18 de Noviembre de 2018

Mundo

Detienen a jeque por atentados con explosiones en Líbano

Vinculan a Ahmad el Gharib con el grupo terrorista Hezbolah y con el régimen sirio de Bashar al Assad.

Vista de los destrozos causados en el lugar donde se produjo una de las explosiones en Trípoli. (EFE)
Vista de los destrozos causados en el lugar donde se produjo una de las explosiones en Trípoli. (EFE)
Compartir en Facebook Detienen a jeque por atentados con explosiones en LíbanoCompartir en Twiiter Detienen a jeque por atentados con explosiones en Líbano

EFE
BEIRUT, Líbano.- Los servicios de inteligencia de la policía libanesa han detenido a un jeque religioso dentro de la investigación por el doble atentado con explosivos de este viernes en la ciudad septentrional de Trípoli, que asciende ya a 47 muertos y 900 heridos, según diferentes fuentes.

Las explosiones tenían la clara intención de provocar el máximo de víctimas civiles, programadas para que detonaran al mediodía afuera de las mezquitas de Taqwa y Salam, porque estarían llenas de fieles por la hora de oración musulmana.

La detención del jeque Ahmad el Gharib tuvo lugar después que fuera visto en una de las grabaciones de una cámara de vigilancia colocada en la mezquita Al Salam, informó hoy la Agencia Nacional de Noticias (ANN), que agregó que en su domicilio se encontraron varias armas y granadas.

Según el diario "Al Ajbar", El Gharib, de 40 años, está vinculado con el jefe del Movimiento de Unificación Islámica (MUI), Hachem Menkara, un grupo salafista suní próximo al régimen sirio y al grupo chií Hezboláh.

Sin embargo, en un comunicado, el MUI desmintió el arresto de uno de sus jeques y destacó que cualquier implicado en ese "horrible acto criminal" debería ser castigado de modo severo.

El primer ministro saliente, Nayib Mikati, calificó hoy de "gran catástrofe humana" lo sucedido e instó a los tripolitanos a la contención y a la paciencia.

 "El número de heridos supera los 900", agregó, y señaló que las fuerzas de seguridad reforzaron su presencia y las medidas de seguridad para evitar un nuevo ataque similar al de la víspera.

Mientras que nadie se atribuyó la responsabilidad de los ataques, muchos los relacionan con la guerra civil de la vecina Siria, donde una insurgencia encabezada por los suníes busca derrocar al régimen del presidente Bashar Assad, de la secta alauita, derivada de los chiíes.

Hezboláh ha declarado abiertamente que sus guerrilleros combaten junto a las fuerzas de Assad contra los rebeldes sirios y que gozan de la simpatía y respaldo de muchos en la comunidad suní del Líbano.

Calma a medias

Una calma precaria prevalece hoy en esa ciudad septentrional de mayoría suní, donde se escuchan de vez en cuando disparos en el barrio de Bab el Tebani, de mayoría suní, y sus alrededores, según medios locales.

La ANN dijo que unidades del ejército han comenzado a retirar los escombros de las calles, mientras que las grúas retiran los vehículos calcinados y la policía militar prosigue sus investigaciones.

Anoche, Mikati decretó un día de duelo nacional y pidió a las administraciones suspender una hora su trabajo en signo de solidaridad con las víctimas de la doble explosión en Trípoli. 

Acusan a Hezbolah

En Argel, la organización terrorista suní Al Qaeda en el Magreb Islámico (AQMI) acusa al grupo chií libanés Hezboláh de estar detrás del doble atentado que ayer causó al menos 47 muertos y 900 heridos en la ciudad septentrional libanesa de Trípoli.
    
"Estamos seguros de que detrás de esta acción reprobable contra los suníes está la mano del renegado y despreciable Hezboláh, que se mantiene hombro con hombro con (el presidente sirio) Bachar (al Asad) en Siria", aseguró hoy la organización en un mensaje colgado por el órgano portavoz de AQMI "Al Andalus" en la red social Twitter.

En cuatro textos de reducidas dimensiones, como exige esa plataforma de internet, el grupo terrorista amenazó al partido chií libanés con tomar represalias por esta acción.

Funerales

Este sábado se llevan a cabo los funerales de las víctimas de los atentados.

Unas 300 personas que resultaron heridas en las explosiones de ayer viernes seguían hospitalizadas, 65 de ellas en estado crítico, mientras que otros que tenían heridas leves han regresado a sus hogares, informaron fuentes de seguridad al diario The Daily Star.

Las investigaciones sobre las explosiones fuera de dos mezquitas sunitas son realizadas por expertos militares que tratan de identificar los vehículos utilizados en los atentados.

Los funerales comenzaron en los barrios de Abi Samra, Bab al-Ramel, Qibbeh y Mina.


(Con información de EFE y The Associated Press)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios