22 de Septiembre de 2018

Mundo

Lo salvaron de morir... ahora quieren deportarlo

El joven mexicano Román Cabrera sufrió un accidente que lo dejó inmóvil; los médicos han sugerido desconectarlo.

Román necesita atención de por vida, indicaron sus familiares, pero de ser deportado a México no encontrarían un hospital donde pueda ser internado. (Telemundo)
Román necesita atención de por vida, indicaron sus familiares, pero de ser deportado a México no encontrarían un hospital donde pueda ser internado. (Telemundo)
Compartir en Facebook Lo salvaron de morir... ahora quieren deportarloCompartir en Twiiter Lo salvaron de morir... ahora quieren deportarlo

Agencias
LOS ANGELES, California.- El llamado 'sueño americano', que muchos mexicanos persiguen para mejorar un poco la situación de sus familias, en ocasiones se convierte en una pesadilla que viven en carne y hueso. Tal es el caso de Román, de apenas 26 años.

El joven mexicano resultó cuadripléjico tras un accidente automovilístico y ahora enfrenta una deportación luego que el hospital en Colorado que le salvó la vida se niega a seguir atendiéndolo, denunciaron sus familiares.

En un despacho de la cadena Telemundo en LA se reveló el caso de Román Cabrera, quien en diciembre pasado sufrió un accidente automovilístico que le produjo una parálisis que afecta a sus cuatro extremidades, según información divulgada por Notimex.

En el Center of the Rockies, en Colorado, le salvaron la vida, pero ahora según sus familiares, lo quieren repatriar a México porque al ser indocumentado no tiene beneficios públicos ni seguro médico, ni dinero para pagar la atención que requiere.

Además, sus familiares indicaron que el consulado mexicano en Colorado está buscando una clínica donde Román pueda ser atendido, pero no se ha localizado alguna.

En el pasado, algunos hospitales han acudido a la llamada “repatriación médica”, para no absorber los gastos de pacientes indocumentados.

En el caso de Cabrera, que está conectado a un ventilador artificial, necesitaría atención de por vida.

De acuerdo con la familia, el hospital también les ha dicho que Román, quien tiene un hijo indocumentado de siete años, podría dejar de comer o de recibir medicamento.

'Ellos dicen que ponerle una inyección y ya no va a sentir nada', denunció su tía Aidé Chaparro.

Los familiares también aseguran que el joven está psicológicamente traumatizado, y les recomiendan que lo mejor es desconectarlo y terminar con su vida. El hospital declinó hacer comentarios.

La Asociación de Hospitales de Colorado afirmó, sin hacer referencia a este caso, que los centros médicos de cuidados intensivos no pueden mantener a pacientes por periodos largos, e intentan colocarlos en instituciones que dan atención a largo plazo, pero éstas no están obligadas a aceptar pacientes indocumentados.

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios