15 de Diciembre de 2018

Mundo

El romance prohibido que casi trunca una carrera política

Sale de las sombras la periodista argentina María Belén Chapur, amante del exgobernadoir de Carolina del Sur, Mark Sanford, ahora senador electo.

María Belén Chapur escucha a su prometido Mark Sanford pronunciar un discurso en el Senado el 7 de mayo del 2013 en Carolina del Sur. (Agencias)
María Belén Chapur escucha a su prometido Mark Sanford pronunciar un discurso en el Senado el 7 de mayo del 2013 en Carolina del Sur. (Agencias)
Compartir en Facebook El romance prohibido que casi trunca una carrera políticaCompartir en Twiiter El romance prohibido que casi trunca una carrera política

Agencias
CHARLESTON, Carolina del Sur, EU.- Cuatro años atrás, María Belén Chapur vivía escondida en Buenos Aires, acosada por una prensa insaciable que se regodeaba dando a conocer detalles íntimos de su romance con un importante político estadounidense que estaba casado.

Hoy, Chapur da la cara y se prepara para instalarse en Washington con Mark Sanford, el político que resucitó su carrera luego de verla descarrilada al enamorarse de la periodista argentina.

Chapur parece ser una experta en el arte de esquivar a la prensa y su figura sigue rodeada de un manto de misterio. Se sabe poco de ella y no se la ve en público. Sanford ha dicho que están comprometidos, pero no se ha mostrado casi con ella.

Chapur está viviendo en Estados Unidos, desde donde escribe una columna para un medio argentino, y estuvo con Sanford el día que ganó las internas del partido republicano y nuevamente cuando doblegó el martes a la candidata demócrata Elizabeth Colbert Busch.

Cuando se casen, seguramente se instalará con Sanford en Washington, donde se codeará con lo más granado de la política estadounidense.

La argentina ganó fama internacional en el 2009, cuando se supo que Sanford, por entonces gobernador de Carolina del Sur, se había ido a Argentina a verla sin decirle ni siquiera a sus colaboradores más allegados. No solo salió a la luz el romance, sino que también circularon cartas electrónicas íntimas entre ambos.

El romance extramatrimonial de Sanford le costó la gobernación del estado y su matrimonio

Como consecuencia del escándalo, Sanford renunció a la gobernación y su esposa le pidió el divorcio.

Parecía que su carrera política había llegado a su fin. Sanford, no obstante, se postuló a la banca que quedó vacante tras la renuncia de Jim DeMint, la cual él ya había ocupado durante tres períodos antes de ser gobernador. Y la ganó, completando una redención política que pocos hubieran imaginado hace un par de años.

"Soy un hombre imperfecto salvado por la gracia de Dios", declaró Sanford a un centenar de simpatizantes luego recuperar su antigua banca senatorial. "Me comprometo ante todos ustedes a ser el mejor legislador que puedo ser".

El miércoles, en una entrevista con el programa "Today" de NBC, dijo que sus antecedentes como defensor de los intereses de los contribuyentes son más importantes que su historia de redención.

"Considero que tengo unos antecedentes muy sólidos en defensa del bolsillo de la gente", sostuvo.

La victoria fue más amplia que lo anticipado. Sanford obtuvo el 54% de los votos ante una rival que es hermana del popular comediante político Stephen Colbert, en un distrito que no manda un demócrata al Congreso nacional desde hace más de tres décadas.

"Un tipo se me acercó el otro día y me dijo que me parecía a Lázaro", relató Sanford, aludiendo al personaje bíblico asociado con el milagro de la resurrección. "He hablado mucho sobre la gracia de Dios durante la campaña. Hasta que uno no experimenta la gracia humana como reflejo de la gracia de Dios, no entiende realmente de qué se trata. Yo no lo entendía".

Sanford, un político conservador de pura cepa, no eludió hablar de sus problemas pasados. "Defraudé a mucha gente en el 2009. Pero me embarqué en una odisea personal notable, que espero se refleje en mi vida en el futuro", manifestó.

En agosto de 2012, se supo que el ex gobernador de Carolina del Sur le propusomatrimonio a su amante argentina de la misma forma en que él vivió desde que su amorío descarriló su carrera política: combinando sigilo con reservadas expresiones de amor y un toque de locura.

El resurgimiento

Mark Sanford, quien cumplirá 53 años este mes, jamás perdió una contienda electoral. Ganó las cuatro veces que se postuló al Senado y dos elecciones para gobernador. Había dicho que si perdía en esta ocasión, dejaría la política.

La resurrección de Sanford es notable si se tiene en cuenta la debacle que sufrió en el 2009, en que tuvo que pagar una multa de 70 mil dólares, la más alta en la historia del estado, por una falta ética, pues usó dinero del estado para pagar su viaje a Argentina por un asunto personal. Su esposa Jenny, una figura popular y quien era una importante aliada política, le pidió el divorcio.

Tres semanas antes de la elección especial trascendió que la ex esposa había denunciado ante los tribunales que Sanford había violado los términos del acuerdo de divorcio al quedarse unos días en su casa, luego de lo cual el Comité Legislativo Nacional Republicano le retiró su apoyo. Sanford debe presentarse ante un juzgado el jueves para responder a esa denuncia.

Afirma que trató de comunicarse con su ex esposa para decirle que se quedaría en la casa para que el hijo menor de ambos no viese el Super Bowl solo.

Si bien el distrito es firmemente republicano, Colbert Busch había recaudado más dinero que Sanford y los demócratas inundaron las radios y televisoras con avisos en los que cuestionaban el pasado del republicano. Se esperaba una contienda más pareja, pero Sanford se impuso con una ventaja relativamente holgada.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios