24 de Septiembre de 2018

Mundo

Ejércitos envían a animales a la guerra

Desde abejas detectoras de bombas hasta perros antitanque, el hombre siempre ha contado con apoyos especiales.

Las abejas son entrenadas para reconocer los aromas de los componentes de bombas. (lanl.gov)
Las abejas son entrenadas para reconocer los aromas de los componentes de bombas. (lanl.gov)
Compartir en Facebook Ejércitos envían a animales a la guerraCompartir en Twiiter Ejércitos envían a animales a la guerra

Agencias
MOSCÚ, Rusia.- Desde gatos espías hasta abejas detectoras de bombas, los animales vienen teniendo un extraño protagonismo en la historia de las operaciones militares.

Estas son algunas de las tareas menos ortodoxas que han sido asignadas a nuestros 'hermanos menores'.

Delfines en la Marina

Los delfines vienen sirviendo en la Marina de EU desde hace más de 40 años como parte del Programa de Mamíferos Marinos de la Marina, y fueron utilizados durante la Guerra de Vietnam y la Operación Libertad Iraquí , según el sitio web Mother Nature Network. 
Estos inteligentes animales están capacitados para detectar, localizar y marcar las minas. Sin embargo, parece que el 'reclutamiento' de un nuevo robot de desminado en 2017 podría 'jubilar' a los delfines. 

Abejas detectoras de bombas

Las abejas son rastreadores natos, ya que están provistas de antenas capaces de detectar polen en el viento y seguirlo hasta flores específicas. Esa es la razón por la que las abejas están siendo entrenadas para reconocer los aromas de los componentes de las bombas. 

Jerbos vs terroristas 

El MI5, el servicio británico de espionaje, contempló el uso de un equipo de jerbos entrenados para detectar terroristas que ingresaran en Gran Bretaña durante la década de los 70. Según Sir Stephen Lander, exdirector de la organización, los israelíes habían puesto en práctica la idea de colocar jaulas con jerbos en los puntos de control de seguridad en el aeropuerto de Tel Aviv. Un ventilador redirigía el aroma de los sospechosos hacia la jaula de los roedores, que habían sido entrenados para activar una palanca si detectaban altos niveles de adrenalina. 

El sistema nunca se puso en práctica en los aeropuertos del Reino Unido porque los israelíes se vieron obligados a abandonar la idea después de descubrir que los jerbos no podían distinguir entre terroristas y pasajeros asustados por volar. 

Perros antitanque

Los perros antitanque fueron utilizados por la Unión Soviética durante la Segunda Guerra Mundial para luchar contra los tanques alemanes. Perros con explosivos amarrados a sus espaldas estaban entrenados para buscar comida bajo los tanques. Cuando el perro estaba debajo del vehículo se activaba un detonador que provocaba una explosión.  

Mientras que algunas fuentes soviéticas afirman que alrededor de 300 tanques alemanes fueron neutralizados por perros, muchos dicen que esto no es más que propaganda que trata de justificar aquel programa. 

Insectos ciborg

Aunque parezca una propuesta de ciencia ficción, el Departamento de Defensa de EE.UU. está desarrollando estos organismos cibernéticos como parte de su programa de insectos híbridos. Los científicos implantan controles electrónicos en los cuerpos de los insectos durante las primeras etapas de la metamorfosis permitiendo que crezca el tejido alrededor de ellos. De esta forma los insectos pueden ser rastreados, controlados y utilizados para recopilar y transmitir información. Por ejemplo, una oruga podría llevar un micrófono para registrar conversaciones o un sensor de gas para detectar un ataque químico.

Gatos espía

Durante la Guerra Fría, la CIA trató de convertir un gato doméstico común en un dispositivo de espionaje sofisticado como parte de la Operación Acoustic Kitty (Gatico acústico). La idea era alterar quirúrgicamente gatos para que pudieran escuchar conversaciones soviéticas desde los bancos de los parques y las cornisas. 

El proyecto comenzó en 1961 cuando la CIA implantó una batería y un micrófono en un gato y convirtió su cola en una antena. Sin embargo, el gato se alejó cuando tuvo hambre. Finalmente, después de cinco años, varias cirugías, y un gasto de 15 millones de dólares, un nuevo gato estaba listo para su primera prueba de campo. 

La CIA llevó el gato a un campamento soviético en Wisconsin Avenue, en Washington. Apenas intentó cruzar una calle, fue atropellado inmediatamente por un taxi. La operación Acoustic Kitty fue declarada un fracaso y se abandonó por completo en 1967. 

El oso soldado

Wojtek era un oso pardo recién nacido cuando la Segunda Compañía de Transporte polaca lo encontró vagando por las colinas de Irán en 1943. Los soldados se lo llevaron, le dieron de comer leche condensada, y en poco tiempo se convirtió en parte de la unidad, hasta el punto de que incluso disfrutaba de las cervezas y cigarrillos con sus compañeros de armas. 

Cuando Voytek se convirtió en un oso de 130 kilos y 1,80 metros de estatura, fue entrenado para llevar proyectiles de mortero y cajas de municiones durante la batalla. En 1944 se alistó oficialmente en el ejército polaco con nombre, rango y número. El oso viajó con su unidad, llevando municiones a los soldados bajo el fuego y una vez incluso descubrió a un espía escondido en el baño de la cabaña de la unidad. Después de la guerra, el zoológico de Edimburgo se convirtió en el nuevo hogar de Voytek, donde vivió hasta su muerte en 1963. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios