21 de Octubre de 2018

Mundo

Irán, eje de la cita entre Obama y Bibi Netanyahu

No es el tema palestino la principal preocupación de ambos líderes, sino el programa nuclear de Teherán.

Manifestantes palestinos protestaron contra la primera visita presidencial de Obama a Israel y Ramala. (Milenio)
Manifestantes palestinos protestaron contra la primera visita presidencial de Obama a Israel y Ramala. (Milenio)
Compartir en Facebook Irán, eje de la cita entre Obama y Bibi NetanyahuCompartir en Twiiter Irán, eje de la cita entre Obama y Bibi Netanyahu

Laurent Zecchini/ Le Monde
JERUSALEN, Israel.- La “alianza eterna” es el tema elegido por las autoridades israelíes para ilustrar la visita del presidente estadunidense, Barack Obama. Un logo que une las banderas estadunidense e israelí y con el mismo eslogan aparece en los documentos oficiales y en los muros de Jerusalén.

Mark Regev, vocero del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, dijo en víspera de la llegada de Barack Obama, ayer, que todo quedó listo para que la visita del jefe de la Casa Blanca fuera “un éxito que permita demostrar la relación muy especial entre Israel y Estados Unidos”.

Pero el tema dominante de este desplazamiento del presidente Obama es Irán y su programa de armas nucleares y, más allá de la obamanía de los últimos días, falta por ver al respecto el consenso entre los dos gobiernos. Si bien las posturas parecen alejadas, no lo están sobre la realidad de la amenaza iraní, sino sobre su inminencia.

En una reciente entrevista con la televisión israelí, Obama consideró que “tomará poco más de un año, o un poco menos, antes de que Irán desarrolle un arma nuclear”.

El presidente Obama indicó que su mensaje a Benjamin Netanyahu no ha cambiado: una solución diplomática será “más durable”, si bien “yo seguiré manteniendo todas las opciones sobre la mesa. Todas las opciones sobre la mesa”, repitió.

Los líderes israelíes comprendieron que el presidente hizo alusión a la opción de golpes militares de EU a fin de destruir los principales sitios del programa nuclear iraní. ¿Pero bastará esto para disuadirlos de tomar la iniciativa? Habrá que ver.

En Nueva York, a finales de septiembre de 2012, Netanyahu consideró que el gobierno de Teherán no iba a alcanzar lo que Israel considera como su propia línea roja antes de la “próxima primavera, a más tardar el verano”, lo que supone un margen más o menos de cinco meses, algo más corto que el mencionado por Obama. Como sea, los dirigentes israelíes se felicitan de la evolución de la postura de EU: ellos comprueban, por primera vez, que Obama recurrió al término “línea roja” para medir la adquisición por Irán del arma nuclear.

Sin embargo, en septiembre anterior, la Casa Blanca insistió: “Ni cifras topes ni líneas rojas”. Además, el presidente de EU se refiere ya a la “capacidad nuclear” de Irán y no solamente a la fabricación de una bomba. Israel, que siempre insistió en la primera noción (que permitiría actuar de manera preventiva), ve en ello una clara evolución de la postura de Washington.

Es también la percepción de Amos Yadlin, director del Instituto de estudios sobre la seguridad nacional (INSS) de Tel Aviv.

Entrevistado el martes, el general, que sirvió como jefe de Estado Mayor adjunto de la Fuerza Aérea y participó en el ataque aéreo israelí contra el sitio nuclear iraquí de Osirak en 1981, estima que la definición de esta línea roja es un punto clave.

“Considero que las dos partes pueden ponerse de acuerdo al respecto. De no ser así, y si Israel deja pasar lo que considera es su marco de acción, éste (el gobierno israelí) deberá decidir si confía en el presidente de EU para un empleo ulterior de la fuerza. Las dos apuestas de la visita de Obama están ahí: la confianza y una definición común de la línea roja”, insistió.

¿A partir de qué momento habrá que actuar? Para Mark Regev es difícil discernir cualquier resultado en la acción diplomática que persigue el grupo de los “5+1” (Estados Unidos, Francia, Gran Bretaña, Rusia, China y Alemania), más allá de que “Irán ha tenido éxito en ganar tiempo para continuar con su programa”.

El análisis de Yadlin no difiere: “Que las sanciones sean dolorosas para la población iraní, no hay duda. ¿Pero son realmente tan dolorosas y eficaces? Hasta ahora, ellas no han tenido ningún efecto para cambiar la determinación de Irán de continuar con su programa.

Y frente al optimismo de los expertos del “5+1” que creen que su acción dará frutos, Yadlin estima que Netanyahu está hoy en una mejor posición que en 2012 para optar por la opción militar; si bien destaca que el nuevo ministro de Defensa israelí, Moshé Yaalon,le da mucha importancia a la posición que adopten los estadunidenses. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios