11 de Diciembre de 2018

Mundo

Adiós y un alarido, últimos segundos de ejecutado en Texas

Manuel Garza recibió una inyección letal por el asesinato del agente John 'Rocky' Riojas, ocurrido en febrero de 2001.

Foto sin fecha proporcionada por el Departamento de Justicia Penal de Texas, que muestra a Manuel Garza hijo, quien fue ejecutado el miércoles 15 de abril de 2015. (Departamento de Justicia Penal de Texas vía AP)
Foto sin fecha proporcionada por el Departamento de Justicia Penal de Texas, que muestra a Manuel Garza hijo, quien fue ejecutado el miércoles 15 de abril de 2015. (Departamento de Justicia Penal de Texas vía AP)
Compartir en Facebook Adiós y un alarido, últimos segundos de ejecutado en TexasCompartir en Twiiter Adiós y un alarido, últimos segundos de ejecutado en Texas

Agencias
HUNTSVILLE, Texas, EU.- Un hombre de San Antonio condenado por matar a un policía de asalto con su propia arma hace más de 14 años fue ejecutado el miércoles, informa The Associated Press.

Manuel Garza hijo recibió una inyección letal por el asesinato del agente John "Rocky" Riojas, oficial del cuerpo SWAT de la policía de San Antonio. El agente formaba parte de un equipo que combatía robos en complejos de apartamentos en febrero de 2001 cuando detuvo a Garza.

Éste echó a correr, Riojas lo persiguió y luego fue baleado de muerte durante un forcejeo entre ambos.

Riojas, de 37 años, recibió un disparo en la cabeza. Testigos dijeron que Garza colocó la pistola de Riojas en su pantalón, maldijo al agente caído y huyó.

Garza fue arrestado al día siguiente en el apartamento de su hermana después de que un informante dijera a detectives que alguien había tratado de venderle la desaparecida arma de servicio del policía.

En una declaración a detectives, Garza culpó a Riojas de la balacera.

"Verdaderamente pienso que fue culpa del policía", dijo. "No veo por qué quiso sacar su pistola".

Adiós y luego un alarido...

Al pedírsele que hiciera una última declaración, Garza dijo que lamentaba haber ocasionado dolor a su familia, amigos y "especialmente a los agentes de policía".

"Todos ustedes probablemente me odian", dijo mirando a tres amigos de su víctima, vestidos con su uniforme azul marino de la policía de San Antonio. Él les deseo "paz y amor y espero que todos ustedes encuentren a Dios como yo lo he hecho, y los veo en el otro lado".

Cuando el fármaco comenzaba a hacer efecto, Garza pronunció "¡Aquí viene!". Su voz se elevó cuando dijo "adiós" y entonces dejó salir un alarido que se apagó en segundos mientras realizaba tres inhalaciones profundas, y luego un par de inhalaciones superficiales. Fue declarado muerto 26 minutos después a las 6:40 p.m.

Garza, ahora de 35 años, tenía 20 en aquel entonces, pero a pesar de su juventud ya contaba con un largo historial delictivo. No se interpusieron apelaciones de último momento para que se demorara su ejecución.

El dato

  • Es la sexta ejecución que se efectúa este año en Texas.
  • Texas es el estado que más aplica la pena de muerte en EU. 
  • Hay otras dos programadas para este mes.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios