20 de Agosto de 2018

Mundo

La escuela que enseña música y amor por la vida

La academia Alpha, administrada por monjas y cuna de la cultura musical jamaiquina, pasa dificultades económicas.

La crisis se ha agravado a tal punto que los directivos de la escuela dicen que se verán obligados a eliminar el programa residencial. (Agencias)
La crisis se ha agravado a tal punto que los directivos de la escuela dicen que se verán obligados a eliminar el programa residencial. (Agencias)
Compartir en Facebook La escuela que enseña música y amor por la vidaCompartir en Twiiter La escuela que enseña música y amor por la vida

Agencias
KINGSTON, Jamaica.- Descalzo y con ropa donada, Renaldo Brown practica pacientemente las escalas con su flauta, bajo la sombra de un árbol en una academia de música de Jamaica famosa por haber sido la cuna del aprendizaje para muchos de sus estrellas.

"Es difícil pero me gusta. Estoy mejorando porque he estado practicando casi todos los días por dos años", dijo el joven de 12 años, originario del humilde poblado de Spanish Town, en Jamaica, mientras jugaba con las claves de su instrumento plateado.

Renaldo es uno de una veintena de niños de familias pobres que acuden a la Escuela de Niños Alpha y que están descubriendo un mundo nuevo a través de la música. Algunos de los jóvenes son huérfanos, mientras otros han sido enviados a la institución por negligencia o abuso familiar, o por mala conducta.

La escuela, administrada por monjas desde fines del siglo XIX, ha sido la cuna de la cultura musical jamaiquina, y una fuente de esperanza para los jóvenes con problemas. Durante décadas, han salido de la institución intérpretes de música jamaiquina como el ska, el rocksteady y el reggae, según publica The Associated Press.

Pero a pesar de su historia como forjador de los músicos jamaiquinos, la escuela está pasando dificultades económicas, atenazada por el alza de los precios y la disminución de los subsidios del gobierno, que ascienden a apenas 60 dólares por semana por cada alumno. La crisis se ha agravado a tal punto que los directivos de la escuela dicen que se verán obligados a eliminar el programa residencial.

En la escuela, los alumnos, de entre 8 y 18 años, reciben instrucciones para aprender autodisciplina y desarrollar la autoestima

Ante la situación, la escuela fundó su propio negocio con fines de lucro, incluyendo una línea de ropa "Alpha Wear" y un canal de radio por internet que difunde música producida por alumnos y que llega a unas 60 mil personas al mes. La directora de la escuela, sor Susan Fraser, dijo que el canal de radio aún no es rentable, pero que eventualmente recaudará suficiente dinero mediante patrocinantes y publicidad.

Fraser, integrante de la orden religiosa Hermanas de la Misericordia, dijo que Alpha está por ampliarse y modernizar sus programas de entrenamiento, a fin de garantizar que la iniciativa perdure y prospere.

"En el futuro, nos concentraremos más en el programa musical en todos sus aspectos", declaró. "No será solamente cómo tocar el instrumento, sino también la música como negocio".

En la escuela, los alumnos, de entre 8 y 18 años, reciben instrucciones para aprender autodisciplina y desarrollar la autoestima, mientras aprenden a leer música y los principios de la armonía y la composición, además de las clases tradicionales como costura y carpintería. La escuela tiene actualmente unos 85 alumnos, 25 de los cuales están inscritos en el programa musical.

Muchos estudiantes de la escuela han superado circunstancias adversas y se han convertido en renombrados músicos, como por ejemplo los integrantes de la banda The Skatalites, el ahora fallecido jazzista Joe Harriott, y el discjockey Yellowman. Muchos otros han hallado trabajo como músicos de estudio, tanto en Jamaica como en el exterior.

"Hay ex alumnos de Alpha que mantienen vivo este legado, en todas partes. Uno puede ir a Francia, Alemania, Nueva York, allí habrá algún niño Alpha", declaró Winston "Sparrow" Martin, un ex alumno que ha sido inspiración para muchos jóvenes como el director de la banda escolar, y quien ha emprendido su propia carrera musical.

Por mucho tiempo, se enseñaba en la escuela la música clásica, el jazz y el folk. Pero cuando se empezó a escuchar por la radio el rhythm and blues de Estados Unidos en los años 50, los alumnos del Alpha transformaron esos sonidos con trompetas, trombones y otros instrumentos y crearon el ska, que luego evolucionó al rocksteady y el reggae.

El programa musical de la escuela Alpha data de 1892, cuando los alumnos aprendían a tocar percusión y pífano. Formaron una banda que evolucionó gracias a la orientación de la veterana directora de la escuela, sor Mary Ignatius Davies, una coleccionista de discos de música quien falleció en el 2003 a los 81 años.

Joshua Chamberlain, voluntario y maestro de la escuela, dijo que se tiene la intención de crear un estudio de grabación en el lugar que atraiga talento del exterior.

"¿Quién no va a querer venir al lugar donde esta música pareció tener sus comienzos? Por supuesto que hay interés en el mundo", dijo Chamberlain, originario de Nueva Hampshire y quien está haciendo un doctorado en estudios culturales en la Universidad de Jamaica West Indies.

Chamberlain sostuvo pronto complementarán sus clases de instrumentos con clases de producción mediática, grabación y promoción. La escuela ha estado recaudando fondos de compañías privadas, instituciones y donantes, y ahora está tratando de conseguir 23 mil dólares mediante el sitio web Kickstarter, a fin de lanzar un canal de radio normal que complemente al que existe online. La escuela alberga esperanzas de poder recaudar 200 mil dólares para poder comprar equipos más sofisticados.

Los alumnos actuales están entusiasmados sobre el futuro. En una tarde reciente, miembros de la banda practicaron en un salón de techo elevado lleno de trompetas, saxofones y otros instrumentos. Algunos parecían nuevos, otros estaban desgastados por el uso.

Concentrado en su música, Renaldo toco su flauta con los demás músicos, incluyendo un tecladista y varios trompetistas. Al tomarse un receso, tanto Renaldo como sus compañeros admitieron que soñaban con ser músicos profesionales.

"Muchas otras personas han salido de aquí y han pasado a ser músicos, y pues bien, yo espero poder hacer lo mismo", declaró.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios