14 de Diciembre de 2017

Mundo

Dejarán de trasplantar órganos de ejecutados en China

En el país asiático, los órganos de los condenados a la pena capital son vendidos a quienes requieran trasplante antes de que la víctima muera.

China pondrá fin a esta práctica criticada a nivel mundial. (Internet)
China pondrá fin a esta práctica criticada a nivel mundial. (Internet)
Compartir en Facebook Dejarán de trasplantar órganos de ejecutados en ChinaCompartir en Twiiter Dejarán de trasplantar órganos de ejecutados en China

Agencias
BEIJING, China.- China dejará de depender en dos años de los órganos extraídos a los ejecutados para trasplantes nacionales, una práctica muy criticada internacionalmente, informó hoy el viceministro de Saludo chino, Juang Jiefu.

"Los trasplantes de órganos en China dejarán completamente de depender de las donaciones de los ejecutados en dos años", dijo Huang, citado hoy por la prensa china.

Ello no significa, sin embargo, que Beijing ponga fin a esta práctica criticada por las asociaciones de derechos humanos, y que consiste en extraer los órganos del ejecutado apenas acaba de morir para ser utilizados por un paciente, informa Notimex.

China está llevando a cabo desde hace años una campaña para modernizar el trasplante de órganos, después de que el país haya sido criticado durante décadas por sus prácticas en este campo.

China, el país que más reos ejecuta, anunció en marzo que planea reducir el número de trasplantes de órganos procedentes de condenados a muerte hasta eliminar esta práctica, pero no dio en aquella ocasión ninguna fecha en concreto.

Anualmente hay un millón y medio de personas en China que necesitan trasplantes, pero sólo 10 mil se pueden llevar a cabo a causa de la escasez de donantes de órganos.

China sigue aplicando un sistema que utiliza los órganos de los prisioneros condenados a muerte y que, como el mismo gobierno admite, ha provocado corrupción en oficiales y desmanes en la administración de las condenas a muerte.

Muchos oficiales, con el objetivo de lucrar, llegaban a vender los órganos de los ejecutados antes de que éstos hubieran muerto e incluso sin que hubieran dado su autorización escrita para proceder a las donaciones.

El gobierno, que durante décadas negó que este "mercado negro" de órganos existiera, ha tratado de regularizar la situación y aplicar una mayor transparencia en los últimos años.

China sigue siendo el país que más reos ejecuta, aunque las cifras de muertos anuales por la pena capital son secreto de Estado y no se publican.

Las organizaciones de derechos humanos, como Amnistía Internacional, que publicará la próxima semana su informe sobre la pena capital en el mundo, estiman que el número de ejecutados anualmente es de "varios miles".

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios