20 de Noviembre de 2018

Mundo

Extraditan a Libia a hijo de Gadafi que quiso entrar a México

Saadi es acusado de crímenes de guerra y malversación de bienes. En 2011 autoridades mexicanas frustraron un complot para traerlo desde Níger.

Saadi fue comandante de las Fuerzas Armadas de Libia y presidente de la Federación de Fútbol de su país. (Internet)
Saadi fue comandante de las Fuerzas Armadas de Libia y presidente de la Federación de Fútbol de su país. (Internet)
Compartir en Facebook Extraditan a Libia a hijo de Gadafi que quiso entrar a MéxicoCompartir en Twiiter Extraditan a Libia a hijo de Gadafi que quiso entrar a México

Agencias
ROMA, Italia.- El gobierno de Libia anunció hoy que el hijo de Muamar Gadafi, Saadi, acusado de crímenes de guerra y malversación de bienes públicos, llegó hoy a Trípoli tras ser extraditado por Níger, según informó Notimex.

Desde su huida a Níger después del derrocamiento de su padre en un levantamiento respaldado por la OTAN en 2011, Libia reclamaba la extradición de Saadi, conocido por su extravagante forma de vida y de haber militado en el futbol profesional italiano.

El tercer hijo de Gadafi, nacido el 25 de mayo de 1973 en la capital libia, no solo le bastaba con ser el comandante de las Fuerzas Armadas de Libia y presidente de la Federación de Fútbol de su país, sino que su mayor objetivo en su vida era jugar en un equipo grande de fútbol.

"El gobierno libio ha recibido hoy a Saadi Gadafi a su llegada a Trípoli", señaló en un comunicado el gabinete del primer ministro, Ali Zeidan.

Zeidan agradeció a Níger por su cooperación y dijo que Saadi sería tratado de acuerdo con las normas internacionales.

La página web de una milicia respaldada por el gobierno mostró lo que dijo eran imágenes de Saadi, quien llevaba un uniforme de prisión azul, llamándolo un criminal y con la cabeza afeitada.

Intentó vivir en México

En diciembre de 2011, las autoridades mexicanas frustraron un complot para traer a Saadi desde Níger a México, donde quería vivir clandestinamente.

Para conseguirlo contrataron una red internacional que, con documentos falsificados, les ayudaría a ingresar a este país.

En abril de 2013 la canadiense Cynthia Ann Vanier y la mexicana Gabriela Dávila Huerta abandonaron el Centro de Reinserción Social (Cereso) de Chetumal, quienes estaban acusadas de intentar internar en México a Saadi Gadafi,

Ambas prisioneras habían llegado a al Cereso de la capital la noche del 31 de enero del 2012, tras ser detenidas meses antes junto con el danés Pierre Christian Flensborg y el mexicano José Luis Kennedy Prieto, todos acusados por tráfico de personas en grado de tentativa, falsificación de documentos y delincuencia organizada.

Los varones fueron confinados al penal de Villa Aldama, en el estado de Veracruz, y las mujeres al Cereso de Chetumal.

Sus hermanos

Por otro lado, Saadi, quien tuvo una carrera como empresario y jugador profesional de fútbol, no es requerido por la Corte Penal Internacional, que busca juzgar a otro hijo de Gadafi, Saif al-Islam por crímenes contra la humanidad.

Saif, una vez visto como un posible sucesor de su padre, está en manos de una milicia en el oeste de Libia, donde está siendo juzgado por varios cargos.

Otro hijo de Gadafi, Mutassim murió al lado del dictador mientras trataban de escapar de la ciudad de Sirte en octubre de 2011.

Safiya viuda de Muamar Gadafi ya había huido a Argelia en agosto de 2011 con sus hijos Aisha, Hannibal y Mohammed.

Saif al Arab murió en un ataque aéreo de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), y Khamis fue muerto en los combates en agosto de ese año.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios