17 de Enero de 2018

Mundo

Vendían más caro a la jovencita mexicana más joven y bonita

Dos mexicanos y dos estadounidenses se declararon culpables de utilizar a jóvenes indocumentadas para tráfico sexual y lavado de dinero.

En la cantina 'Las Palmas II' se resguardaba a las jóvenes indocumentadas para evitar que fueran capturadas por las autoridades migratorias. (chron.com)
En la cantina 'Las Palmas II' se resguardaba a las jóvenes indocumentadas para evitar que fueran capturadas por las autoridades migratorias. (chron.com)
Compartir en Facebook Vendían más caro a la jovencita mexicana más joven y bonitaCompartir en Twiiter Vendían más caro a la jovencita mexicana más joven y bonita

Agencias
HOUSTON, Texas.- Un grupo de cuatro personas, dos estadunidenses y dos mexicanos, se declararon culpables este viernes en una corte federal en Houston, Texas, de participar en una red de tráfico sexual que prostituía a adolescentes mexicanas.

Los estadounidenses Abel Medeles, de 64 años de edad, y Odelia Hernández (45), y los mexicanos Eduardo Guzmán González (30) y Alberto Méndez Flores (25), formaban parte de una banda de 13 personas arrestadas tras el allanamiento en octubre pasado de varios bares y burdeles en Houston.

La Oficina del Procurador Federal para el Sureste de Texas informó que los cuatro se declararon culpables de conspirar para albergar a adolescentes indocumentadas utilizadas en el tráfico sexual y el blanqueo de dinero.

Como parte de su confesión, todos admitieron que trabajaban en “Las Palmas II”, una cantina ubicada en Houston y que conocían que en ese lugar se ocultaba, albergaba y protegía de las autoridades a indocumentadas y que los propietarios se benefician de ello.

Los cuatro aceptaron que como parte de su trabajo, ayudaron en la operación del negocio y facilitaron sustancialmente el ocultamiento, el albergue y la protección de las empleadas y clientes del negocio.

Las autoridades federales informaron que la banda fijaba los precios para tener sexo con las jóvenes indocumentadas, sobre la base de que tan joven y bonita era la adolescente.

Cuantiosa renta

Medeles, también conocido como “Chito”, estaba a cargo del estacionamiento del lugar y era responsable de alertar a los demás si la policía estaba en la zona.

Guzmán y Méndez administraban la cantina y pagaban a los propietarios del lugar 20 mil dólares cada semana con el dinero recibido de la operación de “Las Palmas II” y se quedaban con el resto de los ingresos.

El juez federal Ewing Werlein fijo para para el próximo 10 de octubre la sentencia de Medeles y Hernández, mientras que Guzmán y Méndez serán sentenciados la próxima semana. Ambos en enfrentan una pena máxima de 10 años de prisión y una multa de 250 mil dólares.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios