17 de Diciembre de 2017

Mundo

¡De casa de mamá y papá no me voy!

La falta de empleo provocada por la crisis en Italia obliga a miles de jóvenes de aquel país a vivir en casa de sus padres, sin poder independizarse.

Una joven se manifiesta en Madrid contra los recortes en educación. Italia, al igual que España, es uno de los países más golpeados por la crisis en Europa. (Agencias)
Una joven se manifiesta en Madrid contra los recortes en educación. Italia, al igual que España, es uno de los países más golpeados por la crisis en Europa. (Agencias)
Compartir en Facebook ¡De casa de mamá y papá no me voy!Compartir en Twiiter ¡De casa de mamá y papá no me voy!

Agencias  
ROMA, Italia.- Uno años atrás se marchaban cada vez más jóvenes, hoy son algo más de siete millones los italianos de entre 18 y 34 años que se quedan a vivir en la casa de mamá y papá, sin poder independizarse.
   
La crisis, la falta de empleo, hacen sus estrago y este año se sumaron unos 120 mil ciudadanos más a esa inevitable alternativa de compartir el espacio con los padres y resignar la libertad de la vivienda propia y las decisiones cotidianas propias, por falta de recursos económicos.
  
Los datos surge del último Reporte sobre Cohesión Social, que muestra -con datos de 2011- cómo la crisis acentúa ciertos hábitos, una crisis que hace estragos entre los más jóvenes que como en muchos países, también en Italia son los más golpeados por el desempleo, informa el sitio Ansa.
   
La pérdida del poder adquisitivo de las familias también contribuye a trabar la salida del hogar materno de muchos jóvenes. No consiguen empleo, pero tampoco sus familias de origen los pueden ayudar para pagar el alquiler de una vivienda.
   
De ese modo, los jóvenes italianos que unos años atrás tendían a salir lo antes posible de la morada de sus padres, están cambiando a la fuerza sus gustos y anhelos y se quedan cada vez más tiempo estancados, en la pieza de la casa natal, apunta el informe.

Jóvenes italianos han cambiado sus gustos y anhelos a la fuerza

Hoy, sin embargo, al margen de las tradiciones, es fácil ver la mano de la recesión.
   
En cuanto a los detalles de los cuadros estadísticos que figuran en el Informe sobre Cohesión Social presentada esta semana por el ISTAT (ente estadístico), el INPS (Instituto de Previsión Social) y el Ministerio de Trabajo, resulta que viven al menos con un padres 6 millones 933 mil italianos, de 18 a 34 años de edad, el 59.2% de ellos es soltero.
   
En comparación a lo datos de 2010, hay 118,000 más en esa condición.
   
Además del número también se modificó la tendencia. Pues en años anteriores se habían ido disminuyendo lentamente el número de jóvenes que vivía con los padres, mostrando un reducción del fenómeno (del 60.2% en 2000 al 58,6% en 2010).
   
Los datos muestran que la mayoría son hombre, un 55% de las personas, con una edad promedio de 34 años, que vuelven a encontrarse en casa de los padres. Y los datos también confirman el predominio de fenómeno en el centro y el sur, donde se registran unos 4 millones 3 mil jovencitas no casadas, instaladas en el hogar con la madre y/o el padre.
   
Obviamente, la incidencia de este fenómeno es más alta entre los más jóvenes (18-24) años, tal vez porque todavía están luchando con el estudio.
  
Sin embargo, a pesar de estar empleados, algunos trabajan muy poco tiempo para darse el lujo de vivir solos. Lo que están en la franja de entre los 25-34 años de edad son también numerosos lo que permanecen con los padres, unos tres millones.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios