20 de Junio de 2018

Mundo

Joven tunecina vuelve a desafiar las leyes de su país

Amina Sboui, quien se hizo famosa por dejarse fotografiar con el seno desnudo, se presento ante el tribunal sin el tradicional velo que deben llevar las mujeres.

El pasado 19 de mayo Amina fue detenida en Kairouan. (melty.fr)
El pasado 19 de mayo Amina fue detenida en Kairouan. (melty.fr)
Compartir en Facebook Joven tunecina vuelve a desafiar las leyes de su paísCompartir en Twiiter Joven tunecina vuelve a desafiar las leyes de su país

Agencias
TUNEZ.- Casi 50 días de detención no doblegaron el espíritu rebelde de Amina Sboui, que hoy lanzó un nuevo desafío al presentarse frente al tribunal de Túnez en jeans y camisa, sin el largo velo claro que usan tradicionalmente las detenidas tunecinas, según publica el sitio web ansa.it.

El juicio, postergado al 11 de julio, es por conducta inmoral y podría costarle una dura condena, que Amina afronta con el descaro de sus 20 años y con la convicción de que su batalla no terminará después de su probable pena de prisión.

La justicia tunecina parece cada vez más decidida a castigar a la joven activista, que se hizo famosa en todo el mundo por haberse hecho fotografiar con el seno desnudo, como las integrantes de la organización feminista Femen, para protestar contra el moralismo de los políticos islámicos.

El pasado 19 de mayo Amina fue detenida en Kairouan, donde se habían reunido miles de salafistas, por haber escrito "Femen" en la pared de un cementerio y por la bombona antiagresión hallada en su bolso.

En Túnez, desde hace décadas, las detenidas que van de la cárcel al tribunal usan el "sefsari"

Por esas contravenciones ya fue condenada a pagar una multa de 150 euros. Pero cuando estaba por salir de la cárcel, recibió una nueva orden de captura, porque la fiscalía consideró que su conducta atenta contra la moral.

Por ese motivo todavía está en esas celdas que tres activistas extranjeras de Femen, condenadas y expulsadas de Túnez, definieron como "inhumanas".

Sin embargo, la permanencia en prisión no hizo mella en el espíritu de Amina. Al presentarse en el recinto sin velo (las activistas de Femen en cambio sí lo usaron) rompió una tradición y reivindicó su libertad.

En Túnez, desde hace décadas, las detenidas que van de la cárcel al tribunal usan el "sefsari", un velo de color claro que, dejando libre el rostro, las cubre de la cabeza a los pies.

Un retazo del pasado, cuando las mujeres eran juzgadas casi exclusivamente por delitos contra la moral y cubrían con el sefsari sobre todo los cabellos, representando la sumisión a la tradición.

Antes de salir de la cárcel, Amina preguntó a su abogados si el uso del velo era obligatorio: cuando le dijeron que era sólo una costumbre, decidió no usarlo. Así volvió, por segunda vez en pocas semanas, a un recinto judicial. Pero a diferencia de la primera vez, esta fue sin velo.

Vestida con una camisa blanca y azul, escuchó en silencio y sin bajar nunca la mirada, casi dando cita a los jueces para el próximo 11 de julio, cuando finalmente podrá hablar y, probablemente, también acusar. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios