¡De terror! La Casa Blanca está embrujada asegura la hija de Bush

Jenna Bush declaró que vivió varios episodios paranormales cuando habitaba la residencia.

|
La joven también aseguró que los supuestos fantasmas son 'amistosos'. (Sin Embargo)
La joven también aseguró que los supuestos fantasmas son 'amistosos'. (Sin Embargo)

Agencia
WASHINGTON.–  Jenna Bush Hager, hija del ex Presidente de Estados Unidos, George W. Bush, confirmó este lunes en el programa de televisión Today, que ella y su hermana gemela, Barbara, experimentaron supuestos episodios paranormales cuando vivían en la Casa Blanca.

De acuerdo a Sin Embargo, la joven dijo, “Barbara y yo sentimos algo”, confesó Jenna en respuesta a la pregunta de la presentadora del programa de si creía en los fantasmas. “La Casa Blanca debe estar embrujada, ¿no?”.

También te puede interesar: Mujer celebra la muerte de su hijo, era un monstruo

A esta revelación le siguió una historia llamativa. Según la joven, una vez ella y Barbara se despertaron en medio de la noche por un sonido de teléfono, cuando de repente escucharon música de piano de los años 20 “tan clara como el día”, que llegaba desde la chimenea de su habitación. “La semana siguiente escuchamos lo mismo, pero era ópera”, aseguró.

De todos modos, para atemperar, Jenna contó que los fantasmas “vinieron con todas las buenas intenciones. Eran amistosos”, concluyó.

Hizo galletas con cenizas de su abuela y convidó a sus amigos

Una estudiante de la Academia Da Vinci Charter compartió con sus compañeros galletas hechas con las cenizas de su abuela y tras el hecho, las autoridades escolares obligaron al menor a firmar su testimonio y le indicaron que no podía contar lo ocurrido a nadie.

De acuerdo con los testimonios de una familia de Davis, California, la joven contó el hecho a uno de sus compañeros, miembro de la familia denunciante, informó el portal RT.

Según información de medios locales, al conocer lo sucedido, la escuela obligó al menor a firmar su testimonio y le indicaron que no podía contar lo ocurrido a nadie.