13 de Noviembre de 2018

Mundo

Tras incendio, presidente de Guatemala exige una reforma en el sistema de hogares juveniles

Una familiar de una menor que vivía en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción llora mientras espera a que se publiquen los nombres de los fallecidos del incendio en el albergue, ante la morgue donde se identificaban los cuerpos en Ciudad de Guatemala. (AP/Moisés Castillo)
Una familiar de una menor que vivía en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción llora mientras espera a que se publiquen los nombres de los fallecidos del incendio en el albergue, ante la morgue donde se identificaban los cuerpos en Ciudad de Guatemala. (AP/Moisés Castillo)
Compartir en Facebook Tras incendio, presidente de Guatemala exige una reforma en el sistema de hogares juvenilesCompartir en Twiiter Tras incendio, presidente de Guatemala exige una reforma en el sistema de hogares juveniles

Agencias
CIUDAD DE GUATEMALA.- El incendio en un abarrotado albergue estatal en el que murieron 36 menores obligó al presidente de Guatemala a reclamar una reforma en el sistema de hogares juveniles, mientras las familias de las víctimas empezaban a recibir los cuerpos de las jóvenes.

El albergue, ubicado a las afueras de Ciudad de Guatemala, alojaba a unos 800 menores y mezclaba a niños y jóvenes en conflicto con la ley con víctimas de abusos.

Parientes y funcionarios dijeron que el incendio comenzó cuando algunas jóvenes prendieron fuego los colchones para protestar por los abusos en el Hogar Seguro Virgen de la Asunción. Las llamas se extendieron por la división femenina del centro, donde algunas chicas estaban encerradas bajo llave en un dormitorio tras un intento de fuga.

"Este es un sistema rígido que se vuelve insensible", dijo el presidente Jimmy Morales el jueves por la noche y añadió que hay mil 500 niños en centros públicos en el país, de los cuales la inmensa mayoría tiene familia.

Morales, se comprometió, con "el corazón destrozado", a hacer todo lo posible para que la tragedia que cobró la vida de 35 niñas en un centro de menores estatal no se vuelva a repetir y pidió al Estado reacción para que las muertes no sean una estadística.

En la conferencia, en la que hubo tensión con los periodistas porque sólo se seleccionaron dos reporteros al azar, Morales no confirmó ni desmintió la destitución del titular de la Secretaría de Bienestar Social de la Presidencia y solo se limitó a pedir tiempo para tomar las decisiones acertadas.

Acompañado por miembros del organismo Ejecutivo, Legislativo y Judicial, el mandatario relató una y otra vez cómo la niñez y la adolescencia son un colectivo vulnerado desde hace años, un problema que se arrastra desde décadas al que este gobierno, dijo, ha empezado a hacer frente.

El presidente garantizó transparencia y colaboración con las pesquisas y admitió que la problemática que sufren los infantes no es solo un tema de administración, sino también "la falta de una institución como la familia".

"¿Qué podemos hacer?. Mucho. Desde protestar, hasta proponer y actuar", ejemplificó, y dijo que el gobierno está aquí "aceptando la responsabilidad" para tratar de luchar contra "una problemática de largo alcance".

La Procuraduría de Derechos Humanos dijo que según investigaciones propias en el lugar se cometían abusos por parte de empleados que a pesar de haber sido denunciados desde 2015 "no se había hecho nada".

Pese a la promesa de Morales de reformar el sistema cientos de personas se manifestaron ante la sede de gobierno para pedir justicia para las niñas fallecidas y la renuncia del mandatario.

"Queremos justicia, no queremos luto", "Este cuerpo es mío, no se quema, no se viola, no se mata", "El pueblo presente, no tiene presidente" y "Fuera ya" fueron algunos de los clamores de la ciudadanía, agolpada con la bandera de Guatemala ondeando a media asta por los tres días de luto nacional decretados.

Familias lloran y piden justicia

Por la noche, en el barrio humilde de 4 de febrero en la capital, parientes y amigos se reunieron para el velorio de Madelyn Patricia Hernández Hernández, de 14 años.

En la modesta casa de la familia se veía un ataúd de madera forrado en seda blanca flanqueado de cirios. Había una fotografía de Madelyn colocada entre flores moradas.

Madelyn era huérfana desde los tres años cuando pandilleros mataron a su madre por no pagar una extorsión, explicó la abuela de la niña, María Antonia García. El padre de la joven no estaba presente en su vida.

La joven se había portado mal, dijo García, pero se esperaba que saliera del albergue el 30 de marzo tras varios meses en el centro. Sin embargo, un juez no quería devolver la niña a la custodia de su abuela de 73 años debido a su edad.

García dijo que Madelyn se había quejado de que ellas y otras niñas sufrían golpizas.

"Nunca me dijo quién les pegaba", dijo la abuela. "Si ahora no se hace justicia van a seguir haciendo lo mismo.

Diecinueve niñas murieron en el lugar del incendio el miércoles y otras 17 fallecieron por sus heridas en hospitales de la zona.

Geovany Castillo relató a The Associated Press que su hija de 15 años, que sufrió quemaduras en la cara, brazos y manos, le contó que "el lugar estaba cerrado con llave, que entre varias niñas derribaron la puerta... Que se salvó porque puso una sábana mojada sobre ella".

El agricultor de 33 años agregó que "me dijo que sus compañeras le contaron que ahí las violaban y en protesta se escaparon y luego en protesta, para llamar la atención, les prendieron fuego a las colchonetas".

(Con información de The Associated Press y EFE)

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

undefined

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios