24 de Septiembre de 2018

Mundo

Veinte minutos de agonía por ejecución fallida

La combinación experimental de sustancias que se administró a Clayton Lockett terminó por matarlo en un tiempo mayor al previsto.

Clayton Lockett (izq) murió por un infarto ocasionado por la sobredosis de la sustancia experimental que recibió, mientras que la sentencia de Charles Warner, quien debió ser ejecutado después de Lockett, fue pospuesta. (AP)
Clayton Lockett (izq) murió por un infarto ocasionado por la sobredosis de la sustancia experimental que recibió, mientras que la sentencia de Charles Warner, quien debió ser ejecutado después de Lockett, fue pospuesta. (AP)
Compartir en Facebook Veinte minutos de agonía por ejecución fallidaCompartir en Twiiter Veinte minutos de agonía por ejecución fallida

Agencias
McALESTER, Oklahoma.- Un reo de Oklahoma cuya ejecución fue detenida el martes debido a problemas en la administración de una nueva combinación de tres fármacos falleció de un infarto, informó el director del Departamento de Prisiones estatal.

Robert Patton dijo que Clayton Lockett falleció después que le administraron las tres sustancias.

Patton detuvo la ejecución de Lockett unos 20 minutos después que le administraron el primer fármaco y dijo que se debió a un problema en una vena.

La ejecución comenzó a las 6:23 p.m., cuando las autoridades comenzaron a administrarle el primer fármaco y un médico declaró a Lockett inconsciente a las 6:33 p.m.

Pero unos tres minutos después, la respiración de Lockett se agitó, comenzó a retorcerse en la camilla y trató de levantar la cabeza de la almohada. Después de tres minutos, el médico levantó la sábana que cubría al reo para examinar el punto donde se le aplicaba la inyección.

"Había preocupación de que los fármacos no tenían el efecto deseado y el médico observó en ese momento que había un problema", dijo Patton después en una conferencia de prensa, en que dijo que la vena se había desgarrado.

Después de eso, un funcionario que estaba dentro de la cámara de ejecuciones bajó las persianas para evitar que los que estaban observando la ejecución en el público vieran lo que sucedía.

Patton entonces hizo varias llamadas telefónicas antes de detener la ejecución.

"Tras hablar con el jefe de la prisión y al no conocer qué cantidad de fármacos tenía en el cuerpo, en ese momento decidí detener la ejecución", dijo Patton.

Una sobredosis

También ordenó posponer 14 días la ejecución de Charles Warner, que debió ser ejecutado el martes dos horas después de Lockett.

"Presenciar eso fue muy difícil", dijo después David Autry, el abogado de Lockett, quien cuestionó la cantidad del sedante midazolam que le administraron a Lockett al decir que los 100 miligramos que contempla el protocolo era "una sobredosis".

Es la primera vez que Oklahoma administra el midazolam como el primero de los tres fármacos de la combinación experimental, pero otros estados la han usado. Florida administra 500 miligramos de midazolam como parte de su combinación de tres fármacos.

Lockett, de 38 años y que cumplía su cuarta condena, fue declarado culpable de disparar contra Stephanie Neiman, de 19 años, con una escopeta recortada y de mirar mientras dos cómplices la enterraban viva en el Condado Kay en 1999 después que Neiman y otra persona llegaron a una casa donde los hombres estaban robando.

Exigen detalles

Las autoridades habían programado la ejecución de Warner dos horas más tarde, en la misma sala y camilla. 

El hombre de 46 años fue declarado culpable de violar y matar la hija de 11 meses de su compañera de casa en 1997. Warner ha mantenido su inocencia.

Lockett y Warner demandaron al estado por negarse a revelar detalles sobre los fármacos que usarían en la ejecución, incluido el origen de las sustancias.

Inocentes ejecutados

Un estudio en la revista científica Proceedings of the National Academy of Sciences, "dice que un número sorprendente de personas inocentes son condenadas a muerte".

Según la investigación, en diciembre del 2004, el final del período de presentación de informes de 31 años, solo el 1.6 por ciento de siete mil 482 condenados a muerte vio sus sentencias revocadas. 

Pero el porcentaje de inocentes es del 4.1 por ciento, más del doble de los condenados a muerte y absueltos. Un número incalculable de personas inocentes han sido ejecutadas.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios