18 de Enero de 2018

Mundo

Funeral de Margaret Thatcher, el 17 de abril

Desde el deceso de Churchill, ningún gobernante había recibido un funeral de estado.

Varias personas depositan flores y artículos en la puerta de la casa de Margaret Thatcher, en Londres. (EFE)
Varias personas depositan flores y artículos en la puerta de la casa de Margaret Thatcher, en Londres. (EFE)
Compartir en Facebook Funeral de Margaret Thatcher, el 17 de abrilCompartir en Twiiter Funeral de Margaret Thatcher, el 17 de abril

Agencias
LONDRES, Inglaterra.- La reina Isabel II estará entre los dolientes que asistan al funeral de la exprimera ministra Margaret Thatcher, previsto para el 17 de abril, anunciaron el martes las autoridades.

El palacio de Buckingham dijo que la reina y su esposo, el príncipe Felipe, estarán en la ceremonia a la que seguramente vendrán dignatarios de todo el mundo, en la Catedral de San Pablo.

El otro único funeral de un primer ministro al que asistió la monarca fue el de Winston Churchil, el gobernante británico de la Segunda Guerra Mundial, en 1965.

Churchill fue el anterior gobernante británico que recibió funeral de estado, también en la Catedral de San Pablo.

El funeral de Churchill se convirtió, en 1965, en una de las mayores reuniones de jefes de Estado mundiales conocidas hasta entonces y fue la última ocasión en la que Isabel II asistió al servicio fúnebre de un primer ministro británico. 

El servicio de Thatcher, un funeral ceremonial con honores militares completos, no es oficialmente un funeral de estado, el cual necesita aprobación del Parlamento.

Sin embargo, la ceremonia tiene el mismo nivel de pompa y honor conferido a la princesa Diana en 1997 y la reina madre Isabel en 2002.

Thatcher, sin embargo, rechazó en vida que se acordara para ella una excepción que se ha concedido en la historia a unos pocos héroes británicos, como al almirante Nelson (vencedor en la batalla de Trafalgar), el duque de Wellington, que derrotó a Napoleón en Waterloo, o Winston Churchill, que lideró el Reino Unido durante la II Guerra Mundial.

Las autoridades policiales, de la familia real y el gobierno, así como miembros de la familia Thatcher, coordinan los planes para el funeral, operación a la que se ha dado el nombre de "True Blue" (Verdad Azul).

Ceremonia

El féretro de Thatcher, fallecida ayer a los 87 años de un derrame cerebral, será expuesto en capilla ardiente durante la noche en las Cámaras del Parlamento; después se le llevará a la iglesia de St. Clement Danes y finalmente se le trasladará en una cureña tirada por caballos hacia la catedral, que data del siglo XVII. A lo largo de la ruta se destacará a personal militar.

Se prevé que miles de personas salgan a lo largo de la ruta en el centro de Londres; la reina y el primer ministro David Cameron así como dignatarios de diversas partes del mundo se reunirán en la catedral.

El funeral será televisado y le seguirá la cremación en un acto privado.

Los encargados de una funeraria retiraron en la mañana el cadáver de la ex primera ministra del hotel Ritz de Londres, donde murió el lunes a los 87 años.

Una camioneta partió del hotel hacia un lugar que se mantiene en reserva y donde permanecerá el cuerpo durante los preparativos para el funeral.

Trastoca agenda

La muerte de Thatcher ha condicionado la agenda política británica, hasta el punto de que la Cámara de los Comunes interrumpirá mañana su receso parlamentario para celebrar una sesión extraordinaria que rinda tributo a una de las personalidades políticas que ha despertado mayores sentimientos encontrados en la historia del Reino Unido.

Tanto desde las filas conservadoras como desde las laboristas se ha rendido homenaje a Thatcher tras su muerte, si bien algunas voces críticas se han levantado para cuestionar el gasto público que supondrán los actos de los próximos días.

"No sé por qué estamos malgastando el dinero de los contribuyentes en una sesión adicional del Parlamento. Es perfectamente válido que cuando un primer ministro muere se le rinda tributo, pero lo podríamos hacer perfectamente el lunes", señaló el diputado laborista John Mann, a quien una cita con el dentista le impedirá asistir mañana a los Comunes.

 El exlaborista George Galloway, diputado del Partido Respect, tampoco acudirá a la sesión, en la que considera que se hará "un panegírico" de Thatcher en lugar de "un debate real sobre su legado". 

(Con información de The Associated Press y EFE)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios