18 de Diciembre de 2017

Mundo

Republicanos toman el control del Senado en EU

Los últimos dos años de Barack Obama en la Casa Blanca serán marcados por la fuerte influencia del partido opositor.

La comunidad hispana representó el ocho por ciento del electorado total que participó en las legislativas de este martes. (AP)
La comunidad hispana representó el ocho por ciento del electorado total que participó en las legislativas de este martes. (AP)
Compartir en Facebook Republicanos toman el control del Senado en EUCompartir en Twiiter Republicanos toman el control del Senado en EU

Agencias
WASHINGTON, D.C.- Los republicanos tomaron el control del Senado de los Estados Unidos por primera vez en ocho años.

La carrera decisiva fue la victoria republicana de Thom Tillis sobre la titular demócrata Kay Hagan en Carolina del Norte.

La victoria de Tillis da a los republicanos los seis escaños que necesitaban para tener la mayoría en el Senado que comienza sus sesiones en enero.

Los republicanos habían ganado anteriormente el martes en Arkansas, Colorado, Montana, Dakota del Sur y Virginia Occidental.

Sin embargo, la configuración final del Senado se conocerá hasta el 6 de diciembre, toda vez que la demócrata Mary Laindreau y el republicano Bill Cassidy irán a segunda ronda, debido a que ninguno logró superar el 50 por ciento de votos.

Obama estaba en la Casa Blanca mientras los electores cambiaban la composición del Congreso para sus últimos dos años en la presidencia. En momentos que los legisladores se alistan para convocar a una sesión postelectoral la próxima semana, Obama invitó a los líderes legislativos a una reunión el viernes.

Caídas y respiros

El senador Mark Pryor, de Arkansas, fue el primer demócrata en caer, derrotado por el representante Tom Cotton. Por su parte, la representante Shelley Moore Capito ganó para los republicanos un escaño al Senado por Virginia Occidental, la primera victoria de su partido desde 1956.

El ex gobernador Mike Rounds triunfó en Dakota del Norte para llevarse otro escaño de manos demócratas, y el representante republicano Bill Cassidy obligó a la senadora Mary Landrieu a una segunda vuelta el 6 de diciembre en Louisiana. Además, el representante republicano Steve Daines ganó la carrera por el Senado en Montana.

En respiro para los demócratas, la senadora Jeanne Shaheen fue reelegida en Nueva Hampshire.

El senador Thad Cochran, casi destronado por un retador del Tea Party anteriormente este año, ganó un séptimo período en Mississippi. Y el ex gobernador Mike Rounds triunfó en Dakota del Sur para arrebatar otro escaño a los demócratas.

Los gobernadores de Nueva York y California, estados grandes de inclinación demócrata, se postulaban a la reelección, y retadores se enfrentaban a titulares republicanos en Wisconsin, Florida y Pennsylvania, carreras reñidas entre las 36 para gobernador en todo el país.

Gobierno en mal camino

Los electores de 41 estados también zanjaron temas que iban desde las leyes sobre armas de fuego, la legalización de la marihuana y el salario mínimo. Los habitantes de Maine decidieron de una vez por todas una propuesta para prohibir a los cazadores de osos usar cebos, perros o trampas.

Las elecciones se realizaron contra un fondo de insatisfacción tanto con Obama como con los líderes republicanos del Congreso. Más de 4 de cada 10 electores entrevistados después de votar desaprueban la gestión tanto de Obama como del Congreso, según los resultados preliminares de encuestas realizadas para la AP y cadenas de televisión.

Casi dos tercios de los electores entrevistados dijo que el gobierno anda por mal camino. Sólo 31% dijo que el gobierno marchaba por el camino debido.

El aspecto principal de estos comicios legislativos, en la segunda mitad del último período presidencial de Obama, es la batalla por el control del Senado y la capacidad de fijar la agenda legislativa.

Los republicanos ganaron más poder para fijar la agenda durante los últimos dos años de Obama en la Casa Blanca.

El gran número de carreras reñidas, combinado con la probabilidad de segundas vueltas en Luisiana y Georgia, presenta la posibilidad de que ninguno de los dos partidos pueda reclamar la victoria el miércoles, el día siguiente de la jornada electoral.

Latinos al poder

Los candidatos republicanos Carlos Curbelo y Alex Mooney y el demócrata Rubén Gallego, tres de los diez candidatos hispanos que intentaban por primera vez llegar al Congreso, obtuvieron la victoria el martes en sus respectivos distritos.

Curbelo derrotaba 52 a 48 al demócrata Joe García en el distrito 26 de Florida con 94% de las mesas electorales escrutadas.

Mooney representará al distrito dos de Virginia Occidental, uno de los pocos escaños en todo el país que los demócratas esperaban arrebatar a los republicanos, pese a que la republicana Shelley Moore Capito fue reelecta en siete ocasiones hasta que en 2012 lanzó su candidatura al Senado.

Gallego no enfrentaba rival republicano en el distrito siete de Arizona, un bastión demócrata que representó Ed Pastor de manera prolongada y donde 50% de los votantes son hispanos.

Entre los diez candidatos noveles se contaba la republicana Marilinda García, quien cayó por cerca de 14.000 votos ante la demócrata en ejercicio Ann Kuster en el distrito dos de New Hampshire.

Además de Gallego y de los dos hijos de exiliados cubanos, Curbelo y Mooney, diez legisladores hispanos demócratas y tres republicanos han obtenido hasta el momento la reelección.

La representación hispana en la Cámara de Representantes, que actualmente se ubica en 28 miembros, podría alcanzar un nuevo máximo histórico con las postulaciones de al menos 40 candidatos latinos en 16 estados.

Hispanos, con los demócratas

Seis de cada diez hispanos votaron el martes a favor de candidatos demócratas a la cámara baja, según encuestas de boca de urna que estimaron la participación de los hispanos en un 8% del electorado total.

Los republicanos obtuvieron una preferencia del 34% en los comicios por la totalidad de los 435 escaños de la cámara baja. Casi siete de cada 10 votantes hispanos expresó una opinión negativa de los líderes republicanos en el Congreso y del Partido Republicano, mientras que las opiniones sobre el movimiento más conservador y radical de esa agrupación política, el `Tea Party', se repartieron casi por igual entre seguidores, detractores e indiferentes.

Una mitad de los votantes latinos dijo que la economía es el tema de mayor importancia para Estados Unidos, seguido por el acceso a la atención médica (24%). La inmigración ilegal quedó como el tercer asunto más importante, al ser mencionada por el 16% de los votantes latinos.

(Información de Notimex y The Associated Press)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios