23 de Septiembre de 2018

Mundo

Ejecutan al primer seguidor de Mursi desde el golpe militar

Mahmud Hasan Ramadán había sido condenado en mayo pasado por asesinar a cuatro menores durante manifestaciones a favor del expresidente.

Desde el derrocamiento de Mursi, las autoridades han perseguido a sus simpatizantes y detenido a la cúpula de los Hermanos Musulmanes. (Archivo/EFE)
Desde el derrocamiento de Mursi, las autoridades han perseguido a sus simpatizantes y detenido a la cúpula de los Hermanos Musulmanes. (Archivo/EFE)
Compartir en Facebook Ejecutan al primer seguidor de Mursi desde el golpe militarCompartir en Twiiter Ejecutan al primer seguidor de Mursi desde el golpe militar

EFE
EL CAIRO, Egipto.- Un islamista fue ejecutado este sábado en la horca en Egipto tras ser condenado por actos de violencia, el primer caso en el que se aplica la pena capital contra un simpatizante de los Hermanos Musulmanes desde el golpe militar de 2013.

Aunque la Justicia egipcia ha sentenciado a muerte en juicios masivos a cientos de partidarios del derrocado presidente Mohamed Mursi -dirigente de la Hermandad- por participar en disturbios y protestas en el último año y medio; hasta ahora estos fallos no habían sido cumplidos.

El hombre ejecutado, Mahmud Hasan Ramadán, fue condenado en mayo pasado por asesinar a cuatro menores de edad, a los que lanzó desde la azotea de un edificio durante manifestaciones a favor de Mursi en la ciudad mediterránea de Alejandría, dos días después del golpe de Estado.

Según informó hoy el Ministerio del Interior en un comunicado, la condena fue aplicada tras agotarse todas las etapas judiciales.

El Tribunal de Casación de Egipto confirmó en febrero de este año la sentencia a muerte contra Ramadán, así como las penas de prisión, de hasta cadena perpetua, contra otros 56 personas implicadas en los disturbios de Alejandría.

Esta ciudad fue escenario el 5 de julio de 2013 de unos dramáticos sucesos, recogidos en un vídeo que circuló por internet, y en el que se ve supuestamente a Ramadán con una bandera de Al Qaeda y empujando desde lo alto de un edificio a varios jóvenes.

Desde el derrocamiento de Mursi, las autoridades han perseguido a sus simpatizantes y detenido a la cúpula de los Hermanos Musulmanes, declarados grupo terrorista en diciembre de 2013.

Algunos jueces egipcios piensan que estas sentencias a la pena capital "ayudarán a que retorne la estabilidad al país

La cofradía calificó la ejecución de Ramadán, un islamista no vinculado oficialmente con el grupo, de "política" y denunció que las autoridades se inventaron las acusaciones contra este "opositor".

Los islamistas apuntaron en un comunicado que "la justicia golpista dictó los fallos para cumplir con los deseos del régimen militar" de Abdelfatah al Sisi, antes jefe del Ejército y presidente de Egipto desde mayo.

"Esto es un intento fracasado para acabar con la movilización revolucionaria en las calles egipcias", subrayó la nota, aludiendo a las manifestaciones de los islamistas, que se han reducido notablemente en los últimos meses.

Los Hermanos Musulmanes han perdido fuerza en la calle debido a la brutal represión policial contra las protestas de sus seguidores desde 2013, que se ha saldado con más de tres mil muertos y unos 40 mil detenidos.

Los juicios masivos contra los islamistas han despertado rotundas críticas de las organizaciones de derechos humanos y de la comunidad internacional contra la justicia egipcia, a la que muchos acusan de falta de independencia.

Algunos de los casos más sonados fueron los macrojuicios celebrados en la ciudad de Al Minia, al sur de El Cairo, donde en cuatro procesos simultáneos fueron condenadas a la pena capital más de mil personas, entre ellas el máximo líder de los Hermanos Musulmanes, Mohamed Badía.

El abogado Naser Amin, director del Centro Egipcio para la Independencia de la Justicia, dijo a Efe que "no hay garantías judiciales en estos procesos contra los islamistas porque están cargados de tensión".

"Hay una crisis en la justicia egipcia no vista en 25 años. Este tipo de juicios se celebran en una atmósfera que carece de los estándares legales internacionales", subrayó.

Amin, contrario a la aplicación de la pena de muerte, afirmó que la mayoría de las condenas a la horca deberían cancelarse porque son "inválidas".

El letrado y activista expresó su confianza en que el Tribunal de Casación rechace esos cientos de fallos y ordene la repetición de los procesos.

En su opinión, algunos jueces egipcios piensan que estas sentencias a la pena capital "ayudarán a que retorne la estabilidad al país, y esto es un error".

Este ahorcamiento se produce dos días después de una remodelación gubernamental, en la que fue designado nuevo ministro de Interior Magdi Abdelgafar. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios