19 de Septiembre de 2018

Mundo

Guatemala, tras los pasos de Uruguay

Resurge en el país el debate por la regularización de la producción de amapola, opiáceo muy cotizado entre los narcotraficantes mexicanos.

En Guatemala se han destruido mas de 2,500 hectáreas de amapola en varias partes del país. (Archivo/SIPSE)
En Guatemala se han destruido mas de 2,500 hectáreas de amapola en varias partes del país. (Archivo/SIPSE)
Compartir en Facebook Guatemala, tras los pasos de UruguayCompartir en Twiiter Guatemala, tras los pasos de Uruguay

EFE
CIUDAD DE GUATEMALA.- El Gobierno de Guatemala abrió nuevamente la discusión sobre la legalización de las drogas al anunciar que "explora" la posibilidad de regular la siembra de amapola, para comercializarla con fines médicos.

"Estamos explorando las capacidades que podríamos tener para una siembra controlada" de la amapola, dijo el presidente del país, Otto Pérez Molina, al explicar a los periodistas que esa posibilidad forma parte de las "nuevas rutas" que su Gobierno analiza para enfrentar el problema del narcotráfico.

Cada año miles de campesinos pobres de las zonas del noroeste de Guatemala, fronteriza con México, se dedican a la siembra de amapola, materia prima del opio y la heroína, en grandes extensiones de terrenos comunitarios.

Según las autoridades guatemaltecas, narcotraficantes mexicanos pagan "buenos precios" a los campesinos por las cosechas de amapola, superiores a los que pueden obtener por otro tipo de cultivo.

Las flores de amapola son trasladadas por los narcotraficantes a México, en donde la procesan y convierten en drogas que luego envían a los Estados Unidos para su distribución y comercialización ilegal.

Pérez Molina dijo que realizarán estudios para determinar "exactamente qué extensiones son las que se están sembrando (y) cuál sería la producción" de amapola.

Beneficio para los pobres

Agregó que los mecanismos de venta y distribución de las flores de amapola que se produzcan de forma regulada "también serían controladas", y el destino de éstas sería "especialmente para usos medicinales".

"Vamos a ir encontrando dónde está el mercado (de la amapola), cuáles son los controles que tendríamos que tener, qué capacidad es la del mercado", precisó el presidente, que es general del Ejercito, aunque está en situación de retiro.

El ministro del Interior, Mauricio López Bonilla, dijo, por su parte, que la legalización de la siembra de la amapola planteada por el mandatario "es solo una propuesta", ya que también se analiza la creación de un programa de "cultivos sustitutos".

Ese programa, indicó, beneficiaría a los campesinos pobres que se dedican a la siembra de amapola en amplios terrenos comunitarios de una decena de comunidades campesinas de la zona fronteriza con México.

De optar por la regulación de la amapola, agregó López Bonilla, la venta y distribución de ésta irá directamente a los laboratorios farmacéuticos que la utilizan como materia prima en la elaboración de medicamentos como la morfina.

Desde febrero del año pasado Pérez Molina promueve la discusión internacional sobre la búsqueda de nuevas rutas para el combate al narcotráfico, entre ellos la legalización de las drogas.

Varios aspectos

Esa propuesta de abrir la discusión sobre nuevos formas de enfrentar el narcotráfico ha sido recibida con entusiasmo por Gobiernos como el de Colombia y México, mientras que Estados Unidos y la mayoría de los países centroamericanos han dicho que participarán del debate partiendo de la premisa de que rechazan la legalización de las drogas.

Pérez Molina estaría dispuesto a seguir los pasos del presidente uruguayo, José Mujica, que, en solitario, impulsó con éxito en su país la aprobación de la despenalización del cultivo, distribución y venta de la marihuana.

Los primeros estudios para echar a andar la propuesta del mandatario guatemalteco respecto al cultivo controlado de la amapola estarán a cargo de la Comisión Nacional para la Reforma de la Política de Drogas, la que, según el canciller de Guatemala, Fernando Carrera, empezará su trabajo en enero próximo.

"La comisión hará recomendaciones basándose en aspectos de salud, derechos humanos, atención preventiva, prevención de la violencia, lo cual permitiría finalizar el estudio entre julio y agosto del próximo año", explicó Carrera a los periodistas.

Gran cantidad

Según cifras oficiales, en lo que va de este año las fuerzas de seguridad de Guatemala han destruido plantaciones de amapola cultivas en 2,558 hectáreas del departamento de San Marcos, al noroeste del país, valoradas en unos 3,200 millones de dólares.

El pasado 30 de noviembre agentes de la unidad antidrogas de la Policía Nacional Civil destruyeron 128 hectáreas de plantaciones de amapola, en terrenos comunales de los municipios de Tajumulco, Ixchiguán y Sibinal, del departamento de San Marcos.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios