14 de Diciembre de 2017

Mundo

 / Sismo

Pueblo de Ecuador vive entre ruinas, polvo y hedor

Las autoridades del país esperan más réplicas del intenso terremoto que azotó al país hace una semana; van 602 muertos.

El gobierno de Ecuador agradece la ayuda internacional para su población tras el terremoto del sábado 16 de abril. (AP)
El gobierno de Ecuador agradece la ayuda internacional para su población tras el terremoto del sábado 16 de abril. (AP)
Compartir en Facebook Pueblo de Ecuador vive entre ruinas, polvo y hedorCompartir en Twiiter Pueblo de Ecuador vive entre ruinas, polvo y hedor

Agencias
CANOA, Ecuador.- Los ecuatorianos prefieren dormir a la intemperie y luchan cada día por conseguir comida y agua, mientras las réplicas continúan sacudiendo las ciudades arrasadas por un fuerte terremoto de 7.8 grados de magnitud ocurrido el sábado en la noche.

El peor terremoto ocurrido en Ecuador en una década destruyó virtualmente todas las edificaciones de un piso o dos pisos de la población costera de Canoa el pasado 16 de abril.

Prácticamente todos los edificios en la población costera de Canoas quedaron reducidos a escombros. Los residentes, que duermen en campamentos improvisados, dicen que solo rezan para que no llueva.

Un terremoto de magnitud 6.0 sacudió la costa la noche del jueves, seguido por temblores más pequeños. El presidente Rafael Correa dijo que se prevén más réplicas y ha pedido a la gente que mantenga la calma y que resista.

En Canoa, el 98% de los edificios fueron destruidos por el terremoto inicial de 7.8 de la noche del sábado.

Las poblaciones playeras ecuatorianas usualmente están pobladas por turistas que vienen de todos los lugares del mundo a descansar y admirar su belleza tropical. Pero esta semana se han visto las caras largas y de preocupación de los residentes que están a la espera de provisiones, agua y comida y muchas veces se van sin nada después de estar horas esperando bajo el sol.

Los residentes están usando máscaras para evitar enfermarse por el polvo y el hedor de las calles, como lo han hecho los rescatistas y el personal de ayuda.

Turistas ayudando

Medios locales reportaron que algunos turistas que se estaban quedando cerca de Canoa fueron al pueblo a ayudar.

Equipos de rescate continuaban removiendo escombros en las calles que parecían haber sido bombardeadas, pero ya no quedaba tiempo para encontrar supervivientes. Los rescatistas han advertido de retrasos en la distribución de agua y temen que en los campamentos se esparzan las enfermedades transmitidas por mosquitos.

La cantidad de muertos asciende a, por lo menos, 602 víctimas a la noche del jueves y 155 desaparecidos. El número de damnificados que se quedaron sin vivienda ascendió a 23 mil 500. El conteo final de víctimas puede superar al terremoto de Perú en 2007 y puede convertirse en el más mortífero de los terremotos desde la tragedia de Armenia, Colombia, sucedida en 1999 y que cobró la vida de más de mil personas.

Los daños del terremoto han aumentado las penurias económicas del Ecuador por el colapso en los precios del petróleo. Antes del terremoto, Ecuador se preparaba para una temporada de austeridad fiscal. El Fondo Monetario preveía que la economía ecuatoriana se reduciría en 4.5% este año.

Respuesta formidable

El canciller ecuatoriano, Guillaume Long, agradeció la ayuda humanitaria que la comunidad internacional ha enviado a su país tras el terremoto del pasado sábado, y llamó a que continúe la cooperación para enfrentar de mejor manera la crisis.

Long dijo que “la respuesta latinoamericana fue formidable y esto es integración; no solamente bonitas palabras, sino realmente en el momento de mayor necesidad de un país como Ecuador, nuestros vecinos movilizándose”.

Sin embargo, señaló que lo más importante es que la comunidad internacional entienda que ésto es solo el inicio.

“Pronto vamos a dejar de ser portada en los periódicos, pero la ayuda y cooperación seguirá siendo necesaria para los sobrevivientes”, dijo el canciller desde la provincia de Manabí, la más azotada por el sismo de 7.8 grados Richter.

Explicó que tras el terremoto hay tres fases de recuperación: rescate, atención a damnificados y reconstrucción, en las cuales se requiere ayuda internacional.

Destacó que se recibieron más de mil 200 rescatistas de cerca de 25 países, en un primer momento, para intentar salvar la mayor cantidad de personas bajo los escombros, pero ahora corresponde una segunda fase en la cual se necesitará de otro tipo de ayuda.

(Información de The Associated Press y Notimex)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios