24 de Septiembre de 2018

Mundo

Búsqueda de petróleo contaminó la sangre de una familia

Una corte ordenó a la empresa Aruba Petroleum Inc. indemnizar a los Parr por utilizar una técnica de perforación hidráulica cerca de su casa.

La petrolera Aruba puede apelar la decisión de la Corte. (RT)
La petrolera Aruba puede apelar la decisión de la Corte. (RT)
Compartir en Facebook Búsqueda de petróleo contaminó la sangre de una familiaCompartir en Twiiter Búsqueda de petróleo contaminó la sangre de una familia

Agencias
AUSTIN, Texas.- Una familia texana ha ganado la primera demanda en la historia de EU contra una petrolera por los efectos nocivos del 'fracking'. El monto de la compensación asciende a casi 3 millones de dólares.

Una corte de Dallas ha obligado a la petrolera Aruba Petroleum Inc. a pagar 2.925 millones de dólares a la familia de Robert y Lisa Parr por utilizar la técnica de perforación hidráulica cerca de su casa, en el norte de Texas. 

Según los litigantes, el uso de 'fracking' les causó dolencias físicas y mentales y redujo el valor de su propiedad.

El término en inglés 'fracking' se refiere a la fracturación hidráulica, fractura hidráulica o estimulación hidráulica, que es una técnica para posibilitar o aumentar la extracción de gas y petróleo del subsuelo. 

El procedimiento consiste en la perforación de un pozo vertical en el cual, una vez alcanzada la profundidad deseada, se inyecta a presión algún material en el terreno, con el objetivo de ampliar las fracturas existentes en el sustrato rocoso que encierra el gas o el petróleo y que son típicamente menores a 1 mm, favoreciendo así su salida hacia el exterior.

Según la familia, desde que en 2008 comenzaron las actividades de 'fracking' empezaron a sufrir varios problemas de salud por la contaminación del agua de su pozo y del aire, hasta el punto de que su médico detectó en su sangre varias de las toxinas químicas usadas en el proceso de perforación hidráulica.

También achacan al 'fracking' otro cúmulo de problemas como migrañas crónicas, eflorescencia, mareos, náuseas y epistaxis, e incluso denuncian que su hija se despertaba cubierta por la sangre que le salía de la nariz. 

Además, aseguran que su ganado empezó a padecer epistaxis, y que una vaca incluso parió un ternero "enano" lo que no les había pasado antes.

La familia demandó en 2011 a la petrolera Aruba, que opera unos 22 pozos en un radio de 2 millas (3.3 kilómetros) de su terreno, exigiendo 9 millones de dólares como recompensa. 

Esta no es la primera demanda judicial que tiene que ver con la polémica técnica de perforación, pero es la primera ganada por sus efectos nocivos, según los medios estadounidenses. No obstante, la petrolera aún puede apelar la decisión del jurado texano.

Aparte de contra la compañía Aruba, la familia Parr inició simultáneamente litigios contra otras empresas petroleras que operan cerca de su propiedad. 

Una de petroleras, Halliburton Co., ganó el litigio el año pasado, mientras las demás prefirieron llegar a un acuerdo los demandantes.

(Con información de Actualidad RT)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios