09 de Diciembre de 2018

Mundo

Erupción de volcán trae muerte, pero también vida

Hay cuatro muertos y más de 100,000 evacuados; agricultor considera una bendición el fenómeno porque podrá utilizar la ceniza para mantener a raya a las pestes.

La ceniza volcánica del Monte Kelud fue despedida hasta a 600 kilómetros (370 millas) de distancia. (EFE)
La ceniza volcánica del Monte Kelud fue despedida hasta a 600 kilómetros (370 millas) de distancia. (EFE)
Compartir en Facebook Erupción de volcán trae muerte, pero también vidaCompartir en Twiiter Erupción de volcán trae muerte, pero también vida

Agencias
SIDOMULYO, Indonesia.- La ceniza y piedras que despidió el Monte Kelud desde el jueves en Indonesia causaron muerte y destrucción, además de desbaratar el tránsito aéreo internacional, pero para muchos de los millones de personas que despejaban los escombros el sábado después de la erupción explosiva, significó también un hálito de vida para sus cultivos.

"Esta es una bendición después de todo", comentó Imam Choiri, un agricultor de 55 años que recogía la ceniza del camino para utilizar como fertilizante en su pequeña granja a pocos kilómetros del cráter, que seguía rugiendo y echando humo. Choiri dijo que los residentes creen que la ceniza ayuda a mantener a raya las pestes de los cultivos.

La erupción de la montaña de 1,730 metros (5.680 pies) en la isla de Java el jueves por la noche fue una de las más intensas en Indonesia en los últimos años. La ceniza volcánica fue despedida hasta a 600 kilómetros (370 millas) de distancia, informa The Associated Press.

Cuatro personas, incluso una mujer de 97 años, murieron cuando se desplomaron los techos de sus viviendas bajo el peso de la ceniza. Más de 100,000 personas fueron evacuadas a refugios improvisados.

Nuevos riesgos y advertencias

El sábado, los científicos dijeron que la actividad volcánica en el Kelud estaba mermando, siguiendo la tradición de ser una montaña que tras una erupción intensa se adormece más o menos por una década, pero las autoridades advirtieron que el agua del cráter, junto con la lluvia, podría provocar deslizamientos de tierra mortíferos con una lluvia de ceniza y rocas por los lechos de los ríos hasta pueblos y valles.

El ejército prohibió a los residentes que regresaran a sus casas en un radio de 10 kilómetros (6 millas) en torno del volcán, aunque muchos retornaron subrepticiamente para controlar su ganado y limpiar su finca. Las autoridades encontraban difícil impedir que la gente regresara, dado el dinero que los agricultores pueden perder si no atienden sus actividades y dijeron que unas 56,000 personas permanecían en 89 refugios.

"Tenemos que ordeñar las vacas. Si no lo hacemos pueden enfermar y morir", advirtió Marjito, un hombre de 45 años que viajaba en motocicleta con su esposa a su pueblo a unos 5 kilómetros (3 millas) del cráter.

"Tenemos mucho trabajo que hacer, incluso correr y escondernos de los efectivos de seguridad", afirmó su esposa Dinaya. Como muchos indonesios, ambos usan un solo nombre.

Seis aeropuertos en Java -la isla más poblada de Indonesia y hogar de más de la mitad de los 240 millones de habitantes- permanecían cerrados, incluso el centro aéreo internacional que sirve a la segunda ciudad del país, Surabaya. Las autoridades de transporte dijeron que se debía a la ceniza en la pista y en los aviones y no en la atmósfera y agregaron que probablemente reabrirán antes del lunes.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios