15 de Noviembre de 2018

Mundo

La iglesia que el Papa puso de moda

En la Basílica María Auxiliadora de Alamagro está la pila donde bautizaron a Jorge Bergoglio.

Jorge Bergoglio fue bautizado en 1936, en Buenos Aires. (Agencias)
Jorge Bergoglio fue bautizado en 1936, en Buenos Aires. (Agencias)
Compartir en Facebook La iglesia que el Papa puso de modaCompartir en Twiiter La iglesia que el Papa puso de moda

Agencias
BUENOS AIRES, Arg.- La pila bautismal sobre la que el Jorge Bergoglio fue bautizado en 1936, en una iglesia de Buenos Aires, se ha convertido en un objeto de culto y fe para el turismo clerical que llega a Argentina, cada vez más asiduamente fascinados por el "efecto Francisco".

Peregrinos de Angola, con sus pintorescos atuendos, fueron "el primer grupo extranjero en sumarse a los fieles que visitan la Basílica María Auxiliadora de Almagro (en la capital argentina), para tocar la pila bautismal donde fue bautizado el papa Francisco", detalla el diario Clarín, citado por la agencia Ansa Latina.

Para los devotos ya es una costumbre, después de misa, pero cada día son más los turistas extranjeros que visitan el baptisterio, indicó el párroco José Repovz.

Antes de acceder al máximo cargo de la Iglesia, Bergoglio, un devoto de María Auxiliadora, llegaba a veces al templo vacío, subía la escalera del camarín y rezaba un largo rato en la penumbra y después pasaba por "el lugar donde nació a la fe", contó Repovz.

Pero además de sus razones religiosas, otra de corte futbolístico impulsaba seguramente a Francisco a ese rito. Es que cerca de allí, en la capilla San Antonio, el cura Lorenzo Maza fundó el club San Lorenzo de Almagro, del cuál es simpatizante el Papa.

La Basílica María Auxiliadora es un templo de estilo neorrománico lombardo y ya se encontraba en las guías turísticas de la ciudad muchos antes de la designación de Bergoglio como Papa, pero casi nadie lo visitaba.

Una de las rarezas del templo es la pintura de la imagen de Dios en el techo, la pila bautismal doble -para templar el agua- y un sagrario para los óleos crismales y de catecúmenos.

Pero también ofrece otras atracciones, pues algunos afirman que en su coro cantó el afamado cantante de tangos Carlos Gardel, trágicamente fallecido en 1935 y un mito de Buenos Aires. Además, el hoy beato Ceferino Namuncurá -venerado en muchas regiones de Argentina- tomó allí la primera comunión.

Pese a eso el turismo era remiso al lugar. Ahora, desde que Bergoglio es Francisco, todo cambió. 

LO MÁS LEÍDO

LO MÁS COMENTADO

NOTAS RELACIONADAS

Comentarios

Responder a  Name   
Comentarios
Responder a  Name   
Responder a  Name   
DE:(TUS DATOS)
Nombre
E-mail
ENVIAR A:(DESTINATARIO)
Nombre
E-mail
Comentarios