El desempleo juvenil en América Latina es ‘dramático’: OIT

El director regional del organismo indicó que se alcanzó la cifra más elevada en una década.
|
La cifra de desempleo en jóvenes de América Latina es la más elevada en 10 años, según la OIT. (Foto: revistagrilla.com)
La cifra de desempleo en jóvenes de América Latina es la más elevada en 10 años, según la OIT. (Foto: revistagrilla.com)

Agencia
SANTIAGO, Chile.- La tasa de desempleo juvenil en América Latina repuntó con fuerza el último año y se ubicó en 18.3 por ciento, la más alta en una década, informó hoy el director regional de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), José Manuel Salazar-Xirinachs.

El funcionario de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) llamó en el II Encuentro de Jóvenes de la Alianza del Pacífico a tomar medidas para mejorar la “dramática” situación laboral de los jóvenes en la región, publica Notimex.

También te puede interesar: Carrier cierra puestos laborales en EU; los traslada a México

“El desempleo juvenil aumentó en forma abrupta en el último año y pegó un salto de más de tres puntos porcentuales al pasar de 15.1 a 18.3 por ciento”, expuso el encargado de la OIT para América Latina y el Caribe.

Añadió que “la situación, sin caer en alarmismos, la podríamos definir como dramática” y precisó que, en la actualidad, 9.9 millones de personas de entre 15 y 24 años buscan un trabajo en la región sin conseguirlo.

“la situación, sin caer en alarmismos, la podríamos definir como dramática”

Salazar-Xirinachs llamó a invertir en los jóvenes para resolver el desempleo e informalidad, ésta última en un 56 por ciento.

En América Latina y el Caribe hay unos 114 millones de jóvenes en edad de trabajar, de los cuales unos 54 millones participan de la fuerza laboral.

“Existe una necesidad urgente de revertir la situación y las tendencias actuales para sacar provecho del bono demográfico y crear una sólida infraestructura de empleos de calidad y de trabajo decente para estos jóvenes”, consideró.

Salazar-Xirinachs planteó que “el futuro del trabajo para los jóvenes es una tarea conjunta de la política pública, del sector privado, de los movimientos sindicales, de las organizaciones de jóvenes y en la que muchos otros agentes de la sociedad civil organizada pueden contribuir”.