Espionaje pone a prueba las promesas de Obama

Durante su primera campaña presidencial en 2008 dijo que dejaría atrás la era de George W. Bush "de las escuchas telefónicas sin orden judicial".

|
El presidente Barack Obama. (Agencias)
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp
Compartir noticia en twitter
Compartir noticia en facebook
Compartir noticia por whatsapp

Agencias
WASHINGTON, DC.- La reciente filtración sobre la vigilancia de la Agencia de Seguridad Nacional de EU a los usuarios de empresas clave de Silicon Valley convierten a Obama en el continuador de las políticas de George W. Bush, según publica el sitio web actualidad.rt.

En 2008, cuando el actual presidente Barack Obama todavía era el senador de Illinois y participaba en sus primeros comicios presidenciales, uno de los puntos de su programa electoral fue dejar atrás la era de George W. Bush "de las escuchas telefónicas sin orden judicial". 

Obama no se mostró entonces dispuesto a apoyar a las compañías de comunicación demandadas por proporcionar datos de sus usuarios al Estado.

Pero ya en diciembre de 2012 el presidente firmó el documento que extendía otros cinco años la vigencia de la Ley de Vigilancia de Inteligencia Extranjera (FISA, por sus siglas en inglés), que otorga a las agencias de inteligencia la posibilidad de espiar a los ciudadanos del país sin orden judicial. 

"Bienvenidos a una época Obama-Bush"

"Bienvenidos a la era de Bush-Obama, un periodo de 16 años en la historia estadounidense que será recordado por una erosión sin precedentes de las sociedades civiles y una falta de respeto a la transparencia , escribe el analista Ron Fournier, director editorial de la revista 'National Journal', subrayando que el curso de la política de Obama no tiene grandes diferencias con el su predecesor. 

"Lo que hemos aprendido sobre la Casa Blanca de Bush-Obama es que las palabras no significan nada", concluye el analista en su artículo.

Cargando siguiente noticia