21 de Agosto de 2018

Mundo

¡No es broma! Crucifican a filipinos para recrear martirio

Para los testigos, se trató de una 'demostración sangrienta de frenesí religioso'.

Durante su recorrido, algunos de los devotos flagelados, cuyos rostros estaban ocultos por capuchas, posaron con los turistas para tomarse la foto. (SIPSE)
Durante su recorrido, algunos de los devotos flagelados, cuyos rostros estaban ocultos por capuchas, posaron con los turistas para tomarse la foto. (SIPSE)
Compartir en Facebook ¡No es broma! Crucifican a filipinos para recrear martirioCompartir en Twiiter ¡No es broma! Crucifican a filipinos para recrear martirio

Agencia
MANILA.- La noche de este Viernes Santo, siete filipinos fueron crucificados para recrear el martirio de Jesucristo. 

De acuerdo con Notimex, siete devotos católicos filipinos, incluida una mujer, fueron clavados hoy en cruces de madera, en una recreación del Viernes Santo, de la crucifixión de Jesucristo, ante la presencia de miles de espectadores, muchos de ellos turistas.

Pese a que a la Iglesia Católica Filipina no ve con buenos ojos las repugnantes recreaciones de los momentos finales de Jesús, las crucifixiones reales y flagelaciones son una atracción turística el Viernes Santo en una aldea de la provincia de Pampanga, ubicada a unos 80 kilómetros al norte de Manila.

También te puede interesar: Vive el Vía crucis desde el Vaticano con el papa Francisco

En una atmósfera de carnaval, que es un gran negocio para los lugareños, miles de creyentes filipinos y turistas extranjeros se dieron cita este mediodía en la aldea de San Pedro Cutu, Pampanga, para ser testigos de la recreación del sufrimiento que Jesús vivió en la cruz.

Con una demostración sangrienta de frenesí religioso, docenas de penitentes varones caminaron varios kilómetros por las calles de la aldea, golpeándose la espalda desnuda con palos de bambú afilados y pedazos de madera, precediendo las crucifixiones.

Durante su recorrido, algunos de los devotos flagelados, cuyos rostros estaban ocultos por capuchas, posaron con los turistas para tomarse la foto y selfies del recuerdo de su visita a San Pedro Cutu, mientras se azotaban la espalda.

Gotas de su sangre salpicaron automóviles, casas e incluso botellas de refrescos, que los vendedores de bocadillos colocaron sobre varias mesas que fueron colocadas en línea a lo largo del recorrido, según reporte de la cadena filipinas ABS-CBN News.

Tres de las siete personas que participaron en las crucificiones de este viernes tenían clavos de ocho centímetros atravesando las palmas de sus manos y pies, que les provocaron heridas graves.

Mientras que la mayoría de los 80 millones de católicos de Filipinas pasan el Viernes Santo en la iglesia o con la familia, en la aldea de San Pedro Cutu, muchos devotos desean participar en las flagelaciones y crucifixiones reales para expiar sus pecados o dar gracias por la intervención divina recibida.

“Si uno de los miembros de mi familia se enferma, esto es lo que hacemos", dijo Norman Lapuot, un hombre de 25 años, mientras se azotaba con un látigo con punta de bambú. "Hago esto por mis parientes", subrayó.

Lapuot, quien dijo que era la cuarta vez que participaba en la ceremonia, agregó que creía que el ritual de derramamiento de sangre había ayudado a su abuelo a recuperarse de un derrame cerebral.

Las crucifixiones reales del Viernes Santo han estado sucediendo durante décadas en el norte de Filipinas a pesar de la desaprobación oficial Iglesia Católica en la nación.

"La iglesia nunca fomenta la autoflagelación, y mucho menos la crucifixión", subrayó Roy Bellen, portavoz de la Arquidiócesis de Manila, al expresar su rechazo a dichas prácticas.

Todos los sacrificios que se le piden a los católicos durante la Cuaresma y la Semana Santa deberían conducir a acciones que beneficien a los pobres y necesitados, agregó.

La recreación de la crucifixión de Jesucristo en el Viernes Santo atrae cada año a la aldea de San Pedro Cutu a unas 35 mil personas, que dejan importantes derramas económicas para muchas familias que colocan puestos de comida o souvenirs, así como a los taxistas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios