporal debe ser rechazada debido al riesgo demasiado alto de que sea definitiva", afirmó el grupo en un tuit.

___

Colleen Barry, desde Soave, Italia, contribuyó a este despacho. 

Cargando siguiente noticia