Grupo de ayuda SOS Mediterranee denuncia hostigamiento de Italia

Afirman que el gobierno ha bloqueado el acceso a puerto a un barco de la organización humanitaria.

|
El barco de rescate de migrantes Ocean Viking, del grupo humanitario SOS Mediterranee, se encuentra atracado en el puerto del poblado de Porto Empedocle, en el sur de Italia. (Fabio Peonia/LaPresse vía AP)
El barco de rescate de migrantes Ocean Viking, del grupo humanitario SOS Mediterranee, se encuentra atracado en el puerto del poblado de Porto Empedocle, en el sur de Italia. (Fabio Peonia/LaPresse vía AP)

Milán.- Las autoridades italianas han bloqueado el acceso a puerto a un barco de rescate del grupo humanitario SOS Mediterranee, indicó la propia organización el jueves, que catalogó la medida como hostigamiento.

El barco Ocean Viking de la organización humanitaria llegó a Sicilia el 7 de julio con 180 migrantes rescatados en aguas libias, la última embarcación activa que realiza rescates de migrantes en la ruta del Mediterráneo central.

El grupo de ayuda indicó en un comunicado que la medida fue un “descarado hostigamiento administrativo... que intenta impedir nuestras labores de salvamento”, Tales actos, subrayó, han disuadido a otros barcos de operar cerca de las costas de Libia, en las peligrosas aguas del Mediterráneo central, donde han muerto miles de migrantes que buscaban ponerse a salvo o una mejor vida en Europa.

Las autoridades italianas argumentaron preocupaciones de seguridad, específicamente que el barco trasladaba más gente que la que su certificación le permite, señaló el grupo en un comunicado. SOS Mediterranee agregó que, no obstante, la nave había pasado inspecciones anteriores y que había tenido que esperar durante 11 días un acceso a un puerto.

“¿Por qué la seguridad no fue un asunto de preocupación parecido para las autoridades marítimas (antes)?’’, cuestionó Frédéric Penard, el director de operaciones del grupo.

Este mismo mes, las autoridades de Italia impidieron el acceso de forma similar al SeaWatch3, medida cuyo operador, Sea-Watch International, denunció como “una excusa para frenar a barcos rescatistas” con base en una inspección técnica.

“Ellos argumentan una falta de seguridad de las personas rescatadas a bordo”, destacó el grupo en Twitter, “pero ellos mismos se aseguran de que la gente permanezca angustiada por días” sin brindar rescate.

Italia ha implementado medidas severas contra los barcos rescatistas privados, manifestando una preocupación de que tales operaciones alienten a los traficantes de personas en Libia a seguir enviando a migrantes a Europa, con frecuencia en botes salvavidas no aptos para el mar o en botes pesqueros. La pandemia del coronavirus también ha generado nuevas preocupaciones luego que algunos migrantes al dado positivo en COVID-19.

Al inicio de la pandemia, Italia declaró sus puertos inseguros para la llegada de barcos de rescate privados mientras trataba de contener su devastador brote de coronavirus.