19 de Septiembre de 2018

Mundo

El gesto de un niño de 5 años hace llorar a todo un restaurante

El pequeño Josiah Duncan invitó a comer a un indigente que pedía limosna afuera del establecimiento; toda la clientela quedó muy conmovida.

Josiah rezó lo más fuerte que pudo junto al indigente, lo que llamó la atención de los trabajadores y la clientela. (Excelsior)
Josiah rezó lo más fuerte que pudo junto al indigente, lo que llamó la atención de los trabajadores y la clientela. (Excelsior)
Compartir en Facebook El gesto de un niño de 5 años hace llorar a todo un restauranteCompartir en Twiiter El gesto de un niño de 5 años hace llorar a todo un restaurante

Agencias
ALABAMA, EU.- El gesto de caridad de un niño de 5 años hacia un indigente hizo llorar a los comensales de un restaurante en la localidad estadunidense de Prattville, según publica el sitio web excelsior.com.mx.

Todo comenzó cuando el pequeño Josiah Duncan vio a un hombre en situación de calle pidiendo limosna a la entrada de un local donde venden waffles al que entró con su madre.

Al notar las condiciones en que se encontraba el hombre, Josiah lanzó varias preguntas a su mamá sobre la situación del vagabundo.

"¿Dónde está su casa?, ¿Dónde está su familia?, ¿Dónde guarda sus alimentos?”, cuestionó el niño, según el relato de la madre de Josiah, Ava Faulk, a la emisora WSFA.

Tras entender que el hombre no tenía casa, ni familia, ni comida, Josiah le pidió a su madre que invitaran a comer al mendigo.

Cuando ingresaron al restaurante, nadie se acercó a atender al hombre, por lo que el propio niño le proporcionó un menú y le preguntó qué quería comer.

Al principio, el indigente se limitó a pedir una hamburguesa sencilla, pero cuando Josiah le dijo que podía comer lo que él quisiera, entonces agregó más ingredientes a su orden.

¿Puedo pedir tocino?, preguntó el hombre.

"Le dije que pidiera el tocino que deseara”, agregó la madre de Josiah.

Ya con la comida en la mesa, Josiah pidió al hombre que antes oraran e hicieran una bendición.

Josiah tomó la palabra y rezó lo más fuerte que pudo, llamando la atención de los trabajadores y la clientela.

"El hombre lloró, yo lloré. Todos lloramos”, contó la madre del niño.

La mujer aseguró que la acción de su hijo es una de las lecciones de vida más grande que haya visto jamás.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios