23 de Septiembre de 2018

Mundo

Hillary Clinton ya sabe cómo es ser Presidente de EU

Muchos la ven como la candidata segura de los demócratas por la Casa Blanca... si Bernie Sanders lo permite.

Hillary Clinton ha tenido una prolífica carrera dentro de la política de los Estados Unidos. (AP)
Hillary Clinton ha tenido una prolífica carrera dentro de la política de los Estados Unidos. (AP)
Compartir en Facebook Hillary Clinton ya sabe cómo es ser Presidente de EUCompartir en Twiiter Hillary Clinton ya sabe cómo es ser Presidente de EU

Agencias
DES MOINES, Iowa.- Inesperadamente, Hillary Clinton se encuentra enfrascada en una reñida contienda con Bernie Sanders, acosada por el fantasma de su derrota ante Barack Obama en Iowa en el 2008. 

Luego de ignorarlo por bastante tiempo, Clinton ha empezado a criticar abiertamente a Sanders, tratando de no alienar a un sector del electorado que necesitaría más adelante, en la elección general. 

The Associated Press te presenta todo lo que hay que saber sobre Clinton:

Arrancó como la gran favorita de los demócratas. Dominó las encuestas por mucho tiempo, pero buena parte de su ventaja se ha diluido en los últimos meses y Sanders asoma como un rival de cuidado.

Clinton le ha dedicado bastante tiempo y dinero a Iowa y espera que su organización pueda más que el entusiasmo generado por Sanders en las bases. En New Hampshire enfrenta una batalla más dura todavía, dado que Sanders es bastante popular en vista de que ha representado por años a un estado vecino, Vermont, en el Congreso. Espera que su popularidad entre las minorías, incluidos los hispanos, la ayude en las primarias que siguen en el sur.

En general los estrategas demócratas creen que Clinton logrará la nominación, pero ahora dicen que la contienda no será un paseo y se prolongará hasta mediados de año. Hay quienes temen que una primaria tan disputada la debilite de cara a la elección presidencial.

Historia personal

Abogada. Senadora. Primera dama. Diplomática. En Arkansas trabajó en uno de los principales estudios de abogados mientras su marido Bill Clinton era gobernador y se proyectaba en la política nacional. En la Casa Blanca asesoró a su esposo y trabajó en un plan de salud que al final no fue aprobado. 

Como senadora de Nueva York colaboró con los republicanos para sacar adelante un proyecto con beneficios para la gente que ayudó tras los ataques del 11 de septiembre. Su voto a favor de la invasión de Irak le generó muchos problemas. Ella lo describe como "un error". 

Como secretaria de estado fue parte del ala dura del equipo de seguridad nacional y ayudó a sentar las bases para las conversaciones con Irán que terminaron generando un acuerdo nuclear.

Experiencia destacada

En una primaria dominada por temas económicos, Clinton ha tratado de distinguirse de Sanders a partir de sus antecedentes en política exterior. En los últimos meses ha hecho delineado cómo combatiría a la organización Estado Islámico en el exterior y al terrorismo en Estados Unidos.

Empeñada en destacar su experiencia, a menudo le cuenta a los votantes pormenores de lo que sucedió en una sala de emergencias de la Casa Blanca el día en que soldados estadounidenses mataron a Osama bin Laden. Además, afirma que Sanders tiene una visión inocente de los asuntos mundiales.

Dice que los retos que enfrenta un presidente "son más que complicados... Es el trabajo más difícil del mundo. Lo he visto de cerca, personalmente, y sé lo que requiere".

Los debates

Clinton luce relajada en los debates y uno de sus mejores momentos se lo regaló el propio Sanders, cuando restó importancia a los cuestionamientos republicanos del uso de su servidor personal cuando dirigía el Departamento de Estado. "¡La gente está harta de oír hablar de sus malditos emails!", expresó Sanders.

Clinton respondió acercándose a su rival y estrechándole la mano.

Ese episodio prácticamente puso fin a esos cuestionamientos. Pero es previsible que el tema cobre nuevamente vigencia si Clinton es la candidata demócrata en las elecciones generales.

Momento memorable

Uno de los principales caballitos de batalla de los republicanos son sus críticas a Clinton por el ataque a la embajada de Estados Unidos en Libia, en el que murieron el embajador Chris Stevens y otros tres estadounidenses.

En octubre declaró ante un comité de la Cámara de Representantes que estudia ese episodio. Se mantuvo impasible durante una vista que duró 11 horas y respondió a una lluvia de preguntas con aplomo presidencial. Su desempeño la afianzó como la favorita entre los aspirantes demócratas a la presidencia y aplacó las críticas relacionadas con Libia.

Para el olvido

Sus detractores no le perdonan a Clinton el uso de su servidor personal desde su casa como secretaria de estado. Antes de lanzar su candidatura, dio una conferencia de prensa para hablar del tema y dijo que lo había hecho por "conveniencia".

"Pensé que sería más fácil llevar conmigo un solo aparato en lugar de dos", expresó.

Posteriormente salió a la luz que Clinton usó tanto un BlackBerry como un iPad para enviar mensajes desde su casa y ella quedó descolocada, dándole munición a los republicanos para que la pinten como alguien en quien no se puede confiar.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios