17 de Diciembre de 2018

Mundo

EU vive su peor catástrofe natural desde Sandy

Las intensas lluvias han prolongado inundaciones históricas en Louisiana dejando 13 muertos y 40 mil casas dañadas.

Las autoridades reportan un saldo de al menos 13 muertos, miles de damnificados y cuantiosos daños en infraestructura. (AP/Max Becherer)
Las autoridades reportan un saldo de al menos 13 muertos, miles de damnificados y cuantiosos daños en infraestructura. (AP/Max Becherer)
Compartir en Facebook EU vive su peor catástrofe natural desde SandyCompartir en Twiiter EU vive su peor catástrofe natural desde Sandy

Agencias
BATON ROUGE, Louisiana.- Las inundaciones que han azotado el estado de Louisiana durante la última semana se han convertido en el peor desastre natural que ha golpeado Estados Unidos desde el huracán Sandy, que arrasó el país dejando tras de sí más de 200 muertos.

"Miles de personas en Louisiana lo han perdido todo y necesitan nuestra ayuda", señaló el vicepresidente de logística y operaciones de servicios en desastres de la Cruz Roja, Brad Kieserman.

"Este desastre es el peor que alcanza a Estados Unidos desde el ciclón Sandy", afirmó Kieserman.

El huracán Sandy, que azotó la costa Este a finales de octubre y principios de noviembre de 2012, ha sido el más letal registrado en Estados Unidos en los últimos 40 años y el segundo más costoso, tras Katrina que tocó tierra en Louisiana a finales de agosto de 2005.

Ahora las intensas lluvias, que se prolongaron por más de 72 horas, provocaron inundaciones históricas en el estado de Louisiana, en el sur de Estados Unidos.

Las autoridades reportan un saldo de al menos 13 muertos, miles de damnificados y cuantiosos daños en infraestructura.

El presidente estadounidense Barack Obama visitará el próximo martes las zonas de Louisiana afectadas por las inundaciones, confirmó la Casa Blanca.

El mandatario -indicó- está deseoso de conocer de primera mano la situación y ver el impacto de las inundaciones, así como de escuchar a los funcionarios estatales y federales sobre las labores de asistencia.

Si bien Obama ha declarado al menos una veintena de distritos en estado de emergencia, el presidente ha recibido duras críticas por no interrumpir sus vacaciones para visitar a las víctimas de las inundaciones.

Unas 86 mil 500 personas han solicitado una ayuda al gobierno federal de Estados Unidos después de las fuertes lluvias que han provocado daños en unas 40 mil viviendas.

Huellas mentales profundas

Después del desastre provocado por las inundaciones en el sur de Luisiana, ya se advierten las huellas mentales en las víctimas más jóvenes de una calamidad que requirió más de 30 mil rescates y dañó 40 mil viviendas.

Los niños sometidos a rescates traumáticos regresan a un paisaje horroroso que sus padres apenas pueden concebir. Viviendas deben ser vaciadas de muebles arruinados. Escuelas y guarderías dañadas están cerradas por tiempo indeterminado. Los padres que deben alternar el trabajo con la limpieza necesitan cuidadores para sus niños.

Los hijos de Michelle Parrott escuchan truenos sin que haya tormenta. Cuando llueve, preguntan a su madre si volverá la inundación.

Parrott, su esposo y sus seis hijos, de entre seis y 17 años, han dormido en autos, un refugio y un cuarto de hotel desde que los rescataron en un bote. La inundación destrozó su casa en Livingston Parish, donde un funcionario calcula que tres de cada cuatro viviendas están irremediablemente perdidas luego de 60 centímetros de lluvia en tres días.

"Las consecuencias emocionales para los niños son tremendas. Todos sufren shock y estrés que se expresan en llanto y rabietas", dijo Parrott. "Tratar de regresar a la rutina es difícil cuando no se sabe qué nos depara el futuro".

Con todo, el viernes aparecieron algunas señales de recuperación.

El gobernador John Bel Edwards anunció que la agencia de emergencias FEMA pagará cuartos de hotel a familias que pernoctan en autos, refugios o sus lugares de trabajo. 

El lunes comenzará a distribuir alimentos. Y el estado empezará a consolidar los refugios durante el fin de semana a medida que los desplazados regresan a sus casas o encuentran otros lugares donde alojarse.

(Con información de Notimex y The Associated Press)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios